LAS TIENDAS DE CONVENIENCIA NO SON TAN CONVENIENTES

20 Abr

Las tiendas de conveniencia como Oxxo, 7-Eleven y Extra, no sólo buscan cumplir su objetivo principal que es acaparar las ventas al menudeo en el mercado mexicano. De acuerdo con expertos en nutrición también se están volviendo una costumbre nociva para los consumidores por su alta oferta de “comida chatarra” y a precios accesibles, particularmente para la mayoría de los mexicanos a los que “no les queda otra”. Comprar en esos establecimientos reduce las opciones de alimentación de una persona pues, en su mayoría, ofertan productos con excesivas cantidades de azúcar, grasas saturadas y sodio.

En un recorrido que realizó SinEmbargo por sucursales de estas cadenas fue posible constatar que son mínimos los espacios que destinan a la comida saludable. Las bebidas y jugos tampoco están exentos de la lista de “comida chatarra” que se vende en esas tiendas. Además, en su mayoría, el etiquetado de esos productos no contiene la información adecuada y está descrita en letras demasiado pequeñas e incluso con mediciones equivocadas. 

Estudios revelan que la proliferación de este tipo de negocios, así como de comida que engorda, y daña la salud de la población aumentó visiblemente a raíz de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá (TLCAN), pero hoy el crecimiento de estas tiendas es exponencial y, también, se relaciona con la crisis económica que padecen los mexicanos.

Faltan un par de horas para que las calles aledañas a la Avenida Paseo de la Reforma, en el Distrito Federal, comiencen a llenarse de hombres y mujeres que laboran en las decenas de edificios que se ubican en esa zona de la colonia Cuauhtémoc.

Son alrededor de las 12:00 de la tarde de un miércoles y aún el puesto de tacos y quesadillas luce casi vacío, y en las al menos cuatro tiendas de conveniencia que se encuentran ubicadas en un rango de cuatro cuadras detrás de la Torre Mayor, casi en su mayoría, ya se registran filas de clientes.

La nutrióloga Ana Larrañaga Flota, coordinadora de Nutrición en la Fundación Mídete, se dispone a comenzar un recorrido por al menos tres tiendas de conveniencia: la primera un 7- Eleven, que pertenece a una de las cadenas de mini súpers más grandes del mundo y la segunda con más sucursales en México, sólo después de Oxxo. Este grupo comercial tiene una red de mil 281 locales alrededor del país, según su información corporativa.

Larrañaga entra a la tienda ubicada en la esquina de las calles Río Elba y Río Atoyac.

Ahí varios clientes con productos en las manos –como una Coca-Cola, una bolsa de frituras, un café de máquina y unas galletas– esperan su turno para pagar.

La nutrióloga se detiene frente a uno de los refrigeradores del establecimiento, donde hay algunos yogurts, gelatinas, baguettes, sandwiches y unas cuantas frutas.

Lo primero que recuerda, mientras sostiene en sus manos una botella de yogurt Dan Up sabor piña, es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado que una persona debe consumir al día un promedio de 30 gramos de azúcar. Por eso comenta: ”Este producto dobla la recomendación de la OMS del consumo diario de azúcar”.

EL YOGURT

El producto de la marca Danone, de 450 gramos, tiene una cantidad excesiva de azúcar, explica la experta, pues solamente la mitad de ese yogurt tiene 31 gramos de azúcar.

Luego, ya frente al extenso refrigerador de bebidas, donde se ofertan refrescos, botellas de agua simple, bebidas alcohólicas, así como otros lácteos, la especialista intenta buscar algunos yogurts naturales. Pero sólo encuentra dos. Todos los demás son de sabores frutales, y dice:

“Al añadirle esos sabores también le añaden grandes cantidades de azúcar”.

PAPAS SABRITAS

Sigue con su recorrido por la tienda y se detiene en el exhibidor de frituras, donde se pueden encontrar marcas desde las más conocidas y consumidas, como Sabritas y Barcel, así como la marca de 7-Eleven.

Toma un paquete de papas naturales y comienza a revisar la etiqueta. Sin embargo, la información de la aportación de nutrimentos está explicada en la etiqueta por porciones de 25 gramos, cuando el producto total es de 61.

Larrañaga expone: “Está en chino que un consumidor pese 25 gramos para controlar su consumo”.

Una bolsa de papas Sabritas de 61 gramos y de sabor natural contiene 8 gramos de grasas totales por porción, cada una de 25 gramos, además de un alto contenido de sodio, comenta la especialista.

GALLETAS DE HARINA DE TRIGO INTEGRAL

Luego, en la sección de galletas, la nutrióloga busca de entre la oferta “excesiva de azúcar” algún producto que pueda ser una buena opción para los consumidores y su salud.

En una pequeña parte del anaquel encuentra diversos productos, los cuales en su mayoría aseguran tener fibra, y dice:

“Menos de un cuarto del pasillo [de productos que dicen tener fibra] y hay sólo uno que realmente tiene fibra, además de que se encuentra en un rincón”.

Son galletas de la marca La Integral, la cual además comercializa otro tipo de productos como barras y panques, que están hechos con fibra y granola.

El producto contiene 3 gramos de fibra dietética y 3 gramos de proteína por cada galleta de un paquete de cuatro.

La experta explica que los productos que contienen poca fibra y mucha azúcar aceleran e incrementan el apetito de los consumidores.

“Puedes estar consumiendo una cantidad muy grande de calorías y, en vez de estar saciando tu hambre, la estás incrementando”.

Aún no termina la frase y ya tiene en sus manos un ejemplo de su aseveración anterior. Una barra de la marca Bimbo, que presume en su empaque ser integral y con relleno de fresa natural.

La nutrióloga comenta:

“Uno no se espera que una barra, que dice ser integral, tenga 7 gramos de grasas. Y las tiene, pero de ésas 4 gramos son de grasas saturadas”.

BRAN FRUT

La barra Bran Frut de sabor fresa tiene 191 calorías, que para el tamaño del producto, asegura la nutrióloga, es un poco alto, pero no dañino.

Au así  contiene 12.5 gramos de azúcar, poco más de dos sobres. Y pese a que el producto dice que está relleno de fresa, tiene más azúcar que fruta natural.

Antes de finalizar su recorrido por el 7-Eleven, Larrañaga Flota se detiene frente a las máquinas expendedoras de café de la marca de esa tienda. Ahí comenta que en ese tipo de productos “ni siquiera” se puede saber qué es lo que se está consumiendo, pues en ningún lugar se específica los contenidos nutrimentales.

Con las donas, de la misma marca, “pasa lo mismo”.

Apenas sale de la primera tienda plantea:

“Me atrevería a decir que hasta un 90 por ciento de lo que venden en ese lugar son productor que se clasifican dentro de lo que se conoce como ‘comida chatarra’”.

Los alimentos que predominan son los que tienen muy altas cantidades de nutrimentos como azúcares simples, grasas saturadas y sodio, explica.

Además tienen muchas calorías y escaso valor nutricional, como vitaminas, minerales, proteínas, grasas que son buenas para el organismo y fibra, detalla Larrañaga.

  

De acuerdo con un estudio del centro internacional Global Reserch, desde hace varios años este tipo de cadenas, en su mayoría trasnacionales como es el caso de la estadounidense 7-Eleven, junto con las compañías de alimentos, para acercarse a sus consumidores potenciales, están “infiltrando”, inundando y haciéndose cargo de los canales de distribución de alimentos tradicionales, y los están sustituyendo con comida chatarra procesado, a precios accesibles.

Lo anterior, se logra además, a menudo con el apoyo directo de los gobiernos, explica en un documento.

“El caso de México ofrece un panorama sombrío y espantoso de las consecuencias para las personas”, dice el estudio “Libre Comercio y la epidemia de la comida basura en México”, de Global Research publicado en marzo pasado, en el cual alerta que los mexicanos no sólo están luchando para pagar lo suficiente para comer sino que los alimentos que consumen les están haciendo daño.

Plantea que la firma del Tratado de Libre Comercio de América Latina (TLCAN) con Estados Unidos y Canadá, provocó un aumento inmediato de la inversión directa de los EU en la industria de procesamiento de comida mexicana.

Tras la entrada en vigor del acuerdo comercial, las ventas de productos de panadería, lácteos, aperitivos y comida chatarra en México aumentaron más rápido que cualquier otra categoría, especialmente los refrescos.

A tal grado, detalla, que nuestro país es ahora uno de los diez mayores productores de alimentos procesados en el mundo, y todas las grandes corporaciones transnacionales de ese tipo de comida, como PepsiCo, Nestlé, Unilever y Danone, han ampliado sus operaciones de importaciones.

La oferta de estas tiendas, dice la nutrióloga de la fundación mexicana Mídete, explica por qué México está en uno de los primeros lugares de obesidad y diabetes.

Y es que, de acuerdo con la Federación Mexicana de Diabetes, en México hay 6.5 millones de personas que sufren de diabetes, mientras que alrededor de dos millones de ellos no saben que tienen la enfermedad.

Lo anterior significa que más del 7 por ciento de la población mexicana tiene esta enfermedad.

La investigadora Corinna Hawkes, explica en el estudio de Global Research, que el TLCAN dio paso a un crecimiento “explosivo” de cadenas de supermercados, tiendas de descuento y tiendas de conveniencia, “de menos de 700 a 3 mil 850 en 1997, y a 5 mil 729 en el año 2004″.

Esas tiendas pertenecientes a grandes cadenas internacionales como es el caso de Oxxo, con la cual Femsa Coca-Cola ha incrementado su emporio en México de la “comida chatarra” y desplazado a las tienditas.

Oxxo tiene franquicias en casi todo el país, y es la más grande a nivel nacional. Al cierre del cuarto trimestre de 2014, habían alrededor de 12 mil 853 puntos de venta, de acuerdo con información de la compañía.

***

En la esquina de Río de la Plata y Río de la Losa, también en la colonia Cuauhtémoc del DF, se encuentra ubicado una de las más de 10 mil tiendas Oxxo que hay por todo el país.

Ahí, la nutrióloga Ana Larrañaga se dirige de inmediato al refrigerador donde se exhiben los sandwiches, gelatinas y otro tipo de productos.

La experta comenta que en este tipo de establecimientos, a diferencia del antes visitado, no venden ni siquiera alguna variedad de fruta.

Toma del refrigerador una pizza congelada de la marca Fud. Mientras lee la etiqueta del producto, dice: “Estas recomendaciones aparte de que no están basadas en la OMS [Organización Mundial de la Salud], tampoco están basadas en la población mexicana”.

Detalla que este producto informa sobre los porcentajes de grasas y sal que contiene en base a una dieta de 2 mil kilocalorías, es decir, una dieta que requiere una persona de Estados Unidos. Por ello, alerta:

“No todos necesitamos esas calorías al día. La realidad es que 2 mil kilocalorías es lo que se recomienda para una dieta norteamericana. Los mexicanos tienen sus propias características como población, que deben considerar la estatura”.

PIZZA FUD PARA MICROONDAS

La nutrióloga explica que en un producto como éste lo preocupante es la cantidad de sodio y de grasas saturadas que contiene.

Esta pizza, aclara la etiqueta, tiene por cada rebanada 330 miligranos de sodio. Aunado a ello, refiere la experta, esa cantidad equivale al 14 por ciento de una dieta diaria, basada en una dieta estadounidense.

Larrañaga dice que este tipo de estrategias que utilizan las empresas para no informar claramente a los consumidores de sus nutrimentos se debe, entre otras cosas, a que en el país no hay una regulación que ponga una pauta clara para el etiquetado de los productos.

“En México la libertad que tienen las empresas para autoregularse, les da la pauta para poner sus propios estándares y con ello confundir al consumidor con sus porcentajes de azúcar, con respecto a una dieta diaria, que muestran en sus empaques”.

Lo anterior, agrega, se debe a que muchos de los productos ofertados en este tipo de tiendas de conveniencia, son un concepto estadounidense.

“Originalmente en México, nosotros no empezamos con esto del fast food(comida rápida), es algo que nos llegó del extranjero”, asevera la experta.

Mientras, del área de galletas y pan toma un paquete de galletas Emperador sabor chocolate de la marca Gamesa.

Intenta ver los ingredientes en el empaque, pero le resulta difícil porque los ingredientes vienen descritos con una letra sumamente pequeña.

Finalmente logra descifrar lo escrito y dice:

“Lo primero que me salta es que debería de tener especificado en gramos las cantidades que tienen de azúcares, y aquí en realidad lo expresan en calorías”.

Detalla que este tipo de conversión, de calorías a gramos, es tardada. “Es como si [los ingredientes] estuvieran encriptados”, crítica.

“Yo, como nutrióloga, tengo que hacer diversos cálculos para saber los porcentajes reales de azúcares y grasas en algunos de los productos”, agrega.

Un paquete de estas galletas tiene en total 33 gramos de azúcar, 10 gramos por cada galleta. Además de que no contiene fibra dietética, ingrediente que es muy importante que contenga.

En el mismo anaquel toma un paquete de Donitas Bimbo, y muestra cómo el empaque incluso luce lleno de grasa.

LAS DONITAS BIMBO Y LOS JUGOS

Cada una de las seis donas que contiene el paquete contiene casi 10 gramos de azúcar y 1.6 de grasas saturadas. Lo que significa que si un consumidor se come todo el paquete estaría comiendo 60 gramos de azúcar, casi el doble de lo recomendado por la OMS, y más de 6 gramos de grasas saturadas.

Las donitas de la marca Bimbo, explica la especialista, tienen un aporte considerable de colesterol, y un aporte bajo de proteínas, además de uno muy alto de grasas en general, como grasas saturadas y grasas trans, las cuales son muy nocivas, considera.

Luego en el refrigerador de bebidas, que está establecido a lo largo de una pared entera de la tienda, explica que algunos de los productos ofertados ahí se promocionan como saludables, pero no lo son, como es el caso de varias aguas y jugos de Bonafont.

Un litro de agua de limón contiene únicamente el 0.08 por ciento de extracto de jugo, mientras que en el empaque se presume como una de sus principales características, el jugo de limón natural.

Aunque, no tiene muchas calorías porque está endulzado con un suplemento de azúcar.

***

De acuerdo con una investigación de la agencia internacional Euromonitor, en muchos países del mundo las tiendas de conveniencia están prosperando, y México no es la excepción.

De hecho, nuestro país ocupó en 2014 la posición número 11 a nivel global; al cierre del año pasado el valor de este mercado fue de 8 mil 500 millones de dólares a nivel nacional, sólo por debajo de Japón, que se ubicó en el primer sitio de la lista con un valor de mercado de 113 mil 576 mdd, seguido por Reino Unido con 46 mil 956 mdd y Estados Unidos con 24 mil 979 mdd.

  

De acuerdo con Euromonitor, cada vez más los consumidores en el mundo prefieren la sencillez y la comodidad de comprar cerca sobre la elección de los productos, es por ello que eligen este tipo de establecimientos.

En México, una de ellas es la tienda Extra, perteneciente al Círculo K, el cual tiene una participación de 5.9 por ciento del mercado nacional y cuenta con mil 028 establecimientos en algunas partes del país como la Ciudad de México. La última tienda a la que ingresa la nutrióloga Ana Larrañaga es un Extra, ubicado en la calle Río Elba.

En establecimiento, de inmediato se dirige al refrigerador, de donde saca una botella de té de la marca Nestea, y comenta:

“Esta bebida, que se dice ser té, y por lo cual probablemente los consumidores lo prefieran por considerarlo algo saludable, en realidad tiene muchísima azúcar para un producto que se dice ser natural”, dice.

NESTEA

La bebida, perteneciente a Nestlé, de 510 mililitros tiene 41 gramos de azúcar.

“Aquí nos ponen que de 41 gramos de azúcar, representaría sólo el 45 por ciento [de una dieta total diaria]. Estos estándares, ellos mismo los crearon a su medida, porque si lo estuvieran haciendo con el estándar de la OMS, esto diría que es más del cien por ciento”, detalla la experta.

Alerta también que con esas medidas, impresas en la etiqueta, la empresa te intenta decir que fácilmente te podrías tomar en un día dos bebidas de 510 mililitros “sin problemas, cuando en realidad con una sola botella ya rebasaste lo estándares”.

Luego, en el anaquel de frituras de la tienda Extra, Ana encuentra una de las pocas opciones de productos naturales que se venden ahí, es una bolsa de palomitas de maíz natural.

Explica que ese tipo de productos, tanto si uno los prepara en casa, como si las compra en una tienda, podrían ser una opción saludable.

“El maíz sí tiene un aporte de fibra, un aporte de carbohidratos que son parte del maíz, como tal un alimento que no es nocivo si se consume de manera normal”, precisa.

PALOMITAS NATURALES

El paquete de palomitas de la marca Del Carrito, de 50 gramos, tiene 180 miligramos de sodio, lo que de acuerdo con la experta, puede ser un consumo adecuado.

En productos como éste, dice Larrañaga cuando toma una sopa Maruchan, hay que tener de cuidado, debido a que le ponen grandes cantidades de sodio para que conserven su sabor por largo tiempo.

“Es algo que no imaginaríamos en una sopa de este tipo”, agrega.

SOPA MARUCHAN

La sopa tiene mil 859 gramos de sodio. Una cantidad muy alta en un paquete de 64 gramos.

Aunado a ello, es un producto que tiene grasas saturadas. Pues el empaque de sopa registra casi 9 gramos de estas grasas, las cuales de acuerdo con la experta, son las que se tienen que consumir lo menos posible.

Larrañaga continúa su recorrido por la tienda y ahora frente al refrigerador de lácteos recuerda que el yogurt natural es un producto saludable; sin embargo, dice, pese a que muchos aseguran ser naturales le añaden azúcares.

BENE GASTRO

Un yogurt natural de la marca Danone tiene 23 gramos de azúcar, que es lo equivalente a cuatro cucharadas del endulzante.

Pese a que la presentación de esa bebida es de 170 gramos, una porción muy pequeña, se considera preocupante que tenga tanta azúcar.

Finalmente, detrás de un muro de la tienda, la nutrióloga toma una bolsa de semillas y frutas secas, y explica que ese producto podría ser una buena opción de colación, es decir aperitivos que se deberían de hacer entre comidas. Se recomienda que entre el desayuno y la comida se haga una colación. Luego de la comida, otra colación, y la cena.

“Sin embargo productos como éste ocupan un espacio mínimo en toda la tienda [en sólo una] y estaba medio escondido”, lamenta.

MEZCLA DE SEMILLAS Y FRUTOS SECOS

Una presentación pequeña de este producto tiene 100 calorías, lo que significa “un consumo bastante bajo y está bastante bien para una colación”.

El producto tiene buen contenido de proteínas, de fibras, tiene bajo colesterol y no tiene grasas saturadas.

Al finalizar el recorrido por las tres tiendas, le experta alerta que si un consumidor entra a un establecimiento de este tipo “la oferta de productos que va a encontrar va a ser en su mayoría productos muy, muy altos en azucares, en grasas y en sodio […] productos chatarra”.

Agrega que aunque sí se pueden encontrar opciones naturales e incluso saludables, “sólo encontré tres productos que pueden ser una buena opción” de entre los 14 que fueron elegidos. Sin embargo, precisa, algunos de esos productos serían una buena opción para una colación, y no como un desayuno, comida o cena.

Larrañaga considera que algunos de los factores que hacen que cada vez más los consumidores prefieran comprar en estas tiendas es el tiempo y la economía de los consumidores.

“Hay gente que dice que no tiene tiempo de desayunar en su casa y entonces pasa al Oxxo a comprarse el Danup y las Donitas […] o un desayuno en un restaurante por más barata que sea a lo mejor te cuesta 50 pesos, cuando si [el consumidor] tiene 20 pesos elige un sandwich de los del refri”, comenta.

Señala también que no es que la gente consuma este tipo de productos por gusto, “sino porque no le queda de otra”.

La recomendación que da la experta es que aunque estas tiendas pueden sacar a las personas de un apuro, se debe tratar de no caer en “el costumbrismo de no desayunar y mejor ir a comer algo al Oxxo”. Pues cuando consumir en ese tipo de establecimientos se vuelve un hábito, se convierte en un daño muy nocivo para la salud.

“Es algo que nos está atacando mucho a los mexicanos”, sostiene.

Indica que además estas tiendas desplazan “muchísimo a los pequeños vendedores”, como a los de frutas y otros alimentos.

“A lo mejor [los consumidores] ven el puesto de frutas en las calles y algo empaquetado en el Oxxo, y muchas veces la gente se va por la idea de que en la tienda va a estar limpio”, finaliza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: