Los miserables de San Lázaro

18 Oct

  
Pensábamos haber visto suficiente con el reparto del botín entre los coordinadores de las diferentes bancadas en la Cámara de Diputados. Más de 40 horas dedicaron los líderes legislativos de los diferentes partidos políticos en asignarse las presidencias y secretarías de las 56 comisiones ordinarias, con sus respectivas prebendas, de la LXIII Legislatura. Sin el menor recato intercambiaron fichas y pujaron en pos de las más jugosas canonjías: Aquellas que ofrecen mayores posibilidades de lucimiento político y, sobre todo, de apetitosas ganancias económicas, incluidos los consabidos “moches”. Indigna la impunidad con la que son entregados recursos y facultades a legisladores evidentemente incapaces de cumplir una tarea tan importante, que imaginamos trascendente.
La designación del panista Santiago Taboada Cortina como presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía, sin embargo, supera toda expectativa. Es una ignominia. Su aberrante nombramiento ilustra de manera prefecta la irresponsabilidad con la que los diputados federales de este país se reparten el codiciado contenido del costal legislativo a partir de cuotas asignadas a cada partido y no en función de las aptitudes y experiencias de los escogidos. Y por supuesto exhibe el grado de descomposición –y de cinismo, diría yo—al que han llegado los dirigentes de Acción Nacional, incluido su flamante presidente, Ricardo Anaya Cortés.

Taboada Cortina es miembro de la turbia secta de Los Ocean, que encabeza el impresentable exdelegado en Benito Juárez y hoy coordinador de la bancada panista en la ALDF, Jorge Romero Herrera. Como tal, participó directamente en la falsificación del padrón interno de su partido que permitió al líder del clan apoderarse literalmente del PAN capitalino y designar dirigentes y candidatos, como está suficientemente documentado, mientras cobraba como asesor de su “hermano” (así se llaman entre ellos) durante su diputación en el IV Legislatura local (2006-2009).

Fue precisamente Romero Herrera, a través de su ascendencia perversa con Gustavo Madero Muñoz, quien lo impuso como candidato a diputado plurinominal por la Cuarta Circunscripción, que incluye al Distrito Federal, justo en el lugar que debió ocupar Margarita Zavala Gómez del Campo, la esposa del expresidente Felipe Calderón que fue desplazada sin más. Ahora obtiene para él –para ambos mejor dicho— la comisión de Cultura.

Sus méritos son evidentes. Taboada Cortina fue miembro también del Club de Misóginos y Homofóbicos, como lo bautizó SinEmbargo.Mx el 3 de julio de 2014, integrado por funcionarios panistas de la delegación Benito Juárez, todos ellos cercanos a Romero Herrera, que a través del chat en BlackBerry, que ellos mismos llamaban “Albur Buró” dieron muestra de su calidad humana y su refinada educación. Los contenidos de sus conversaciones misóginas, racistas, homofóbicas y degradantes fueron dadas a conocer por un ex miembro de ese mismo equipo político, Héctor Delgado Becerril, ex consejero del PAN en el DF.

Taboada Cortina y sus amigos –entre ellos Christian Lujano Nicolás, César Garrido López, Luis Mendoza Acevedo, Rubén Aguirre Potro y Rafael Medina, uno de los detenidos en Brasil por manosear a una mujer y golpear a su marido—usaban cotidianamente términos como “jotos”, “putos”, “putito”, “putas”, “oaxaco”, “indio”, “indiorante”, “menonita”, “chalán”, “teiboleras” y “perras”. Hablaban de “rifarse” a las mejores secretarias, cuya “ricura” exaltaban. Y denostaban a compañeras panistas, como las ex diputadas Celina Saavedra Ortega y Mónica Serrano Peña a la vez que hablaban de hacer “sangrar” a una madre a través del acto sexual. En la publicación de SinEmbargo.Mx de esas transcripciones aparecen numerosas expresiones del hoy presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, como ésta: “Si por favor Lujandro (Christian Lujano, actual secretario general del PAN capitalino), supera que tu papá es puto y un pobre pendejo”. Y otras linduras por el estilo.

Para colmo, apenas asumió su nueva encomienda, el diputado plurinominal colocó a su suplente, Alejandro Méndez González, como asesor de la propia comisión de Cultura. Méndez González fue señalado durante la legislatura pasada como operador de “moches” desde la misma comisión –de la que era secretario técnico— entonces presidida por la también panista Margarita Saldaña. Fue inclusive acusado ante la PGR, con el apoyo de más de 30 organizaciones, por presuntamente solicitar a diversas organizaciones el 10 por ciento de los recursos del Fondo de Cultura que les fueron etiquetados en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Hace un par de días, justo cuando cumplía 30 años de edad, Taboada Cortina exhibió no sólo su falta absoluta de experiencia en el campo de la cultura, sino también su ignorancia atroz, durante una entrevista con el diario Reforma (14 de octubre, 2015). De pena ajena. Entre una serie de desatinos que suenan cómicos ante preguntas sobre cine, danza, teatro, ópera y literatura (del Boom latinoamericano sólo conoce a Gabriel García Márquez, por ejemplo), reveló como sus mayores experiencias culturales –las que más le han “impactado”— el haber asistido a una función del Ballet Folclórico de Amalia Hernández, en Bellas Artes, y al musical Los miserables… en una puesta escolar. Válgame.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: