Ingreso en México se estancó desde hace 23 años: Coneval; pobres, 45.5% de la población

7 Ene

En 23 años el ingreso en los hogares mexicanos no se ha elevado. Los programas de desarrollo social están dispersos y tampoco han logrado reducir la pobreza, mientras que los programas productivos tampoco reflejan los resultados adecuados, concluye el Informe de la Política de Desarrollo Social 2015, elaborado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

El documento advierte que ni el crecimiento económico, que ha sido de 1.2 por ciento en promedio anual per cápita entre 1993 y 2013, ni los programas de combate a la pobreza han dado resultados, por lo que sugiere aclarar el alcance de los seis objetivos de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, uno de los proyectos estrella del actual gobierno federal, y determinar cuáles de ellos se aplican a los 7 millones de personas de población objetivo y cuáles son más amplios.

“La calidad de los servicios para la población en pobreza y pobreza extrema es aún insuficiente y el acceso efectivo a los derechos sociales no favorece a grupos tales como indígenas, discapacitados, adultos mayores y mujeres”, consigna.

“El poder adquisitivo del ingreso se ha reducido desde 1992. Las crisis económicas de 1994 y 2009, la volatilidad de los precios de los alimentos desde 2007, así como la falta de crecimiento de la productividad en largo plazo han sido responsables de esta problemática”, añade.

También atribuye como causas las crisis económicas de 1994 y 2009, la volatilidad de los precios de los alimentos desde 2007, así como la falta de crecimiento de la productividad en largo plazo.

A nivel nacional, el número de personas en situación de pobreza se incrementó en medio millón de personas entre 2010 y 2012 llegando a 53.3 millones en 2012 (45.4 por ciento).

La pobreza extrema se redujo de 13.0 millones de personas a 11.5 en 2012. El número promedio de carencias sociales de esta población disminuyó de 3.8 en 2010 a 3.7 en 2012

Entre 2010 y 2012, los estados donde la pobreza aumentó más en puntos porcentuales, fueron Nayarit y Quintana Roo. Las entidades con mayor disminución fueron Zacatecas y Tabasco.

Por municipios, se observa que en general los mayores porcentajes de pobreza están en zonas rurales marginados en entidades como Chiapas, Veracruz, Oaxaca y Chihuahua. Pero también es notable que los mayores volúmenes de población en pobreza se encuentran en municipios urbanos grandes en entidades tales como Estado de México, Distrito Federal, Guerrero, Puebla y Baja California.

“México continúa presentando desigualdad en la distribución del ingreso ya que el coeficiente de Gini pasó, a nivel nacional, de 0.529 en 1992 a 0.498 en 2012”.

La carencia por acceso a la seguridad social fue la mayor del país tanto en 2010 como en 2012.

En 2012, el 53 por ciento de las personas de 65 años o más no trabajaban y no recibían pensión. El 44.1 por ciento de los hombres no cotizaba y nunca había cotizado a una entidad de seguridad social, el porcentaje en las mujeres fue de 52.7 por ciento.

En septiembre de 2014 los subocupados representaron 8.2 por ciento de la población ocupada, casi el doble que la tasa promedio de desocupación de la población desempleada que fue de 4.6 por ciento entre 2006 y 2014.

“Aunque el número de trabajadores asegurados por el Instituto Mexicano del Seguro Social haya aumentado, el crecimiento no ha sido suficiente para incorporar a la población que se integra año con año al mercado laborar (casi un millón de personas)”, destaca el documento.

Al tercer trimestre del 2014, la tasa de informalidad era de 58 por ciento de la población ocupada.

El documento incluye datos de los principales resultados de las mil 504 evaluaciones a programas, acciones y políticas de desarrollo social realizadas por el CONEVAL entre 2007 y junio de 2014, así como de los indicadores trimestrales.

Asimismo, aborda los siguientes temas: primero, la situación del ejercicio de los derechos sociales a través de diversos indicadores de desarrollo social en el país, desde inicios de los años noventa; segundo, los avances y retos de la política de desarrollo social en México y tercero, para dar cumplimiento al Esquema General de Evaluación de la Cruzada Nacional contra el Hambre 2013-2019.

ALIMENTACIÓN, EDUCACIÓN AMBIENTE

El informe señala que entre 2008 y 2010 la carencia alimentaria se incrementó derivado, entre otras cosas, de la crisis financiera que el país enfrentó y de la volatilidad del precio de los alimentos. De 2010 a 2012 hubo una ligera mejora; la carencia alimentaria llegó a 23.3 por ciento de la población en 2012, mientras que la desnutrición crónica entre infantes menores de cinco años fue de 13 .6 por ciento. Una de cada diez personas en México presentó inseguridad alimentaria severa.

En 12 años, los índices de obesidad en los adultos mexicanos se han incrementado 15.2 por ciento, lo que favorece la aparición de enfermedades crónico degenerativas como la diabetes.

En materia de educación, los mexicanos presentaron un rezago de 19.2 por ciento, lo que representa 22.6 millones de personas. La asistencia escolar de las personas entre dieciocho y veinticinco años sigue siendo la que registra menor porcentaje, a pesar del incremento de ocho puntos porcentuales, esto se agudiza en el caso de la población con ingresos inferiores, que solamente aumentó 4.4 puntos porcentuales y alcanzó el 10 por ciento en 2012.

La disminución de la superficie de bosques y selvas en el país es otro de los temas que toca el informe. Señala que en 2011 la superficie cubierta por bosques y selvas llegó a 33.8 por ciento. Hace dos años el costo económico que se tendría que asumir por los daños ambientales fue del 6.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

EL ACCESO A LA VIVIENDA

De 2008 a 2012 ha disminuido el porcentaje de personas con carencia por calidad y espacios de la vivienda (en 2012, representó 13.6 por ciento, lo que equivale a 15.9 millones de personas).

En 2012 la población con carencia por acceso a los servicios básicos en la vivienda representaba 15 por ciento, equivalente a 17.6 millones. En cuanto a los componentes, la mayor reducción se dio en la población en viviendas sin acceso al agua (3.4 puntos porcentuales).

En 2012, 40.8 por ciento (11.1 millones) de la población en zonas rurales, no contó con servicios básicos de la vivienda, mientras que en el caso de las viviendas en zonas urbanas fue 7.2 (6.5 millones).

LA CRUZADA CONTRA EL HAMBRE

En 2014 el Coneval detectó 5 ml 904 programas de desarrollo social a escala federal, estatal y municipal, y 80 por ciento de los ayuntamientos no presentó información. “Un ejemplo de que más recursos no es suficiente es que el monto de los asignados a la educación no se ven reflejados en los resultados educativos”, sostiene.

El documento incluye una evaluación sobre la Cruzada Contra el Hambre, lanzada en 2013 establece que El ingreso corriente mensual per cápita de la población en pobreza en los 400 municipios de la Cruzada es de mil 060.7 pesos, casi el doble que el de la población en pobreza extrema alimentaria (561.9 pesos).

La mitad de la población encuestada se encontró ocupada en empleos subordinados, mientras que había seis de cada diez personas en pobreza extrema alimentaria estaban ocupados en el sector primario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: