“Los Chuchos” ganan… y el PRD se desfigura

22 Feb

El fin de semana pasado, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) realizó su Consejo Nacional para elegir a quienes, como candidatos plurinominales, estarán en las boletas electorales el próximo 7 de junio. El resultado de ese encuentro no hizo sino confirmar lo que ya todo mundo sabe: que la corriente Nueva Izquierda, mejor conocida como la de “Los Chuchos”, no está dispuesta a ceder un milímetro de su poder en ese instituto político y que la democracia, la que tanto presumió este partido de “izquierda”, la defensa de las clases populares y el impulso de acciones progresistas, no son más los objetivos del Sol Azteca.

La corriente de “Los Chuchos” –que lidera Jesús Ortega Martínez, de la mano de su tocayo Jesús Zambrano Grijalva, y de Carlos Navarrete Ruiz, actual presidente nacional del partido– y la de Alternativa Democrática Nacional (ADN), un grupo que tiene sus raíces en el Estado de México y que es encabezado por Héctor Bautista López, actual secretario general del PRD, impusieron su ley y cerraron la puerta, a piedra y lodo, a la democratización del instituto político.

Ambas corrientes impidieron, entre otras, las candidaturas plurinominales de Marcelo Ebrard Casaubón, ex Jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF) y quien impulsa al grupo Movimiento Progresista, y la de René Bejarano Martínez, que lidera la corriente Izquierda Democrática Nacional (IDN), ambos críticos desde años, y en particular desde el inicio del gobierno del priista Enrique Peña Nieto, con las acciones que “Los Chuchos” han tomado y que, de acuerdo con estos disidentes, convirtieron al Sol Azteca en un “partido satélite” del Revolucionario Institucional (PRI), que se pliega a sus decisiones e intereses, y que sirve como vasallo al Presidente de la República.

Con esta nueva muestra de imposición, el PRD se ha desfigurado por completo. Desde el inicio del sexenio peñista comenzó a perder sus rasgos fundacionales, pero ahora ha quedado completamente deforme.

No es más aquel partido que el 5 de mayo de 1989 fundaron Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Heberto Castillo Martínez, Ifigenia Martínez y Hernández, Porfirio Muñoz Ledo y Gilberto Rincón Gallardo, entre otros políticos, algunos incluso líderes históricos de la izquierda mexicana.

Hoy es un instituto político dominado por la ambición del poder por el poder, y que atraviesa por su mayor momento de desprestigio, ante las acciones corruptas e incluso criminales de muchos de sus miembros, la mayoría de ellos ligados a “Los Chuchos”. Como muestra dos de los botones más indignantes de los que se tenga recuerdo: la elección como candidato a Gobernador de Guerrero del priista Ángel Heladio Aguirre Rivero, y la elección como candidato a Alcalde de Iguala de José Luis Abarca Velázquez. Uno señalado como un “cacique” solapador y “corrupto” y otro como un “criminal” ligado a un cártel local y, encima, autor intelectual de la muerte de tres estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa y la desaparición de otros 43 alumnos de esa institución, el 26 de septiembre de 2014.

Ayer, Agustín Guerrero Castillo, dirigente de la corriente Movimiento Progresista y Consejero Nacional, dijo: “Ganó la representación del Pacto por México: Jesús Zambrano Grijalva, [Guadalupe] Acosta Naranjo y todos los que estuvieron ahí. Ganó Enrique Peña Nieto y el PRD perdió su oportunidad de recuperar un carácter de oposición y de contrapeso al PRI [Partido Revolucionario Institucional]. Ganó gente que ha estado negociando las reformas estructurales y esto da muestra clara de qué tipo de oposición será el PRD para a próxima legislatura”.

También, fuentes cercanas a Marcelo Ebrard comentaron que hubo una negociación entre Nueva Izquierda, ADN y Foro Nuevo Sol, para repartirse las candidaturas plurinominales y las de mayoría relativa, excluyendo a todas las demás corrientes.

Incluso, se acusó, el ex priista Rafael Moreno Valle Rosas, actual Gobernador de Puebla, también metió mano y sacó provecho de las candidaturas perredistas, pues la cuarta circunscripción –que abarca al Distrito Federal, Guerrero, Puebla y Tlaxcala– estará encabezada por Zambrano Grijalva, Cristina Gaytán y Luis Maldonado Venegas, quien fue Secretario General de Gobierno de Moreno Valle Rosas.

Luis Maldonado, quien se inscribió al PRD hace unos meses, es uno de los creadores de la Ley Bala en Puebla y, además, metió a la cárcel a perredistas opositores, dijo Agustín Guerrero. “Dejan fuera a Marcelo para darle una candidatura a él”, criticó.

Este tipo de movimientos se dieron durante todo el fin de semana. Al final, la mayoría de las candidaturas plurinominales quedaron en manos de “Los Chuchos”, de ADN, de

Vanguardia Progresista –un grupo que encabeza Miguel Ángel Mancera Espinosa–, Foro Nuevo Sol de la Senadora Amalia García Medina y, ya con poca representación, quedó IDN, de Bejarano Martínez.

Este “agandalle” –como le llamaron algunos–, se puede prever desde ahora, no traerá nada bueno para ese partido. Lo que se avecina es una nueva oleada de renuncias entre sus militantes y más descrédito entre la ciudadanía.

Si antes de este Consejo, el PRD ya estaba en la mira de todos por su cerrazón e inequidad, por sus escándalos criminales y de sumisión ante el PRI y el Presidente, ahora se abrió de capa y mostró que si está cerrado a la democracia interna, menos aún promoverá la externa, lo que claramente conviene tanto para el PRI como para el gobierno federal, emanado del tricolor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: