El lastre de Claudia Pavlovich: defender a los dueños de la Guardería ABC

14 May
 Claudia Pavlovich Arellano tomó protesta como candidata del PRI. Foto: Cuartoscuro

Claudia Pavlovich Arellano en su toma de protesta como candidata del PRI. Foto: Cuartoscuro

“Para mí deja mucho que desear como mujer, política y madre. Ante todo como mujer y madre. No tomó en cuenta eso cuando mandó esa carta, todo por el poder y las influencias que tenía. Sí, es cierto, ella dice que la carta no mató a nuestros hijos, pero sí ayudó moralmente y con el juez a los dueños de la guardería”, dice Ofelia Vázquez Ruelas, madre del niño Germán Paul León Vazquez de cuatro años, muerto el 5 de junio de 2009 en el incendio en Hermosillo, Sonora.

Ofelia se refiere a Claudia Artemiza Pavlovich Arellano, la candidata del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la gubernatura de Sonora para las elecciones del próximo 7 de junio, y a las cartas de apoyo que escribió sobre la solvencia moral de los dueños de la Guardería ABC que ardió en llamas y cobró la muerte de 49 niños y dejó lesionados a otros 70.

Antes de esa fecha, Ofelia sabía poco de Claudia. Sólo una vez coincidieron y fue en la tienda de autoservicio donde trabajaba.

“Ese día llegó con el dueño para pedir recursos para una campaña. Acá en Sonora los políticos siempre se acercan a los empresarios para pedir apoyo cuando andan en campañas o apoyando la campaña de alguien. La verdad la vi y me dijeron quien era, pero hasta ahí”, recordó.

Luego, cuando ocurrió el incendio, Claudia apareció en la vida de Ofelia cuando firmó cartas dirigidas al juzgado primero de distrito en las que resaltaba la solvencia moral y probados valores éticos y morales de los dueños de la guardería, señalados en ese momento como responsables de la muerte de los 49 menores, entre ellos su hijo.

“Ella apoyó a la gente de su clase social, en su momento externamos ese rechazo por haber apoyado a los dueños de la guardería. Hasta la fecha no creo que haya cambiado su postura, nunca se ha disculpado, aunque se haya reunido con un grupito de madres y les haya ofrecido justicia, la justicia a la que se refirió es económica. Nosotros no buscamos esa justicia”, dijo.

Si bien para Ofelia la candidata a la gubernatura de Sonora apareció en su radar en 2009, la carrera de Pavlovich es añeja y se ha forjado en las esferas del poder del PRI.

Claudia Pavlovich era Diputada en el Congreso de Sonora cuando ocurrió la tragedia, era conocida en la región como “La Claudia”, como le llamaban en algunas colonias. Pero la priista no empezó como cualquier militante en su partido. Ella proviene de una familia de abolengo y por si fuera poco, su madre Alicia Arellano de Pavlovich, fue la primer mujer en llegar al Senado de la República y fue Alcaldesa en dos ocasiones: una en Magdalena de Kino y otra de Hermosillo.

Su historia de vida está vinculada con la política. Algunos analistas han dicho que Alicia Arellano pudo haber sido la primera Gobernadora de México.

Claudia, por su parte, fue líder del PRI en Hermosillo. Además, cuenta con un despacho de abogados. Se licenció en Derecho por la Universidad de Sonora.

Es prima hermana de los priístas Epifanio Salido Pavlovich quien en 2009, fue candidato a presidente municipal de Hermosillo, por la Alianza entre el Partido Revolucionario Institucional (PRI) el Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza (PANAL), y el agente inmobiliario Jaime Lucas Romo Pavlovich quien enfrentó una demanda por fraude.

Para varios analistas sonorenses, la figura de Doña Alicia, como es conocida en la entidad juega un papel importante en la vida política de Claudia y en su perfil.

La historia de AIicia Arellano se remonta a la década de los 50 cuando empezó a trabajar en las comunidades de Magdalena de Kino.

“Doña Alicia es hija de un profesor, de un normalista de los que trabajaban en comunidades pequeñas, el señor Jesús Arellano. A mediados de los 40 se va a Guadalajara y estudia para dentista. Luego regresa y en los 50 ya anda trabajando con la gente, se va introduciendo en el medio. Es Diputada local, luego Senadora, y después presidenta municipal de Magdalena de Kino y de Hermosillo”, dice José Rómulo Félix Gastélum, cronista de Hermosillo.

Rómulo Félix dice que a la madre de Claudia, sólo le faltó ser la primera Gobernadora de Sonora en su currículum. “Doña Alicia”, afirma tuvo buenas relaciones con el ex Presidente de la República José López Portillo, quien se aseguró de que a “Hermosillo no le faltara nada” durante la gestión como Alcaldesa de Arellano.

Las relaciones políticas de Alicia Arellano también giraron alrededor del ex Gobernador de Sonora Samuel Ocaña García, recuerda el cronista.

“Su hija a seguido fielmente su camino. Lo trae en los genes la capacidad de entender el mundo de la política. Tiene su trayectoria también”, indica.

Entre los cargos que Claudia Pavlovich ha ocupado destacan que fue Regidora del H. Ayuntamiento de Hermosillo en el periodo 2000-2004; presidenta del PRI Hermosillo entre 2004-2006; Diputada Local por el distrito XIV en 2006-2009; presidenta del PRI Sonora del 2010-2012 y Senadora por Sonora del PRI en La LXII Legislatura en donde actualmente está con licencia, debido a su candidatura por la gubernatura sonorense.

Esta casada con el empresario Sergio Torres Ibarra, a quien no se le vincula con la política y tiene tres hijas: Claudia, Ana y Gabriela.

AL AMPARO DEL PODER

El PAN presentó la infografía  de la supuesta  red de corrupción de Claudia Pavlovich en Sonora. Foto: Twitter @PANdelagente

El PAN presentó la infografía de la supuesta red de corrupción de Claudia Pavlovich en Sonora. Foto: Twitter @PANdelagente

En 2012, Manlio Fabio Beltrones dio una cena en Sonora donde, a decir de la prensa local, el priista dijo que no buscaría confrontarse con el gobierno de Guillermo Padrés, apoyó el Acueducto Independencia, la mega obra del panista que lleva agua de la cuenca del Río Yaqui a la Sonora y que se encuentra enmarcada dentro de un problema social con la Tribu Yaqui y los agricultores del Valle del Yaqui, desde que inició el proyecto.

En esa reunión estuvieron los beltronistas, pero también el panista Javier Gándara Magaña y a la Senadora Claudia Pavlovich Arellano.

Para 2013, el rumor en Sonora se esparcía en el ambiente político: el gallo de Beltrones era el empresario y ex Alcalde de Hermosillo por el PAN, Javier Gándara y no, el también ex Alcalde priista Ernesto Gándara Camou, conocido en la esfera local como “El Borrego”.

Este año la cúpula priista nombró candidata a la gubernatura de Sonora a Pavlovich, ante el asombro de politólogos y analistas de Sonora que coincidían en que el PRI “la tenía ganada” si lanzaban a “El Borrego”.

Amilcar Peñuñuri Soto, investigador, politólogo y profesor universitario de la Universidad de Sonora (Unison), explica que fue Beltrones quien apoyó a Claudia, debido a que Ernesto Gándara no le garantizaba que si llegaba al poder, Manlio conservaría sus influencias en Sonora.

“Fue una verdadera sorpresa la elección de Pavlovich. Esperábamos ver a un Gándara contra otro Gándara. Las encuestas decían que con Ernesto Gándara, el PRI tenía ventaja, pero la candidatura de Ernesto, no le aseguraba a Manlio su pleno control sobre todo el proceso y sus intereses en Sonora. También creemos que al mismo Gándara le faltó vigor, más determinación para defender su derecho. Le apostaron a ganar con Claudia, subestimando la estructura del PAN [Partido Acción Nacional]. La verdad les ha costado trabajo colocar a Claudia en las encuestas”, explica.

La carrera de Claudia creció a la sombra de políticos beltronistas en Sonora, quienes no dudaron en apoyarla para regresar al poder. Para Amilcar hay un “renacimiento” de un sector de ricos sonorenses ligados a Beltrones y que perdieron influencias ante el llamado “Yaqui power” de Eduardo Bours Castelo.

Para Amilcar y otros analistas de Sonora, Claudia Pavlovich y Javier Gándara Magaña, su contrincante del PAN a la gubernatura, representan para Beltrones una apuesta: con ambos gana.

“El PRI pudo haber doblado las manos colocando a una candidata débil para que el PAN mantuviera la plaza de Sonora. El mismo Javier Gándara presumió que se había reunido con Beltrones, se dice que son compadres. Cuando Gándara militó en el PRI, se le veía muy cercano a Beltrones. En la elección de 2009 se habló de una relación importante entre [Guillermo] Padrés y Beltrones”, dice.

Pero ya con las campañas en curso, los eventos tomaron otro tono, detalla. Hay fuertes empresarios que están invirtiendo en la campaña de Claudia, una de las más polémicas y plagadas de descalificativos en la historia del estado.

“No tuvieron contemplada la rudeza con la que se iba a desarrollar esta campaña. Esta vorágine de escándalos. Sonora es el estado que tiene más delitos electorales ante la Fepade [Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales] y tampoco calcularon que a Claudia le costaría identificarse con el público femenino de Sonora”, explica.

CLAUDIA UNA LEGISLADORA DE BAJO PERFIL

sylvanaok

La hoy candidata a la gubernatura sonorense no se le reconoce un papel destacado como legisladora en el Congreso de la Unión.

El último escándalo, que se presume fue orquestado por un sistema de espionaje que heredaron los panistas de la administración de Eduardo Bours, expone Peñuñuri Soto. El escándalo la colocó como una “cabildera” para gestionar recursos a los empresarios sonorenses. Lo cual ella aceptó.

Hace unos días el diario Reforma publicó una serie de conversaciones telefónicas la Senadora con licencia y funcionarios federales en los que, refiere, se buscó el beneficio de contratistas sonorenses en licitaciones federales.

Pavlovich reconoció con Ciro Gómez Leyva que lo que hizo fue “gestionar recursos para que las empresas sonorenses tuvieran oportunidad de participar con los grandes consorcios a nivel nacional”.

La información dada a conocer por el rotativo denunció que Pavlovich intercedió ante la Secretaría de Comunicaciones (SCT) para que empresarios ganaran contratos de obras carreteras con valor de 442 millones de pesos. Esos mismos constructores, entre ellos Samuel Fraijo, quien ganó la licitación del Acueducto Independencia, le prestó un avión para uso personal y para viajar a sus actos de campaña electoral.

El mismo Fraijo reconoció en entrevistas con medios nacionales que conoce a Claudia desde hace años y que es su amiga.

“La idea de que un Senador o un Diputado es que es para gestionar recursos, es errónea. Ellos están ahí para legislar. En su perfil como Senadora, no la vimos con un papel protagónico a nivel nacional. Ella ha presumido que ha gestionado recursos, pero no es un papel que le corresponda a un congresista. Si me preguntas de alguna ley en específico impulsada por Pavlovich, no se me viene nada a la mente. Más bien pertenece al grupo comparsa de Beltrones”, dice.

Claudia, dice el politólogo, ha tratado de identificarse con la mujer sonorense durante su carrera. Su perfil empezó a forjarse en la colonia, como una activista y lidereza dentro de la estructura del PRI.

La candidata busca colocarse como el prototipo de la mujer honesta, trabajadora y madre sonorense.

Sin embargo para la candidata, el conquistar a las masas femeninas le ha significado un reto complicado.

“Llama la atención el caso de Pavlovich en las dos últimas encuestas, donde el voto femenino anda bajo. Le ha costado trabajo identificarse con la mujer sonorense. La mujer promedio en Sonora no tiene acceso a tratamientos de belleza, como una mujer como Claudia que goza de recursos para hacerse cirugías estéticas. El prototipo de mujer de Claudia, le es ajeno a la mujer sonorense”, explica.

Amilcar precisa que Claudia es víctima de una campaña misógina por parte de sus contrincantes, donde se le critica sus cirugías plásticas.

Sobre sus operaciones estéticas hay descalificativos, memes y hasta violencia de género. Pavlovich es caricaturizada por sus opositores.

El tema de la Guardería ABC, anota, tampoco es ajeno a las mujeres sonorenses, debido a que la tragedia cimbró en 2009 a la entidad.

El 5 de junio muchas madres sonorenses lloraron, aunque sus hijos no fueron víctimas del incendio. Hermosillo se paralizó durante toda una tarde entre el llanto de las ambulancias.

Después, Claudia le brindó el apoyo a los dueños de un galerón, acondicionado como guardería, que no tenía salidas de emergencia suficiente y que significó una trampa de muerte para decenas de niños el día de la tragedia.

“En 2009 lo que definió la elección fue el tema ABC. El apoyo de la carta de Claudia, es algo que incluso salió en la campaña en contra del PRI en ese año. No es algo nuevo. Sin duda alguna ha impactado de manera notable en su carrera y es un elemento que está en la memoria colectiva de los sonorenses y los hermosillenses”, finaliza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: