Archive | febrero, 2016

Misión: Salvar la corrupción

25 Feb

  
La línea principal de impacto para invitar a leer el trabajo periodístico de Investigaciones El País -el diario español- sobre la participación activísima de la Procuraduría General de la República y de la Embajada de México en aquel país, durante el arresto, encarcelamiento y posterior liberación de Humberto Moreira, alerta: “Misión: Salvar en Madrid a Humberto Moreira”.
Para los mexicanos que vivimos (y padecemos) el actual Gobierno federal encabezado por Enrique Peña Nieto, ese enunciado tiene una traducción que los mexicanos entendemos muy bien: Misión: Salvar la corrupción. Ya de manera sistemática, la representación federal se ha empeñado en salvar a los sospechosos comunes de corrupción, especialmente cuando están ligados al círculo Presidencial, al Partido Revolucionario Institucional (PRI), al Gobierno de la República o en los Estados en poder del tricolor.
Dedicar los recursos económicos, humanos y los bienes de la Nación para “salvar” a Humberto Moreira de la prisión en España, es una afrenta enorme de la Presidencia hacia los mexicanos todos. Las lecturas son muchas: Hay mexicanos de primera y los que restan, la corrupción en este país es un mal endémico en la estructura de gobierno, el Ejecutivo de la República es cómplice de presuntos culpables, la PGR está al servicio de la clase política, la corrupción inicia en la estructura gubernamental y de ahí se disemina a los sectores productivos de este país, pasando por los gubernamentales y los políticos.
“La corrupción en México, Transamos y no avanzamos”, titula el IMCO (Instituto Mexicano para la Competitividad) el análisis que hace a partir del estudio internacional para determinar la competitividad de 43 países participantes, donde México se sitúa en la posición 36. Ocupa así una posición en los diez países menos competitivos, junto a Sudáfrica, Perú, Argentina, Rusia, Colombia, Indonesia, India, Guatemala y Nigeria.
Al análisis de la información, los estudios refieren que el principal problema de México para no avanzar es, precisamente, la corrupción.
El Instituto concluye que los factores que inhiben la competitividad, se encuentran, mayores costos de la delincuencia y menor propiedad de acreedores y a la propiedad, menor estabilidad política, menor libertad de expresión, libertades civiles y estabilidad política debido al aumento de la probabilidad de interferencia militar.
Todas, al menos las de este apartado, son premisas que tienen que ver con la corrupción del sistema mexicano. Hay delincuencia y crimen organizado y narcotráfico, porque existe la corrupción en las instituciones (como la PGR) que les proveen de impunidad para seguir delinquiendo. Hay menos libertades y represión a los derechos civiles porque hay corrupción y abuso de poder. Se da la inestabilidad política y la falta de confianza en este sector, porque impera la corrupción –y como en el caso Moreira-, la impunidad. Y de la interferencia del Ejército, pues ahí tiene a las Fuerzas Armadas que como en el pasado, buscan ser intocables, pero algunos de sus elementos –probado- están en prisión por participación en hechos de ataques a civiles y colusión con cárteles de las drogas.
El análisis del IMCO concluye con propuestas para inhibir los factores negativos que impiden que México sea un país competitivo. Solo transcribiré los que ellos ubicaron en la primera posición:
“Sistema de derecho confiable y objetivo: Robustecer el Sistema Nacional Anticorrupción. Profesionalizar a las policías estatales. Asociar la clave única de identidad con datos biométricos”.
La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), hace unos días presentó su informe con índice de percepción de corrupción. El México que gobierna Enrique Peña Nieto se ubica en la posición 95 de 168 países que fueron referenciados para medir la percepción de corrupción mundial. Peor aún, de los 34 países que integran la OCDE, México quedó en último lugar. Es el país más corrupto pues.
La corrupción genera impunidad. Y en este Gobierno esto se está convirtiendo en una norma. No sólo en casos como el de Humberto Moreira, donde el Gobierno mexicano, de acuerdo al reporte de Investigaciones El País, por lo menos intentó presionar a la Fiscalía Española, incluso con llamadas de la propia Procuradora, Arely Gómez, para liberar al sospechoso de hacer transacciones con recursos de procedencia ilícita (que de suyo si considera usted que Moreira era maestro, la abundancia económica es no solo extraña, sino llamativa… para otros gobiernos, al menos). Lo lograron, de alguna manera, Humberto Moreira fue liberado y hoy se encuentra en nuestro país amenazando con estampar, con la venia del PRI y de la Presidencia por supuesto, su nombre en alguna boleta electoral.
No importa que, como lo publicó El País, -a cuyos periodistas por cierto ni la Embajada de México en España ni la Procuraduría General de la República en nuestro país- ofrecieron declaraciones para confirmar o negar lo que investigadores de la Fiscalía Anticorrupción ibérica dieron a conocer de manera extraoficial: “Que el Gobierno de Enrique Peña Nieto puso a su disposición (De Moreira) toda la maquinaria diplomática y legal de la Embajada en España para intentar conocer su situación hasta el más mínimo detalle, atender a su familia y sacarle de la cárcel…”.
“La gestión de mayor nivel se llevó a cabo el pasado 21 de enero, un día antes de que se celebrara la vista en la que el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz acordó la puesta en libertad del ex Gobernador de Coahuila. Arely Gómez González, Procuradora General de la República y ex Senadora del PRI, telefoneó a su homóloga Consuelo Madrigal, Fiscal General del Estado para interesarse por el caso y conocer la posición de los fiscales españoles. “Le respondió que el caso está bajo secreto de sumario, que no podíamos darle ningún detalle y que la posición de la Fiscalía es que ese señor debía permanecer en la cárcel porque los delitos eran muy graves”, responde un portavoz de la Fiscalía General del Estado. La acusación contra Moreira –sobreseída provisionalmente días después por el juez Pedraz- la piden en España los fiscales anticorrupción José Grinda y Juan José Rosa. La Fiscalía española declinó facilitar información a Arely Gómez”.

En el ojo de las autoridades de los Estados Unidos, donde han encarcelado a colaboradores suyos y otros son buscados, Humberto Moreira puede sentirse seguro. Cuenta con el peso de todo el Estado Mexicano para protegerle y salvarle de investigaciones sobre corrupción. Enrique Peña Nieto es generoso con sus amigos. Salvando a la corrupción, su gobierno lo ha exonerado a él y a su esposa de probable tráfico de influencias y conflicto de intereses en la adquisición y renta de bienes inmuebles.
También ha dejado libre de duda sobre la comisión de un delito similar a su Secretario de Hacienda Luis Videgaray. No investiga la denunciada corrupción en el Gobierno de Veracruz, y la represión a la libertad de expresión y las libertades de civiles por parte del Gobernador, Javier Duarte. Ha intercedido ante Washington –con emisarios por lo pronto- para que la visa de turista le sea devuelta a Jorge Hank Rhon. No investiga el enriquecimiento ilícito de Carlos Romero Deschamps, ni lleva a buen puerto los señalamientos, también de tráfico de influencias, conflicto de intereses y corrupción de OHL. Mucho menos permitió que se juzgara por delitos electorales a su aliado –otro- Arturo Escobar del Partido Verde Ecologista de México.
Nada, la Presidencia de Enrique Peña Nieto y su Procuraduría no abonan a la política anticorrupción. Sus dos casos paradigmáticos, el encarcelamiento de Elba Esther Gordillo y la persecución de los funcionarios del Gobierno de Sonora que encabezó el panista Guillermo Padres (que ciertamente hay elementos para procesarlos), son más investigaciones de corte político que de combate a la corrupción.
Ningún priísta o asociado priísta o de la Presidencia de la República, ha sido investigado, procesado o juzgado. Ninguno. En este país, en este gobierno, tal parece que la Misión del actual Presidente de la República es salvar la corrupción, por encima de toda la vergüenza extinta en este sexenio.

Las mentiras de la PGR

25 Feb

  

Todo parece indicar que el gobierno de Enrique Peña Nieto no quiere que la sociedad mexicana sepa qué fue lo que realmente les sucedió a los 43 normalistas de Ayotzinapa.
Acostumbrado a la simulación, Peña Nieto decidió que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) realizara una investigación al margen de las averiguaciones de las desprestigiadas instituciones mexicanas y tal vez pensó, equivocadamente, que los especialistas se iban a someter a su autoridad para manipular la verdad, pero se equivocó.
Durante todo este tiempo, los expertos han demostrado estar del lado de la verdad y han ido buscando las grietas por donde va entrando la luz sobre los hechos del 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.
Pero la Procuraduría General de la República (PGR) autora de la llamada “verdad histórica” está empeñada en dificultar, torpedear, obstaculizar y desarticular el trabajo profesional de los expertos. Y para ello, no ha escatimado en recursos.
La PGR está en un callejón sin salida. Las investigaciones del GIEI han aniquilado por completo la “verdad histórica”, lo cual pone en evidencia al ex Procurador Jesús Murillo Karam, quien debería de ser procesado judicialmente.
Y con el objetivo de protegerlo, la PGR se ha sacado un as de la manga: una quinta versión de los hechos, encaminada a demostrar que solamente 17 normalistas habrían sido asesinados y quemados en el basurero de Cocula y no los 43.
Es una estrategia que demuestra desesperación. La PGR sabe que se acerca el momento de la verdad. Dentro de dos meses, el GIEI dará su informe final y evidentemente intenta manipular los hechos.
Otra de sus estrategias ha sido la filtración de declaraciones de detenidos, que según los expertos, “no responden a la verdad”, como las de integrantes de la banda de Los Peques y Gilberto López Astudillo, El Cabo Gil. La PGR quiere ir creando en el imaginario colectivo confusión a través de versiones diversas sobre los hechos ocurridos la noche de Iguala.
Por si fuera poco, la PGR se ha dado a la tarea de ir fragmentando el caso Ayotzinapa dividiéndolo en 12 averiguaciones previas con 154 tomos. Bien sabe la Procuradora Arely Gómez que para obstaculizar las investigaciones de este y cualquier otro asunto, solo hace falta ir abriendo averiguaciones previas sin ton ni son.
La PGR se defiende y ha emitido un comunicado negando la fragmentación del caso, pero allí están los 12 tomos para demostrarlo. Y según los expertos, hay un hecho todavía más grave: la manipulación del expediente y el ocultamiento o eliminación de actuaciones, como en el caso de la recuperación de restos óseos del paraje “La Carnicería” cercano al basurero de Cocula, que hasta el momento no han sido procesados debidamente.
Pero si se trata de obstaculizar, allí están los amparos otorgados a los 22 policías municipales de Iguala y Cocula y particularmente el amparo que acaban de otorgar a dos de los presuntos asesinos de Julio César Mondragón Fontes.
En este caso, los resultados de las pruebas de ADN que realizan los peritos del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), serán dados a conocer dentro de dos semanas, pero casualmente acaban de encarcelar a otro implicado, Mauro Taboada Salgado, El Molero, presuntamente detenido en la calle.
Hay un mar de dudas sobre el caso Ayotzinapa, pero lo más sorprendente es porque la PGR no ha sido capaz de investigar al ejército, en particular al 27 Batallón de Infantería que presenciaron lo sucedido la noche de Iguala, ni de permitir que los expertos los interroguen o estar presentes cuando esto suceda.
El general Salvador Cienfuegos se ha negado a colaborar en las investigaciones de la implicación de los militares bajo su mando, argumentando que los expertos son “extranjeros” y por tanto no está obligado a responder a sus requerimientos, a pesar de que en la recta final, todos los caminos conducen al ejército.
El complejo caso de Ayotzinapa sigue un camino azaroso hacia la verdad, pero lamentablemente los resultados del informe final de los expertos no incluirán lo más importante: saber dónde están los 43 normalistas de Ayotzinapa.
La PGR pretenden precisamente que el caso se disuelva en un entramado de medias verdades, mentiras, chivos expiatorios, media docena de versiones y fragmentación de expedientes.
Peña Nieto no quiere que sepamos qué les paso a los normalistas. La procuradora Arely Gómez está empeñada en que sepamos el paradero de los 43.
La pregunta entonces es: ¿Para qué solicitar el trabajo del GIEI?

Moreira y Duarte: ¿qué les debe Peña Nieto?

25 Feb

  

*Manto presidencial cubre a priistas
*¿El fondo es 2012?
Para intentar comprender la protección, apoyo y solapamiento –ya de escándalo-, del Presidente Peña Nieto hacia Humberto Moreira y Javier Duarte, debemos arrancar la historia con dos hechos duros e irrebatibles.
Primero, la deuda atroz que cuando era Gobernador de Coahuila heredó Humberto Moreira: de 300 millones a 32 mil millones de pesos, una parte, mediante una serie de transacciones financieras a través de financiamientos apócrifos para obtener créditos y realizar fideicomisos. ¿A dónde se fueron esos miles de millones de pesos, o al menos una parte de ellos?
Segundo, cuando en enero de 2012, en el Aeropuerto Internacional de Toluca, una avioneta perteneciente al Gobierno de Veracruz, encabezado ya por el priista Javier Duarte, fue interceptada por agentes federales con 25 millones de pesos en efectivo. “Es para el pago de las fiestas de La Candelaria, el Carnaval y la Cumbre Tajín”, dijo el entonces secretario de Finanzas, Tomás Ruiz. (ADN Político 30/Enero/2012). ¿Ah, sí? Pues qué demonios hacían entonces en la capital del Edomex. Peña Nieto ya tenía mes y medio de ser el candidato del PRI a la Presidencia de la República.
Dos hechos. Dos realidades que van de la mano con las siguientes dos preguntas:
¿Parte del dinero de la deuda coahuilense fue a parar a la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto?
¿Los 25 millones de pesos del gobierno de Duarte eran también para la campaña del mexiquense?
Por supuesto que la mayoría de los priistas no son tontos a la hora de tranzar: no firman un papel o documento en el que se especifique el destino de sus apoyos financieros, sobre todo cuando se trata de algo tan importante como una campaña presidencial. Para eso utilizan a otros personajes, como el caso de Coahuila. Sin embargo, allí están dos escenarios que hoy por hoy, cuando Moreira y Duarte están entre tormentas de corrupción y son protegidos desde Los Pinos, retoman fuerza y actualidad: el presunto apoyo de ambos a la campaña peñista.
No se explica de otra manera.
*****
Moreira, Peña Nieto y España, son los ingredientes de otra historia –sí, otra más-, de vergüenza a la mexicana. De pena y de sospechas ante el mundo.
El diario El País reveló la trama:
El gobierno de Peña Nieto “puso a su disposición (de Moreira) toda la maquinaria diplomática y legal de su Embajada en España, para intentar conocer su situación hasta el más mínimo detalle, atender a su familia y sacarle de la cárcel.
“Incluso, la Procuradora y ex Senadora del PRI (Arely Gómez) telefoneó a su homóloga española, Consuelo Madrigal, para conocer la posición de los fiscales en el caso sobre lavado de dinero y malversación de fondos públicos en el que se vio involucrado el ex gobernador de Coahuila”.
Y más: el un chofer de la Embajada (de México) habría recogido en el Aeropuerto, en un Mercedes con placas diplomáticas (CD52003) a Ulrich Richter, el abogado mexicano de Moreira.
Hasta aquí lo publicado en El País.
Es una burla: el Gobierno mexicano asumiéndose como bufete jurídico y de logística de un presunto criminal; la Procuradora de Justicia convirtiéndose –desde su oficina en la PGR-, en abogada personal de un ex Gobernador acusado de delitos graves, y la figura de un presidente priista aliado a otro priista, obstruyendo así, a querer o no, que la justicia alcanzara a Moreira. Una trama vergonzante.
Porque a la luz de lo revelado por el diario español, hoy queda claro que hubo presión de gobierno a gobierno: el mexicano hacia el español. El mensaje desde Los Pinos a la justicia española raya en la amenaza: estamos con el priista Moreira y lo vamos a defender. ¿O acaso el gobierno peñista actúa de esa manera con todos los compatriotas detenidos en España?
Es el miedo a que Moreira hablara y confesara cosas. ¿Qué tanto le sabe Moreira a Peña Nieto?
La pregunta corre de boca en boca entre millones de mexicanos:
¿Qué le debe Peña Nieto a Humberto Moreira que hasta le pone a su servicio a un gobierno para sacarlo de la cárcel?
Huele a dinero. Huele a campaña presidencial en 2012.
Sólo así se explicaría el encubrimiento a Moreira.
(Nota: si bien Moreira dejó la gubernatura de Coahuila en marzo de 2011, fue para ser nombrado dirigente del PRI y en su lugar quedó uno de sus hombres de mayor confianza: Jorge Juan Torres López, cuya ficha fue difundida por la DEA en junio de 2014 bajo la acusación de lavado de dinero en EU (Leopoldo Ramos/ La Jornada/ 24-VI-2014). Moreira salió del partido en diciembre de 2011, ya con Peña Nieto candidato presidencial, y en el estado tomó posesión su hermano Rubén).
*****
Cuando en el último año del gobierno de Felipe Calderón agentes federales, dependientes de la PGR, – a cargo estaba Marisela Morales-, detuvieron una avioneta, en Toluca, con 25 millones de pesos encima, se despertaron suspicacias y todas las miradas se dirigieron a la casa de campaña del candidato presidencial priista: Enrique Peña Nieto.
¿Era dinero, el confiscado en Toluca, destinado a la campaña presidencial del PRI?
“Es para carnavales…”, alegó Tomás Ruiz. ¡Pues qué jarochos tan fiesteros y despilfarradores!
“Estamos, con toda seguridad, ante un desvío de recursos del gobierno del estado a favor del candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto. ¿O acaso testificamos el hecho de dinero sucio proveniente del narcotráfico a favor de Peña Nieto?”, advirtió el entonces presidente del PRD, Jesús Zambrano.
Hoy, cuatro años después de aquel evento, Javier Duarte ha llevado a Veracruz a la ingobernabilidad.
Veracruz no solamente es tierra donde florece el narcotráfico, la pobreza se extiende, la violencia es cotidiana, hay desaparecidos, secuestros, y se asesina a periodistas con suma facilidad. Da para más: el Auditor Superior de la Federación, Juan Manuel Portal, reportó un faltante de 13 mil millones de pesos en las cuentas públicas veracruzanas. Duarte ha reconocido deuda en Veracruz por 44 mil millones de pesos. 12 mil millones más que en el Coahuila de Moreira.
En Los Pinos saben que el 5 de junio próximo, el desastre de Javier Duarte le puede costar la gubernatura al PRI por primera vez en la historia. Eso es lo de menos. Lo grave es el daño que se le ha hecho a la entidad, a los habitantes, a su presente y futuro.
La pregunta corre también, de boca en boca, entre millones de mexicanos:
¿Qué le debe Peña Nieto a Javier Duarte para mantenerlo en la gubernatura, cuando una orden de Los Pinos bastaría para removerlo?
Huele a dinero. Huele a campaña presidencial en 2012.
Sólo así se explicaría el soportar a Duarte.
*****
Es posible que cuando usted lea esta columna, Javier Duarte ya haya sido removido de la gubernatura de Veracruz. Demasiado tarde. El daño al estado, al país, ya está hecho.
Y es poco probable que Humberto Moreira pague sus abusos. No, al menos en este sexenio.
¿Qué le debe Peña Nieto a Duarte y a Moreira?
Es todavía una pregunta sin respuesta, pero sí con alto grado de suspicacia.

Gobernador represor, Presidente cómplice

19 Feb

  

Cuando Julio Scherer García, fundador de la revista Proceso, se reunió con Javier Duarte de Ochoa, el Gobernador de Veracruz, en mayo de 2012 a propósito de la investigación sobre el asesinato en aquella entidad de la periodista y corresponsal de Proceso, Regina Martínez Pérez, no le creyó una palabra al mandatario priísta.
No fue solo el escepticismo nato del periodista; Scherer tenía razones para no tomar por verdad las palabras del priísta: antes de Regina, cuatro periodistas habían sido asesinados en el primer año de Gobierno de Duarte. Los cuatro en el 2011. Noel López Olguín, reportero de Noticias y La Verdad, fue encontrado muerto el 1 de junio después de que estaba desaparecido desde marzo de ese año.
Miguel Ángel López Velazco y Miguel López Solana, ambos de Notiver, periodista y fotógrafo, padre e hijo, cubría el primero la fuente policíaca cuando fue asesinado, también su esposa fue muerta aquel 20 de junio de 2011. El siguiente mes, un día 27, Yolanda Ordaz, también reportera de Notiver, fue encontrada muerta luego que un comando armado la secuestró.
Los tres casos estaban impunes cuando Julio Scherer y Rafael Rodríguez Castañeda, director de la revista, se reunieron con el Gobernador Duarte de Ochoa. Castañeda fue enfático: “No le creemos, no le creemos, no le creemos”. No era para menos. De la impunidad en el caso de los tres periodistas asesinados previo a Regina, pasaron a sufrir el propio. Martínez Pérez, corresponsal en Xalapa, fue asesinada en su casa en abril de 2012, luego de lidiar con la presión del gobierno tras sus reportajes centrados en la corrupción gubernamental, la violación de derechos humanos, las organizaciones criminales.
Han pasado casi cuatro años del asesinato de Regina. Julio Scherer murió por causas naturales, y se fue sin creerle ni a Duarte ni a muchos que encabezan y encabezaron las instituciones de este país. Rafael Rodríguez sigue al frente del semanario. Duarte de Ochoa está por concluir su sexenio, el crimen de Regina permanece en la impunidad y la injusticia, lo mismo que el de Noel López Olguín, Miguel Angel López y Miguel López, y el de Yolanda Ordaz… y el de once periodistas más que hasta el 8 de febrero de 2016, han sido acribillados en Veracruz.
El asesinato de 16 periodistas en el estado sureño no es una casualidad, no puede serlo. Hay un patrón de aniquilar a aquellos que indagan –para bien y en honor a la información pública, o para mal y en complicidad con cárteles-, investigan y publican. El gobernador Javier Duarte de Ochoa no puede ser ajeno al serial de asesinatos de periodistas. No puedo en principio porque es su obligación procurar justicia y garantizar la seguridad física y la integridad de sus gobernados, entre ellos los periodistas.
Duarte por omisión o por complicidad ha permitido el crecimiento del narcotráfico y el crimen organizado. El cártel de Los Zetas ha hecho de aquella región su zona de guerra y restricción, de la mano del Gobierno. Es sabido: una organización criminal no puede subsistir sin la complicidad del Estado. Sin las policías, sin las instituciones, sin los fiscales ni los jueces. La impunidad es el resultado de la corrupción.
Pero a pesar de 16 periodistas asesinados, a pesar de las amenazas, de las presiones a la prensa, a los activistas sociales, a pesar del control que sobre unos medios ejerce el Gobernador Duarte, el Presidente Enrique Peña Nieto no ha intervenido para instaurar el Estado de Derecho que debe prevalecer en aquella entidad, y no sucede.
Peña se convierte así en cómplice de un gobierno represor y manipulador al no actuar en consecuencia. Ciertamente respetando la autonomía y la soberanía del Estado, pero ni siquiera ha ejercido su facultad de atracción al fuero federal de los casos de periodistas asesinados, tampoco ha respondido a las denuncias ciudadanas de la corrupción y los abusos en el gobierno de Duarte que hacen historia de denuncia en medios independientes sin encontrar eco en la justicia.
La inacción de Enrique Peña Nieto no solo en Veracruz sino en todo el país, para contener la inseguridad y la violencia producto de la guerra entre los cárteles que cada vez son más, vulnera a la sociedad y mata a los periodistas.
Tratándose de las ejecuciones del narcotráfico, al cierre del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, Veracruz se ubicaba en la posición número 16 de las entidades con más asesinados. Contabilizó en seis años 1 mil 714 ejecuciones (hasta octubre de 2012). Y durante los primeros tres años del sexenio de Enrique Peña Nieto y en la última parte del gobierno de Javier Duarte, la cifra de ejecutados en Veracruz ascendió a 2 mil 600 (del 1 de diciembre de 2012 y hasta el 20 de noviembre de 2015), posicionándose en el número nueve de los diez estados con más asesinatos en la República Mexicana.
Esta dupla, la Peña-Duarte, han llevado a Veracruz a la representación del horror que se vive en México. Jóvenes desaparecidos, hombres y mujeres asesinados, periodistas silenciados, ciudadanos aterrorizados.
Al terrible secuestro y homicidio de la periodista Anabel Flores Salazar el 8 de febrero de 2016, le antecedió el secuestro de cinco jóvenes en Tierra Blanca, cinco jóvenes que regresaban de un día de diversión, mientras la periodista fue sacada de su hogar, donde fueron abandonados sus dos hijos, uno de quince días de nacido, otro de escasos cuatro años de edad. El horror impera en Veracruz.
Sin que el Gobierno Federal haya ejercido su facultad de atracción en la investigación del asesinato de Anabel Flores –como no lo hizo en el de Regina Martínez-, la investigación se queda en las instituciones que criminalizaron a la reportera y que han intentado acabar con la credibilidad de los periodistas independientes, vivos o muertos. El mismo gobierno que presiona, abusa, manipula, será el encargado de dilucidar el terrible asesinato. Se anticipa la injusticia. La impunidad.
Hace unos días el Gobernador, creyendo quizá que mantiene algo de credibilidad, anunció –como Peña vía Twitter- que el autor intelectual del asesinado de Anabel Flores era Josele Márquez Balderas “El Chichi”, Jefe de Los Zetas en Veracruz. Magnánimo, sin mostrar investigación de por medio, Duarte contradijo a su Procurador y aseguró que era “El Chichi” el asesino de Anabel, incluso que sabía que la periodista lo había denunciado “anónimamente” como el líder de los violentos Zetas.
Márquez Balderas había sido detenido en agosto de 2015 y por su peligrosidad recluido en el penal de Puente Grande, Jalisco, de donde la “Justicia Federal” lo dejó en libertad, solo lo “juzgaban” por portación de arma, lo que finalmente no pudieron sostener. La liberación ocurrió tres días antes que la periodista fuese secuestrada y asesinada. Al tiempo que en los federales ponían en libertad al narcotraficante, ministeriales veracruzanos lo aprehendían por homicidio calificado. Así llegó a la cárcel, así llegó para ser la coartada de un Gobernador que carece de credibilidad y no ha mostrado investigación.
¿Cómo creerle a Javier Duarte? No hay manera. Enrique Peña Nieto se ha convertido en su cómplice al no atraer los casos, al no tomar las calles de Veracruz, al no atender las denuncias ciudadanas, al no observar el patrón del homicidio, en cinco años, de 16 periodistas en Veracruz. Nada es coincidencia, la dupla priísta, Gobernador y Presidente, aun no son juzgados por los crímenes que se comenten facilitados por la omisión de la autoridad que así se vuelve culpable. Ojalá los crímenes no queden impunes, esperemos que algún día haya justicia en México.

Por Adela Navarro Bello

EL GOBIERNO MAQUILLA CHIAPAS PARA ESCONDER “LO FEO” AL PAPA

16 Feb

La visita del Papa a Chiapas llama la atención de diversos medios de comunicación y cuenta con la presencia de cientos de miles de asistentes. Conscientes de esto, las autoridades estatales en Chiapas decidieron invertir por la visita papal más recursos que el resto de entidades juntas, ¿con qué propósito?

ONGs tienen expectativas para que Francisco hable sobre los problemas de la Chiapas profunda. Foto: EFE

El Papa Francisco visita este lunes Chiapas, el estado más pobre de México. A contrarreloj deberá cumplir con una agenda rígida, lidiar con el marcaje de las autoridades estatales y reforzar un discurso de solidaridad con los pobres que se de dejó entrever desde que se supo que visitaría la tumba del obispo Samuel Ruiz García.
Que Chiapas arrastre con precariedades no ha impedido que el Gobierno estatal haya decidido invertir la mayor suma de recursos en el fugaz paso del Papa, especialmente, en la capital de la entidad Tuxtla Gutiérrez.
Mientras que el Estado de México había anunciado previamente que gastaría 9.9 millones de pesos por la visita del Pontífice al municipio de Ecatepec, las autoridades de Chiapas han sido criticadas por la decisión de gastar 100 millones de pesos, de acuerdo con el Secretario de Protección Civil del estado, Luis Manuel García. La mitad de lo que costará a los gobiernos toda la visita, que de acuerdo con el Episcopado mexicano ascenderá a casi 200 millones de pesos.
“Intentan poner una imagen que no es real. Han hecho arreglos, pero es sólo maquillaje, esto no cubre lo más evidente que es el tema de la pobreza, la marginación, la situación de las comunidades indígenas, los feminicidios. No me sorprende porque el Gobierno de Manuel Velasco [Coello] se ha dedicado más a maquillar lo que sucede, que a resolver los problemas estructurales”, dijo Jorge Luis Hernández, coordinador del área de Incidencia del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba).

De acuerdo con las autoridades, el monto será para los eventos de Bergoglio, quien hoy llega a Tuxltla Gutiérrez y toma un helicóptero rumbo a San Cristóbal de las Casas.
“Como a cualquier otro jefe de estado se le debe recibir con respeto, y las atenciones necesarias. Pero se debe de evitar caer en excesos, en despilfarros, sobre todo, cuando hay carencias tan grandes como las que existen en Chiapas”, consideró el Senador por Chiapas del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Zoé Alejandro Alejandro Robledo Aburto.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) apuntó en el 2014 que el 76 por ciento del a población en Chiapas se encuentra en pobreza, de esta cifra 31 puntos porcentuales corresponden a la extrema pobreza. Lo que representa a un millón 654 mil personas.
Estos datos no han mejorado bajo la administración que inició en diciembre del 2012 el Gobernador por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Manuel Velasco Coello. Cuando la pobreza abarcaba al 74 por ciento de la población.
“Si hay un estado pobre y desigual en México, ese es Chiapas. Pero además es un estado con una administración que heredó deudas, ahora mismo hay un conflicto con empresarios chiapanecos que quieren que el Gobierno pague adeudos, sobre todo contraídos en el sexenio pasado”, explicó el politólogo de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), Gerardo Coutiño Montes.

De esta cuenta varios grupos de derechos humanos no esperan menos que el Papa, de nombre secular Jorge Mario Bergoglio, se pronuncie sobre la precariedad y la desigualdad. Lo único claro hasta ahora son los réditos económicos de su visita.
NEGOCIOS CON VISITA

  

Los políticos en Chiapas buscan impulsar la economía. El Gobernador Manuel Velasco Coello anunció en días recientes que con la visita papal esperan una derrama económica de 800 millones de pesos.
Un cálculo que no fue respaldado del todo por la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Tuxtla Gutiérrez (Canaco Tuxtla).
“De una forma muy conservadora yo estimo que tendremos una derrama de 200 millones de pesos. Creo que va ser más. Para dos días va ser muy importante”, dijo a SinEmbargo el presidente de la Canaco Tuxtla Manuel Ramos Martínez.
Las autoridades esperan albergar al menos 400 mil visitantes que quieren ver a Jorge Mario Bergoglio. Entre ellos, mexicanos y visitantes provenientes de países centroamericanos. Un aumento en el número total de personas en Tuxtla del 50 por ciento .
“La capacidad hotelera es muy limitada, y por mucho que pusiéramos cuatro personas a cada cuarto, no podríamos superar más que a 25 mil. Entonces, la mayoría no va llegar a hoteles, sino a casas. La derrama contempla más bien alimentos y transporte. Habrá negocios donde las ventas se elevarán en un 100 por ciento”, detalló Ramos.
INTOLERANCIA RELIGIOSA

  

Chiapas es la entidad con la mayor población no católica de México. La Secretaría de Gobernación (Segob) expresó en su momento que la entidad es un foco rojo en el fenómeno de la intolerancia religiosa. Las distintas creencias han dividido los territorios e incluso provocado desplazamientos.
“En la región de Los Altos incluso se practica desde hace algunos años la fe musulmana. El estado es un crisol de religiones; pero el catolicismo está ligado a la historia del estado y en su nombre se ha ejercido el control político y también la rebelión. En otras palabras, la práctica de la fe en Chiapas ha sido esencial para la búsqueda de la cohesión, la armonía y la unidad”, dijo Coutiño.

Datos del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (Inegi) refieren que Chiapas diversidad religiosa más amplia del país, donde el porcentaje de protestantes es de 9 por ciento.
Iglesias como la bautista, pentecostal, adventista y evangélica pasaron en dos décadas, de 1990 a 2010, de representar el 16 por ciento al 27 por ciento de la población.
“Yo creo que no es casualidad que acuda [el Papa] a un estado donde la membresía a la Iglesia Católica disminuyó en los últimos años, y no digo que con su visita la vaya a recuperar, pero es importante en Chiapas hablar de la tolerancia religiosa”, dijo el Senador Robledo.

El Frayba, en las vísperas de la visita del pontífice católico, apuntaló que los desplazamientos humanos continúan debido a la disputa de creencias. “El tema de los desplazados es histórico. Pero no sólo por cuestiones religiosas, sino por el conflicto armado interno, por diferencias políticas, diferencias de cuestión de políticas, educación. Creo que una de las cuestiones que marca esta visita es dar un mensaje a las poblaciones indígenas y campesinas. Que no tienen las mismas oportunidades”, consideró Hernández.
LA (IN)SEGURIDAD

  

Tres días antes de la visita del Papa a Chiapas ya se habían instalado dos centros de mando para resguardar la seguridad del pontífice. Coutiño consideró que esta medida pretende dar la impresión a los visitantes y al Papa mismo de que los problemas de la guerrilla e inseguridad son una cuestión del pasado.
“En términos de imagen pública, se intentará demostrar que en Chiapas hay paz social y eso es básico para un Gobierno que se ha preocupado por cuidar y promover la imagen del ejecutivo estatal”, dijo.
Pero diversos grupos buscan la oportunidad de expresar sus demandas en el marco de la visita del Papa. Tan sólo en los alrededores de la plaza de la Paz en San Cristóbal de las Casas un grupo de maestros del Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), hacían un plantón hasta este fin de semana, para manifestarse por la liberación de presos políticos y la aparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa con vida.
Por otra parte, la ruta que recorrerá Bergoglio en Tuxtla cuenta con 63 videocámaras, mientras que en San Cristóbal de las Casas fueron 18 las instaladas para vigilar el recorrido. En total, el Papa Francisco será acompañado por un despliegue de alrededor de seis mil 700 elementos. De éstos, el Estado Mayor comandará a tres mil elementos de la Policía Estatal y Municipal.
Este apantallador aparato de seguridad no oculta la serie de problemas de violencia que adolece la entidad, refirió el Frayba. Hace un mes y medio, el Centro de Derechos Humanos denunció que los políticos locales del PVEM promueven la reaparición de viejos grupos paramilitares, como “Paz y Justicia”, en los municipios de Tila y Sabanilla en el norte de la entidad.

  

A 18 años de distancia, el Estado mexicano sigue negando su participación en la masacre de Acteal en Chiapas por parte de estos grupos paramilitares. Los sobrevivientes y familiares de las víctimas, todos ellos de origen tzotzil, aún reclaman justicia.
Estos grupos armados que son utilizado por parte de las autoridades locales para repeler las demandas que surgen a raíz de la disputa de tierras que mantienen los ejidatarios de las comunidades indígenas.
El propio episcopado ha reconocido las condiciones que originaron conflictos en el pasado subsisten en Chiapas. Y en un giro repentino busca un acercamiento con ideales de grupos zapatistas, movimientos políticos armados, que han promovido condiciones más justas.
“El Gobierno del estado busca con la llegada del Papa mostrar un Chiapas en paz social y atractivo para el turismo; la realidad es que Chiapas es la tierra del rezago ancestral y si Francisco se pronuncia en el tenor de los rezagos, probablemente la opinión pública nacional e incluso internacional vuelva a poner los ojos en Chiapas y se pregunte que es lo que pasa aquí y en el sureste mexicano, ahora que el fervor por la rebelión zapatista tiene años ‘apagado’”, dijo Coutiño.

El obispo de la arquidiócesis de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi Esquivel, reconoció, en una reciente conferencia de prensa, que el zapatismo tiene presencia en la entidad y que espera que varios de sus miembros participen dentro de las congregaciones multitudinarias con el Papa.
VISITA A SAMUEL RUIZ

  

El 1 de enero de 1994 se levantó en armas el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), y el Papa Francisco habrá visitado al finalizar este día la tumba del obispo de San Cristóbal de las Casas, Samuel Ruiz García, “El Tatic”, como lo llamaron millones de indígenas, fieles a su parroquia y al zapatismo.
“Haber escogido la diócesis de San Cristóbal fue identificarse con Samuel Ruiz, que por más de 40 años su misión principal fue dedicarse a los más pobres”, dijo Jorge Hernández.

La visita ha sido calificada como un guiño al trabajo de los representantes de la teología de la liberación, una corriente teológica que intenta interpretar las escrituras a partir del sufrimiento de los más desfavorecidos.
La agencia internacional de noticias AP refirió hace unos días que dentro de esta corriente están como exponentes los obispos Raúl Vera, Alejandro Solalinde, Pedro Pantoja, Javier Ávila o Carlos Rodríguez, conocido como el ‘cura obrero’.
“Son la punta de lanza de un movimiento de base que repudia al gobierno del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y atacan con dureza a la jerarquía católica mexicana”, citó AP.

En Chiapas, la teología de la liberación ha tenido amplio arraigo dentro de las localidades que conviven con el movimiento zapatista y las comunidades originarias.
“Hay que recordar también que el más activo promotor de la ‘teología de la liberación’ era Samuel Ruiz García. Por eso probablemente en la agenda del Papa en Chiapas se toquen los temas de marginación, pobreza desigualdad e indigenismo que el EZLN puso en la mesa del debate nacional hace más de 20 años”, dijo Coutiño.
EL PAPA Y LA MIGRACIÓN

  

Chiapas también es una de las principales entidades señala por violaciones a los derechos de los migrantes. Un aspecto que las autoridades federales y estatales han decidido ocultar antes y durante la visita del Papa.
En noviembre, el Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong recalcó que los percances que sufren en el camino los centroamericanos son cosa del pasado.
“Ha dejado de ser México, esa visión cotidiana de migrantes arriesgando su vida, migrantes atravesando nuestro territorio encima de un tren, en donde eran asaltados, secuestrados, donde se cometía cualquier cantidad de delitos, como la trata. Hoy todo esto es parte de una historia negativa, que hemos venido dejando atrás, a partir de estas nuevas políticas públicas que hacen un antes lamentable, un futuro promisorio”, dijo.

La Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes (Redoem), en su informe “Migrantes invisibles, violencia tangible”, Chiapas es el estado con mayor índice de delitos en contra de migrantes, con el 44 por ciento del total.
“Así como Ciudad Juárez, es una ciudad con tanta violencia, con las muertas de Juárez,. Creo que Chiapas es el espacio propicio para hablar de la otra migración. Una cosa son los mexicanos yéndose a Estados Unidos, y otra muy diferente es la de los centroamericanos, y el verdadero infierno que vive nuestro país por parte de la delincuencia organizada, por la estigmatización que empiezan a tener”, dijo el Senador Robledo.
Aunque la mayor parte de albergues pertenecen al episcopado y algunos de los principales defensores de migrantes sean padres de la iglesia católica, en la visita del papa no está previsto hablar con los líderes de dichos centros de atención.
LA CORRUPCIÓN

  
 
El Frayba apuntó que la mayor parte de los municipios de Chiapas están coludidos por la corrupción. Y que el PVEM agravó esta tendencia.
“El Verde en coalición con el PRI. Como han llegado los partidos del Verde al poder ha sido a través de dádivas, de compra del voto. Entonces no es un partido que se caracterice por su buena función desde la política. Eso se ve en Chiapas”, dijo Hernández.

Además de invertir más que el resto de estados visitados por el Pontífice, el Gobernador Manuel Velasco ha intentado abonar a su imagen política con la llegada del Papa desde que el 16 de diciembre asistió a la misa del pontífice en El Vaticano y pidió que visitará la entidad.
En esa oportunidad Velasco anunció a través de su cuenta de Facebook: “El día de hoy, en audiencia pública con miles de mujeres y hombres de todo el mundo, saludé al Papa Francisco y le pude transmitir la emoción y el entusiasmo que el pueblo de ‪‎Chiapas tiene por su visita a nuestro estado”.
El Senador Zoé Robledo consideró que Francisco Bergoglio tendrá que tener cuidado durante toda su estadía en México de no favorecer las razones políticas de las distintas fracciones parlamentarias.
“De alguna manera lo ha dicho, que no puede ignorarlo, que a todos los estados a los que va hay una crisis de legitimidad por la corrupción. La sociedad mexicana más está sufriendo por la vulnerabilidad que se siente ante sus derechos humanos, qué padre de familia no puede estar preocupado por Ayotzinapa, o por lo que le pasó a los muchachos en Veracruz”, dijo.

Por otro lado, de acuerdo con el centro Frayba, el hecho de que el Papa eligió Chiapas y en especial, visitar San Cristóbal de las Casas refresca el mensaje dentro de las viejas estructuras de la Iglesia.
“No se si una visita del Papa cambiará la estructura de la Iglesia. Pero sí va cambiar el ánimo, y la lectura que se le dé. De la Iglesia jerárquica, le va dar otra frescura”, dijo Hernández.

“El Papa Francisco no viene a grandes metrópolis importantes del país. Además de Ciudad de México, porque ahí está la Virgen María, no va a ir a Monterrey, o a Guadalajara, o Puebla, metrópolis importante económica y políticamente rentables, sino que va hacia las periferias. Está yendo a Chiapas donde inicia la migración“, agregó.

Un texto que no habla del Papa

16 Feb

Esta columna no abordará la visita del Papa a México. Y la verdad no por falta de ganas, sino porque la escribo cuando el Pontífice lleva apenas unas pocas horas en el país. Demasiado pronto para saber el saldo de la visita de Francisco: ¿ganarán el alto clero, el gobierno mexicano y las televisoras y como fue el caso en las otras seis ocasiones en que nos visitó un Papa,? ¿Convertirán a las masas convocadas en símbolo de unidad y expresión de la humilde nobleza del pueblo mexicano? O por el contrario, ¿la visita de este pontífice será diferente? ¿Denunciará los vicios y excesos de los fariseos del templo? ¿Mencionará los muchos casos de pederastia de sacerdotes mexicanos? ¿Cuestionará la corrupción y la violencia en México y la complicidad e ineptitud de las autoridades?. Lo sabremos la próxima semana.
En todo caso, las noticias referentes a la visita papal ya ofrecieron un breve distractor a dos tragedias. El ascenso imparable en la cotización del dólar y la matanza en el penal de Topo Chico, Nuevo León, a mediados de semana. Y ni siquiera estaba seguro de citar esta segunda, el motín sangriento en el reclusorio. En cualquier otro país el asesinato de medio centenar de presidiarios habría sido un tsunami mediático con profundos efectos en las instituciones y en la opinión pública; en México duró poco más de 24 horas entre los titulares de diarios y noticieros.
En estos meses he estado escribiendo mi tercera novela, un thriller político, para lo cual tuve que imaginar una tragedia enorme y brutal, capaz de sacudir las entrañas mismas de la sociedad mexicana. No saben el trabajo que costó pensar algo que resultara verosímil (inténtelo, si no les importa arruinarse el domingo). Después de la desaparición de 43 estudiantes de manera absurda, doce o quince mil muertos al año o el hallazgo de fosas clandestinas cada tres días, no resulta fácil imaginarse una tragedia capaz de conmocionar a la anestesiada opinión pública del país (espero sorprenderlos, pero eso será en la novela).
Lo cierto es que la matanza del penal de Nuevo León, llegó y se fue rápido y expedito, como si fuese un incidente más y no una de las peores carnicerías carcelarias en la historia mundial reciente. Este fin de semana las notas sobre el Papa terminaron por enviarla a la hemeroteca.
La debacle del peso, en cambio, llegó para quedarse, aunque pontífice mediante, olvidaremos el tema por unos días. No muchos, porque aun cuando Andrea Legarreta de Televisa lo minimice, un dólar caro nos pega en más formas de las que desearíamos. Basta asomarse a un supermercado y observar los anaqueles repletos de mercancías que no se fabrican en México o que son producidos por empresas cuyos estados contables y créditos se establecen en dólares. ¿Cuánto tiempo tomarán antes de que hagan los inevitables ajustes?¿Ya intentó comprar una computadora o un celular recientemente? Y si usted reside en la frontera o el algún sitio turístico, no hace falta explicar las infinitas y cotidianas modalidades que asume el sometimiento al imperio del omnipresente dólar.

La devaluación del peso, por desgracia, es un mal que llegó para quedarse. Por más que la secretaría de Hacienda señale que se trata sólo de un fenómeno especulativo y que nuestra moneda podría regresar a una cotización de 16 por dólar, nadie se lo cree. Ya hemos estado aquí antes. Peor aún, seguiremos estándolo. Incluso luego de la partida del Papa. Por lo pronto, los incidentes de la visita del Pontífice dominarán la conversación pública y privada los próximos días. Esperemos que Jorge Mario Bergoglio provoque más que la acostumbrada narrativa cursi y embelesada de los conductores de televisión, la sonrisa de satisfacción de los políticos o el momentáneo respiro de las malas noticias en nuestras cotidianas tragedias. Veremos.

Por Jorge Zepeda 

Guerrero trágico: al menos 147 personas fueron asesinadas sólo en enero, dice recuento

2 Feb

Con 81 municipios, Guerrero encabeza las listas de mayor pobreza, inseguridad, desempleo y educación en México, de acuerdo con datos del Inegi y el Coneval. Cifras oficiales muestran que la entidad tuvo un repunte de violencia en los últimos 12 meses al pasar de mil 514 homicidios dolosos registrados en 2014, a 2 mil 16 el año pasado. Y la sangre sigue corriendo.

  
Guerrero vivió una nueva jornada de violencia que dejó, este fin de semana, siete ejecutados el sábado y doce el domingo en los municipios de Iguala, Ayutla, Altamirano, Zihuatanejo y Coyuca de Catalán.

En el primer mes de este 2016, la entidad suma al menos 147 personas asesinadas, una serie de secuestros, robos, extorsiones y balaceras que han generado temor entre los guerrerenses y turistas.
Este día, el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, minimizó la situación por la que atraviesa Guerrero y aseguró que los índices delictivos en la entidad van a la baja. “Como sabemos, hay problemas. Sin embargo, la incidencia delictiva, pese a todo, ha ido disminuyendo comparativamente hablando. No dejamos de reconocer que existen muchísimos problemas, pero se está trabajando en estrecha coordinación con las autoridades del Estado para enfrentarlos”, comentó en conferencia de prensa en la que presentó a otro capo detenido.
En diciembre pasado, la prensa de la Ciudad de México fue convocada en la sede de la Secretaría de Gobernación (Segob) para hablar de la estrategia de seguridad en Guerrero. Los índices de violencia registrados los últimos días en la entidad adelantaban el anuncio de una posible estrategia por parte de las autoridades locales y federales para contenerla, pero no fue así.
Integrantes de la dependencia federal y el propio Gobernador Héctor Astudillo Flores soslayaron las cifras negras para dar paso a lo importante: el turismo en la franja costera. Sin abundar en datos duros, el priista Astudillo Flores presumió el combate a la delincuencia en el estado y privilegió el mensaje en torno a la ocupación hotelera en Acapulco, Taxco e Ixtapa Zihuatanejo.
“Hay asesinatos”, reconoció, “pero no cercanos a la costera”.
“El secuestro ha disminuido de manera notable, y yo diría que en el caso de Acapulco, donde había varios casos, en este momento no tenemos reportado ni un solo secuestro y no tenemos problemas en las escuelas donde se ve al mar. Los problemas los tenemos donde no se ve el mar”, reiteró el Gobernador como si Guerrero fuera sólo sol, arena y mar.
Con 81 municipios, el estado sureño encabeza las listas de mayor pobreza, inseguridad, desempleo y educación en México, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y diversas organizaciones.
El propio Héctor Astudillo reconoció, al tomar protesta el pasado 27 de octubre, que la entidad vivía la peor crisis de la historia contemporánea y se comprometió a trabajar por los guerrerenses.
Mencionó también la tragedia de Ayotzinapa, en la que 43 normalistas desaparecieron entre la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014 en Iguala. “ [Que] nunca más se repita un episodio tan lamentable como ese”, dijo.
Sin embargo, a más de tres meses de iniciar su gestión, el Gobernador no ha logrado contener la violencia en Guerrero. Este día, la Procuraduría del estado confirmó el asesinato de nueve personas en una fiesta de 15 años y el ataque a un convoy de la policía cuando se dirigía al lugar de los hechos.
“La información que tenemos es que en una fiesta de 15 años hubo un problema y la información que tenemos es que hubo 11 personas fallecidas. Ayer se intentó llegar al lugar por la noche y quienes iban en varias patrullas fueron recibidos a balazos”, dijo Astudillo en un inicio en entrevista con medios locales.
Cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) muestran que Guerrero tuvo un repunte de violencia en los últimos 12 meses al pasar de mil 514 homicidios dolosos registrados en 2014 a 2 mil 16 el año pasado.
En la entidad que gobierna Héctor Astudillo Flores también se encuentra la ciudad más violenta de México y la cuarta del mundo: Acapulco.
De acuerdo con el ranking 2015 que elabora el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, difundido ayer, el destino turístico registra una tasa de 104.73 asesinatos por cada 100 mil habitantes, lo que la ubica sólo por debajo de Caracas, en Venezuela; San Pedro Sula, en Honduras; y San Salvador, en El Salvador.
A continuación se presenta un conteo de los homicidios ocurridos en Guerrero durante el mes de enero, el cual se realiza con base en los asesinatos registrados por el diario El Sur.

  

UN MES VIOLENTO
1 DE ENERO. Dos hombres ejecutados, un narcomensaje dejado con uno de ellos, y una casa baleada con armas calibre AK-47 y 9 milímetros fue el saldo de la primera mañana del año en la zona norte del estado de Guerrero, en los municipios de Iguala y Tepecoacuilco.
Cerca de las 9:15 de la mañana del 1 de enero, el cuerpo de un hombre de unos 30 años de edad fue hallado en un lote baldío de la comunidad Zacacoyuca de Iguala, cerca de la Conasupo. La víctima tenía un disparo, huellas de tortura y las manos atadas, también estaba amordazado. En el lugar fue dejado un narcomensaje.
Ese mismo día, se denunció vía telefónica a las autoridades que en la colonia Dimas, de la cabecera municipal de Tepecoacuilco, hombres armados dispararon contra la fachada de una casa. En el lugar se hallaron 21 casquillos percutidos calibre AK-47 y 9 milímetros.
En un patrullaje hecho después de este primer hecho, la policía halló una camioneta Ford Ranger negra con las llantas ponchadas y abandonada afuera del corral de toros de dicha ciudad. En la caja de la pick up fue hallado el cuerpo de un hombre ejecutado a balazos.
Ese mismo día, alrededor de las 10 de la mañana, fue encontrado el cuerpo de un hombre con impactos de bala en la colonia Lagunilla, en la salida a la carretera de Chilpancingo a Amojileca. Junto a la víctima fue dejado un mensaje.
En Atoyac, un vecino de la comunidad de Zacualpan fue asesinado a balazos tras discutir con otro hombre. Los hechos, según la Policía local, ocurrieron a las 7 de la noche aproximadamente a 70 metros de su domicilio particular.
En la región de la montaña, tres hombres fueron asesinados en distintos hechos. La primera víctima fue Amando Almazo Gonzáles de 63 años, quien fue emboscado cuando transitaba por un camino de terracería en la colonia Santa Rosa, Alpoyeca. Posteriormente se informó del homicidio de Jaime Barrera García, vecino de la colonia San Isidro de Tlapa, quien fue asesinado de ocho balazos. Ese mismo día un joven de 19 años falleció por herida de bala tras ser atacado por sujetos armados en Copanatoyac.
En la Costa Chica, en la comunidad de Los Achotes, del municipio de San Luis Acatlán, dos hombres fueron asesinados en el camino de terracería conocido como cerro San Marcos.
2 DE ENERO. Los cuerpos de tres hombres totalmente calcinados fueron hallados en una camioneta incendiada cerca de la carretera Escénica La Majahua, de Zihuatanejo. Dos de las víctimas estaban en el asiento trasero y la otra en la cajuela.
En el mercado de Santa Lucia, en Acapulco, un hombre fue hallado sin vida. La víctima tenía heridas causadas por un arma blanca, huellas de tortura, además de estar atado de pies y manos.
En otro hecho, fue encontrado el cuerpo de Juan Bautista Cautivo, de 21 años, originario del municipio de Cuajunicuilapa. De acuerdo con el reporte policiaco, el joven fue asesinado con un arma balnca y tenía lesiones en el cuello.
3 DE ENERO. Una mujer que vendía tacos fue ejecutada a balazos en la colonia Centro de Acapulco. El crimen ocurrió antes de la 1 de la madrugada. La víctima identificada como “doña Lola” vendía tacos de cochinita pibil y fue atacada por un hombre que accionó su arma más de 10 veces.
También en Acapulco, policías atendieron una denuncia de una balacera registrada en la colonia Progreso. Al llegar a las calle de Sonora casi esquina con Niños Héroes, los uniformados encontraron a un hombre herido y otro fallecido.
La tarde de ese domingo, fue hallado en el basurero municipal de Teloloapan el cuerpo de hombre. Por una llamada anónima se dio a conocer el hallazgo del cuerpo minutos después de las 4 de la tarde. El cadáver tenía impactos de arma de fuego y estaba desollado del rostro.
4 DE ENERO. Seis hombres fueron asesinados a balazos en Acapulco, cuatro de ellos dentro de tortillerías en dos hechos distintos: dos en el fraccionamiento Farallón y los otros dos en la colonia Loma Bonita. Las otras dos víctimas fueron en las colonias Jardín Mangos y Generación 2000.
5 DE ENERO. Un matrimonio fue atacado a balazos en un autolavado ubicado sobre la avenida Constituyentes de Acapulco. Por esta agresión un hombre murió, mientras que su pareja, una mujer, resultó gravemente herida.
En esa misma ciudad, autoridades policiales hallaron en la colonia La Maquina el cuerpo maniatado de un joven de 25 años. En otro hecho, un chofer de camión urbano fue asesinado a balazos en el bulevar Vicente Guerrero.
En Tlapa, fue encontrado el cadáver de un profesor en el interior de su casa. Según se dio a conocer, la persona identificada como Ricardo González Álvarez pasó la noche con sujetos desconocidos. Fue la hermana del docente quien encontró el cuerpo sin vida del mentor.

  

6 DE ENERO. Dos ataques a camiones urbanos en distintos hechos, los cuales fueron quemados, en uno el chofer resultó lesionado y en el otro murió calcinado, así como cinco hombres asesinados a balazos, uno de ellos un policía del estado que era custodio en el penal de Las Cruces fue el saldo de un episodio de violencia en Acapulco.
En la comunidad de Quetzalcoatlán de Las Palmas del municipio de Zitlala, hombres armados irrumpieron a las seis de la mañana al poblado y ejecutaron a seis personas, entre ellos un adolescente de 14 años, y dejaron a tres heridos, informó la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).
En Zihuatanejo, un hombre fue asesinado de varios disparos cuando se encontraba a un costado de la base de la Urvan de la unidad habitacional El Huhal. El hecho ocurrió antes de las 11 de la noche cuando, según fuentes policiacas, el trabajador hotelero Víctor Adolfo Ramírez de 16 años fue alcanzado por las balas que le dispararon hombres que iban a bordo de un vehículo.
7 DE ENERO. Cinco hombres fueron asesinados a balazos en esa ocasión en Acapulco, dos de ellos eran trabajadores de una tortillería. Las otras dos víctimas fueron acribillados a metros de la Costera que en ese entonces fue “blindada” por las autoridades de los tres órdenes de gobierno con motivo de la temporada vacacional.
En Chilpancingo, el policía segundo de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal Santiago Zuñiga Valle de 37 años fue asesinado a balazos dentro de las instalaciones del Polideportivo en la colonia Unidad Deportiva. En otro hecho un hombre fue asesinado a balazos.
Por la noche, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) recibió una llamada anónima dando aviso que había una persona asesinada en un camino de terracería. Al lado del cuerpo habían cinco casquillos percutidos calibre .38 milímetros.
En tanto, en Teloloapan autoridades encontraron el cuerpo de un ex policía municipal en un paraje de la comunidad de Tonalcual, junto a la carretera estatal Teloloapan-Apaxtla.. El cuerpo tenía huellas de tortura.
8 DE ENERO. El empresario y organizador de corridas de toros, Éric Paul Valadez Pérez de 35 años fue asesinado a balazos cuando iba abordar su camioneta, atrás de las instalaciones de la Feria de Navidad y Año Nuevo en la colonia Unidad Guerrerense de la ciudad de Chilpancingo.
Ese viernes, en Chilapa, las autoridades encontraron el cuerpo calcinado de una agente de la Policía Estatal que había sido secuestrado un día antes. Tras un reporte de un vehículo incendiado, agentes municipales y estatales hallaron un vehículo incinerado y dentro el cuerpo de una persona, que fue identificado como Odiolón Solís Parra, elemento de la Policía de Guerrero.
En Tepecoacuilco, un grupo de sicarios asesinó con fusiles de asalto a un ex agente de tránsito de Iguala. En la agresión resultó herida la esposa del ex policía.
En otro hecho, dos grupos de hombres armados se enfrentaron en la comunidad de Las Juntas, en Ajuchitlán. Durante la balacera un campesino resultó lesionado de dos disparos en la cabeza. Horas después, falleció mientras recibía atención médica.
En el centro de Taxco, hombres armados a bordo de un motoclicleta ejecutaron a una persona. El ataque se registró alrededor de las 6 de la tarde cuando los sujetos armados abrieron fuego en contra de Felix Hernández de 40 años, quien murió en el lugar de los hechos.

  

9 DE ENERO. La noche de ese día hombres armados asesinaron a cuatro personas y secuestraron a 20 hombres en una boda que se celebraba anoche en la comunidad de El Salitre, municipio de Arcelia, en la región de Tierra Caliente. Las personas fueron liberadas días después.
En Acapulco, un chofer de camión urbano murió luego que fuera baleado en la colonia Jardín Azteca. En esa misma ciudad, pero por la noche, otro hombre fue asesinado en una fiesta infantil. Resultado de la agresión una mujer y a un hombre fueron heridos.
10 DE ENERO. En distintos hechos durante la madrugada del domingo, cuatro personas fueron asesinadas, una fue desmembrada. Asimismo, dos hermanos fueron heridos a balazos afuera de una miscelánea de la colonia Bella Vista.
En Chilpancingo, tres hombres fueron asesinados a balazos y dos más resultaron heridos, luego de que hombres armados irrumpieron por la noche en la comunidad de Xochipala, municipio de Eduardo Neri (Zumpango).
11 DE ENERO. El comerciante Luis Soto Fonseca, de 58 años, fue asesinado a balazos en el área del andén de descarga de su negocio de frutas y legumbres Hermanos Soto, en el mercado Baltazar R. Leyva Man-cilla, el principal de Chilpancingo. La víctima era hermano del dueño de la empresa Eventos Cañón, Francisco Soto Fonseca, que se dedica a hacer bailes y corridas de toros en la capital.
En Tlapa, un hombre fue asesinado en la colonia El Tepeyac. La víctima fue identificada como Aldama Solano de 38 años, quien perdió la vida tras recibir tres balazos.
12 DE ENERO. Tres hombres fueron asesinados a balazos y uno más resultó herido en Ciudad Renacimiento, en Acapulco. Los atacantes les dejaron un narcomensaje.
En esa misma ciudad, un taxista fue baleado en la colonia Benito Juárez, por la calzada conocida como carretera federal Acapulco-México. Horas más tarde falleció en el hospital.
También en Acapulco, un hombre más fue asesinado a pedradas en la colonia El Rastro, ubicada por La Máquina. A las 7 de la mañana se reportó a las autoridades que había un hombre, al parecer muerto, en dicha colonia y con rastros de sangre. Policías del estado y ministeriales llegaron a la calle Alta Tensión y en un camino de terracería, frente a la entrada empedrada de una vivienda, hallaron el cuerpo.
En Taxco, hombres armados ejecutaron a un taxista de la ruta Iguala-Taxco. Fuentes de la Secretaría de Seguridad Pública del estado informaron que cerca de las 9 horas de la noche de se día una llamada de emergencia alertó sobre un ataque con armas de fuego. Al llegar al lugar, policías encontraron el cuerpo sin vida del taxista.
13 DE ENERO. Un hombre fue asesinado a balazos y un bebé de dos años resultó herido en un ataque a un taller mecánico en la comunidad de La Laja, en Coyuca de Benítez.
Un empleado de una discoteca fue asesinado a balazos en la unidad habitacional El Coloso el miércoles cerca de la medianoche.
14 DE ENERO. El cuerpo de un hombre asesinado a balazos, atado de las manos y con la cabeza cubierta con su playera, fue encontrado en una calle de terracería cerca de la colonia 4 de Marzo, al norte de Chilpancingo.
En Chilapa, un hombre fue hallado calcinado dentro de un vehículo incendidado en el crucero de Tepehuixco. En el lugar también habría otros restos humanos.
En otro diferente hecho, un ganadero fue ejecutado en la comunidad de Guayameo, municipio de Zirándaro, por hombres armados que lo sacaron de su domicilio y se llevaron a su hijo.
En tanto, en Coyuca de Benítez, un hombre fue asesinado a balazos con un arma de grueso calibre en la colonia La Laja.

  

15 DE ENERO. Ese viernes aparecieron en la comunidad de San Francisco, municipio de San Miguel Totolapan, cuatro de los cinco profesores secuestrados el lunes en su escuela en Santana del Águila, municipio de Ajuchitlán, y se anunció que el director de la secundaria 114, Joaquin Real Toledo, murió desde el primer día tras complicaciones de su salud.
En otro hecho, el cadáver de un hombre muerto a golpes fue encontrado dentro de una huerta en Coyuca de Benítez. La víctima, según informes policiales, murió debido a varios golpes.
En Zihuatanejo, hombres armados se enfrentaron a balazos en la comunidad de San José Ixtapa. Una persona falleció como resultado de la agresión. En Taxco, el cuerpo de un joven con el tiro de gracia fue localizado por autoridades policiales en un paraje del barrio Cazahuates.
16 DE ENERO. Un hombre fue asesinado a balazos y otro más resultó herido en un ataque armado en la colonia El Centro, en Coyuca de Benítez.
17 DE ENERO. Dos hombres fueron asesinados a balazos y otros tres resultaron heridos, luego de que fueron atacados por hombres armados dentro del bar La Selva, cerca del colegio Simón Bolívar, en la colonia Galeana, al norte de la capital.
En Coyuca de Benítez, un policía auxiliar municipal comisionado como escolta del secretario de Administración y Finanzas de Acapulco, Merced Baldovinos Diego, fue asesinado de dos disparos en la comunidad Bajos del Ejido a unos metros del retén de soldados del 68 Batallón de Infantería.
18 DE ENERO. Un hombre asesinado a balazos, amarrado de las manos y con tres cartulinas con narcomensajes, fue hallado en la colonia Progreso, en Acapulco.
En tanto, un alumno de la Unidad Académica de Enfermería de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), que fue baleado un día antes en la colonia 20 de Noviembre, murió la madrugada de ese lunes.
19 DE ENERO. Un hombre fue asesinado a balazos en la unidad habitacional La Marquesita, en Acapulco. La víctima, de unos 20 años, estaba tirada boca abajo y tenía al menos dos disparos en la cabeza; vestía una playera rosa con un pantalón de mezclilla y tenis negros.
20 DE ENERO. Cuatro hombres murieron en una balacera en la comunidad de Ixcatepec, municipio de Arcelia. En Acapulco, tres taxistas fueron asesinados a balazos en dos hechos distintos, y un hombre fue baleado en el poblado de El Cayaco.
En Chilpancingo, un hombre fue asesinado a balazos. El cuerpo fue hallado lapidado y con la cabeza cubierta con bolsas de plástico en la orilla de la Autopista del Sol. En otro hecho un hombre ejecutado a balazos fue hallado a unos 100 metros de un módulo abandonado de la Policía Municipal, cerca de la estancia infantil El Mundo Mágico de Brisdi, en la colonia Omiltemi, cerca de la carretera hacia Amojileca.

   

21 DE ENERO. Un joven fue asesinado a balazos adentro de su vivienda en la colonia Los Lirios, ubicada en Acapulco. Ese mismo día, antes de medianoche, otro joven fue ejecutado en la parte de atrás de la tienda Aurrera Costera, afuera de un centro nocturno.
22 DE ENERO. El dueño de una refaccionaria y un chofer de transporte público fueron hallados muertos con signos de tortura en Tixtla.
23 DE ENERO. Tres jóvenes fueron ejecutados en distintos puntos de Acapulco.
24 DE ENERO. Una ama de casa fue baleada dentro de su vivienda en Coyuca de Benítez. En Chilapa, las autoridades hallaron los cuerpos desmembrados de dos jóvenes.
25 DE ENERO. Un recolector de basura fue ejecutado en Chilpancingo.
26 DE ENERO. Un hombre fue torturado y ejecutado de un disparo en la carretera Telolopan, en Iguala. En la capital de Guerrero, Chilpancingo, murió en un hospital un hombre que también fue baleado.
27 DE ENERO. Un hombre fue baleado en la vía pública en la colonia Cumbres de Figueroa. En Zihuatanejo, desconocidos asesinaron a un hombre y a una mujer dentro de su casa.
28 DE ENERO. Los cuerpos de siete hombres, maniatados, con huellas de tortura y con disparos en la cabeza, fueron hallados durante la madrugada en distintos puntos de Chilpancingo, Guerrero.
29 DE ENERO. En Chilpancingo asesinaron a balazos a un hombre en el monumento Las Banderas. En Ciudad Altamirano dispararon a un maestro de Educación Física. En Taxco atacaron a un padre de familia mientras cenaba en una taquería. En Huitzuco hallaron el cuerpo de un hombre. Además encontraron el cadáver de un joven ejecutado en La Unión. En Acapulco, un taxista fue baleado a bordo de su vehículo.
30 DE ENERO. Un gerente de la CFE y dos mujeres fueron asesinados en Iguala. El empleado de la dependencia federal y su pareja fueron baleados en la calle por sujetos armados a bordo de una motocicleta. La tercera víctima murió al interior de una miscelánea cuando intentaba huir del ataque.
En otra agresión, un hombre fue asesinado a balazos afuera de un bar en Ayutla. En Ciudad Altamirano una persona a bordo de una combi de transporte público fue ejecutada mientras que en Zihuatanejo frente al IMSS se reportó el homicidio de un hombre.
31 DE ENERO. Once personas murieron anoche en una fiesta en la comunidad El Cundancito en un supuesto enfrentamiento. En la misma zona una pareja de empleados del IMSS, originaria de la Ciudad de México y que iba a Zihuatanejo a celebrar su luna de miel, fue emboscada cuando pasaba por la carretera federal en El Cundancito. La mujer murió en el ataque.