La policía de Iguala sí usó armas alemanas ilegales el 26 de septiembre, confirma Taz

26 Ene

Varias armas que usaron los policías de Iguala el 26 de septiembre pasado, cuando secuestraron a los 43 estudiantes de la Normal Superior de Ayotzinapa, eran alemanas y fueron llevadas a Guerrero de manera ilegal por medio de pedimentos de importación falsificados por un fabricante de armamento y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) de México, confirmó el periódico berlinés Taz.

“El Departamento de Policía de la ciudad mexicana de Iguala tenían más armas alemanas de lo que se pensaba anteriormente. Además, la evidencia sugiere que las armas de Heckler & Koch (H&K) estaban en uso durante la masacre de estudiantes en septiembre del año pasado, en el estado de Guerrero. Así se desprende de los documentos presentados a Taz”.

La nota firmada por Wolf-Dieter Vogel, autor de otros textos desde México para el periódico alemán, recuerda que seis personas murieron y 43 desaparecieron el 26 de septiembre pasado durante un ataque conjunto de la policía y los sicarios de la mafia en contra de los estudiantes.

El mismo autor dijo que sólo esa empresa de armas, Heckler & Koch, exportó 4 mil 500 fusiles de asalto G36 entre 2006 y 2009. Un juicio se desarrolla desde 2010 en Alemania para establecer el grado de culpabilidad de la casa de armas, que tiene prohibido por ley exportar sus fusiles a zonas de conflicto, en este caso Guerrero y otros cuatro estados mexicanos.

“A la mañana siguiente, los fiscales encontraron en la policía local de más de 200 armas, incluyendo 37 rifles de asalto del tipo fabricado por la empresa H&K, los G36, que no tienen licencia de exportación para esa región [de México]”.

Taz dice tener confirmada la lista de armas que dispuso la Policía de Iguala. Eran rifles de asalto. No se sabe si fueron detonados esa noche, pero sí que estaban asignadas a varios de los agentes que hoy están detenidos. “Así que hay muchos indicios de que durante la noche [del 26 de septiembre] llevaban las armas”.

SinEmbargo dio a conocer ayer, citando a Taz, que documentos oficiales de exportación obtenidos por diputados federales alemanes del partido opositor Los Verdes habrían probado que la Secretaría de la Defensa y un funcionario de la empresa armamentista Heckler & Koch (H&K) introdujeron ilegalmente armas alemanas al estado de Guerrero, y estas armas de alto calibre fueron utilizadas por policías y criminales.

El periódico alemán dijo en un artículo que “las autoridades mexicanas han ocultado, a través de información falsa en los documentos de exportación, el paradero ilegal de armas alemanas y así se desprende de una carta que fue entregada por el Ministerio Federal de Economía (BMWi) al Diputado federal Hans-Christian Ströbele, del partido Los Verdes”.

Los compradores declararon que los rifles de asalto importados de Heckler&Koch, empresa alemana dedicada a la fabricación de armas de fuego, habían llegado a los estados para los cuales existía un permiso de exportación.

Pero los rifles tipo G36 terminaron, en realidad, en Guerrero.

Debido a la difícil situación de derechos humanos en México, las autoridades alemanas de exportación “habían explícitamente negado un permiso para Guerrero y otros tres estados”, dijo Taz. “Por lo tanto, el país receptor, México, ha violado los principios políticos del Gobierno Federal Alemán para la exportación de armas de guerra y otros equipos militares”, criticó Ströbele en el mismo medio. Demandó que no se aprueben más exportaciones de armas hacia México.

Taz recordó que los fusiles fueron asegurados a policías de Guerrero que, en conjunto con sicarios del crimen organizado, atacaron a los normalistas en Iguala el 26 de septiembre pasado. Seis personas murieron en este ataque, 43 estudiantes desaparecieron.

Taz dijo que los fabricantes de rifles de la región Suabia tenían las manos metidas en la manipulación de los documentos de exportación. “En la primavera de 2013, la gerencia culpó a dos empleados de ser responsables de la operación ilegal. Los dos fueron despedidos. En un proceso laboral posterior, los despedidos confirmaron que no podían haber actuado sin el conocimiento de la dirección de la empresa”.

“Según sus declaraciones, los documentos fueron alterados en México, en acuerdo con un representante comercial de H&K que reside allí”.

El periódico alemán agregó: “Ahora se confirmó esta sospecha”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: