Río Mixcoac: otro hachazo de Mancera a capitalinos

11 Mar

Desde el 5 de diciembre pasado, cuando Miguel Ángel Mancera Espinosaasumió como Jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF), diversos grupos ciudadanos y ambientalistas han reclamado a su gobierno una actuación omisa en el tema, e incluso de “esconderse” para, sin dialogar de cara a la sociedad, cometer lo que consideran un “ecocidio” en diversas colonias de la Ciudad de México.

Los han hecho, dicen, en predios de las colonias que son, además, algunas de las de mayor saturación inmobiliaria y que tienen también problemas con el suministro de agua, como es el caso de la Del Valle, Narvarte, Nápoles, Condesa, Roma, y otras que, por su tradición más agrícola, como las de las delegaciones Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta, deberían estar protegidas hace mucho por las autoridades ambientales.

Sólo en las últimas semanas, la incidencia de los enfrentamientos entre grupos civiles y las autoridades por el tema de la tala indiscriminada de árboles ha crecido por distintos rumbos de la capital del país, dándole otro hachazo a la relación de Miguel Ángel Mancera con sus gobernados.

El 3 de marzo pasado, decenas de vecinos, integrantes del Frente en Defensa de la Magdalena Mixhuca, se manifestaron en el Zócalo capitalino para oponerse a la construcción del nuevo estadio de beisbol de los Diablos Rojos del México en la llamada Ciudad Deportiva.

Los manifestantes exigieron que ese proyecto sea frenado, porque ha significado la tala de árboles de ese pulmón verde de la Ciudad de México, de donde se prevén tomar siete hectáreas para construir el inmueble.

Antes, el 10 de febrero pasado, vecinos de las colonias Roma Norte y Sur denunciaron ante los medios a las autoridades de la Delegación Cuauhtémoc y a las del GDF, especialmente a la Secretaría del Medio Ambiente, a cargo de Tanya Müller García, por la tala de decenas de árboles de más de 60 años de antigüedad de la calle de Querétaro, bajo el argumento de tener una figura “deforme” y significar un riesgo.

Ayer, la historia se repitió en las cercanías de Río Mixcoac, ahora con la diferencia de que el Gobierno del Distrito Federal utilizó a decenas de granaderos para inhibir las protestas de vecinos y activistas, quienes acusaron a las autoridades capitalinas de talar más de 800 árboles para dar paso a un supuesto “circuito inmobiliario” e impulsar nuevos desarrollos en esa zona.

Activistas calificaron al gobierno de Miguel Ángel Mancera de “ecocida”, después de que durante la noche del sábado y la madrugada del domingo, con respaldo de policías y cuadrillas de trabajadores, arrancaron de raíz cientos de árboles.

Los manifestantes reclamaron al gobierno de Mancera el que el Cuerpo de Granaderos del Distrito Federal los encapsularan y amenazaran, cuando su reclamo era pacífico y directo contra las autoridades delegacionales, de la Secretaría de Medio Ambiente y el propio GDF que, a su juicio, han devastado a la capital del país a hurtadillas, a espaldas de los vecinos, “por las noches y como las ratas”.

“Ahorita están los vecinos indignados por la situación de ayer [sábado por la tarde y noche], no se podía ni caminar de lo que tiraron. Había más de 50 camiones de redilas llevándose los árboles que habían talado. Los vecinos por más que intentaron no pudieron evitarlo, y como era simultáneo no había manera hacia dónde correr. Agarraron un árbol y ése árbol lo protegieron, fueron los que quedaron los que lograron proteger”, dijo a Susana Kanahuati, activista y vecina de la zona.

La tala también tiene relación con la construcción de un puente que, a juicio de los ciudadanos, causaría mayor daño que beneficio. “Siempre se pidió que ese proyecto no se hiciera como estaba. El Proyecto del doble túnel, el deprimido de Río Mixcoac de 1 kilómetro, es muy riesgoso es muy largo y además, precisamente no era socialmente responsable, por costos, por el daño ecológico, por comprometer los ríos entubados”, recriminó Kanahuati.

Esta nueva acción del GDF, a cargo de Mancera Espinosa, tensa aún más la relación que actualmente tiene la ciudadanía con ese político, que por cierto está en su punto más bajo de popularidad entre los capitalinos.

La tala en Río Mixcoac ha causado indignación no sólo de los vecinos, sino que diferentes grupos civiles se han unido a las protestas y también usuarios de redes sociales han comenzado a desplegar campañas para reclamar a Miguel Ángel Mancera por estas acciones que, afirman, muestran el talante de un Jefe de Gobierno que no escucha a la sociedad y al que no le interesan sus ciudadanos.

De acuerdo con Daniel Gershenson, ambientalista y presidente de la organización Alconsumidor, esta acción “demuestra una vez más la acción totalmente conocida de Miguel Ángel Mancera y de las autoridades de la Secretaría del Medio Ambiente, que están para defender el entorno ecológico en una zona en donde se pudo haber construido una alternativa de vialidad que no comprometiera estos miles de árboles que constituyen el patrimonio de toda la ciudad”.

Sin embargo, han tomado decisiones “a espaldas de la ciudadanía”.

“Mancera, con su indiferencia, ha demostrado que realmente no le interesa en lo más mínimo el medio ambiente en la Ciudad de México, como tampoco le interesa a la actual Secretaría de Medio Ambiente, a la señora Tanya Müller García”, denunció.

Una vez más, y a sólo unos días de que arranquen las campañas políticas rumbo a las elecciones del 7 de junio próximo, donde en la capital del país se votará a los 16 delegados y a la totalidad de los representantes de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Mancera Espinosa está de nuevo en el ojo de las organizaciones civiles: esta vez son las que defienden el medio ambiente, además de vecinos enojados por hacerlos de lado en la toma de decisiones.

Pero no es el único frente abierto del titular del GDF: están también los reclamos por la inseguridad que ha crecido en sus 27 meses de gobierno, lo mismo que la violación de los derechos humanos por parte de las propias autoridades encargadas de la impartición de justicia, las malas decisiones en materia de transporte, e incluso los señalamientos de estar “consintiendo” que los recursos e instituciones del Distrito Federal –donde el Partido Revolucionario Institucional (PRI) no ha gobernado desde 1997– se vuelva un escudo de protección contra las protestas que la sociedad civil hace contra el gobierno del Presidente, el priista Enrique Peña Nieto.

Miguel Ángel Mancera Espinosa trae, en promedio, un 70 por ciento de rechazo a su gobierno en poco más de dos años de gobierno. Lo que preocupa es que esta caída es ya una tendencia desde el 5 de diciembre de 2014 y, con acciones como las del sábado y domingo en Río Mixcoac, nadie espera que recupere aquellos niveles de simpatía que lo llevaron al GDF en julio de 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: