#Anuario2014 | Zambrano dio un “cartucho de dinamita” a Navarrete… y se fue a Uruguay

30 Dic

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/d30/56490682/files/2014/12/img_1223.jpg

El 30 de noviembre, después de semanas de silencio y de entregar la presidencia nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD) a Carlos Navarrete Ruiz, el ex dirigente Jesús Zambrano Grijalva dio señales de vida: envió algunas declaraciones desde Uruguay.

El ahora director del Departamento de Relaciones Internacionales del PRD viajó a Uruguay para presenciar la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, en las que el Frente Amplio postuló a Tabaré Vázquez a la presidencia y a Raúl Sendic a la vicepresidencia.

“Hay una gran confianza en el triunfo del Frente Amplio, con una ventaja de más de 10 puntos. Con nuestra presencia fortalecemos los lazos de amistad con nuestros hermanos de la izquierda uruguaya y del subcontinente latinoamericano que se dan cita en este país. Además, refrendamos nuestra convicción de compartir compromisos democráticos y de lucha por la igualdad social”, dijo Zambrano Grijalva.

El ex líder nacional del perredismo anunció que se reuniría con Tabaré Vázquez, una vez proclamado vencedor.

El perredista hacía semanas que permanecía fuera de los reflectores de los medios, después de que a principios de noviembre, fuera increpado por estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Ese día, jóvenes universitarios le gritaron: “¡Asesino!” y “¡Vivos se los llevaron los queremos!”, y le mostraron carteles con la leyenda “Lárgate”, cuando Zambrano participaba en una mesa de diálogo.

Fue una de últimas veces que se le vio en algún evento público en México. Después de eso, Zambrano se fue a viajar.

Según informó el propio Zambrano, además de su viaje por Uruguay, celebraba acuerdos previos al Foro de Sao Paulo que se realizará en México en agosto de 2015.

“Afianzamos las relaciones con las personalidades que asistirán al Segundo Encuentro Internacional de la Izquierda Democrática”, dijo a través de un comunicado de prensa enviado desde las oficinas del PRD en noviembre. Durante diciembre no se conocieron detalles de la agenda del ex presidente del PRD.

Zambrano dejó la dirigencia del partido en octubre y recibió el nombramiento de director del Departamento de Relaciones Internacionales del Sol Azteca.

Antes, el perredista afirmó que se iba de la presidencia con la satisfacción de dejar un partido estable. Durante los últimos meses de su administración Jesús Zambrano negó dejar un partido en crisis, aún después de los hechos de Iguala, donde un Alcalde apoyado por su dirigencia, estaba involucrado en la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa y el asesinato de seis.

“Me voy con la frente en alto”, dijo el 1 de octubre, unos días antes de la elección de Navarrete Ruiz.

“Me tocó dibujar la identidad de una izquierda que México necesita, por eso firmamos los acuerdos del Pacto por México y sacamos la Reforma Educativa y la controvertida Reforma en Telecomunicaciones. Un sector amplio de la sociedad y del empresariado nos dice que esta es la izquierda que México necesita para cambiar de fondo al país”, dijo.

Además Jesús Zambrano declaró que esperaba que la próxima presidencia continuara con esa línea, el de una “izquierda comprometida con las clases medias y empresariado del país”.

El dirigente aseguró que dejaba buenas cuentas políticas y criticó a quienes lo acusaban de dejar “una izquierda vendida” con la derecha.

“Que exhiban las facturas esos que dicen que vendí al partido. Yo sé que hay analistas, que se dicen analistas o escritores del PRD, que tienen muchos deseos que el PRD desaparezca”, indicó.

EL CARTUCHO DE DINAMITA
El 5 de octubre el PRD el Primer Pleno ordinario lX Consejo Nacional electo el 7 de septiembre pasado, erigió como nuevo presidente nacional a Carlos Navarrete Ruiz y como secretario general a Héctor Bautista López, de NI y ADN respectivamente.

Zambrano entregó la estafeta ese fin de semana, y Carlos Navarrete le agradeció por los resultados de su administración.

“Jesús cumpliste bien, lo hiciste bien”, dijo ante los consejeros nacionales que lo eligieron por mayoría esa madrugada.

Dos días después de felicitar a Zambrano, el 7 de octubre, Navarrete viajó a Iguala con todos los integrantes del nuevo Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRD y pidió perdón a los habitantes del municipio por el error cometido en torno a la elección de José Luis Abarca Velázquez, entonces prófugo.

El presidente nacional reconoció que todos sabían de las acusaciones que pesaban sobre Abarca y sus ilícitos y que nadie actuó.

“Reconocemos que no fuimos lo suficientemente cuidadosos, porque aceptamos que un candidato externo, que no era miembro del PRD, fuese candidato en Iguala y que permitiera, o incluso dirigiera, la cooptación de la policía municipal por parte de la delincuencia organizada. Los perredistas asumimos nuestro error y ofrecemos al pueblo de Guerrero nuestras disculpas y pedimos su perdón”, dijo.

Diez días después, el 18 de noviembre, el semblante del perredista que recibió con mariachi su nombramiento el 5 de octubre era totalmente distinto: no estaba dibujada aquella sonrisa de la madrugada de su elección.

Ese día afirmó que al momento de ser nombrado nuevo presidente del Sol Azteca, no recibió un nombramiento, sino “nos entregaron un cartucho de dinamita en las manos”.

Descartó que ese “cartucho de dinamita” lo entregara el dirigente saliente Jesús Zambrano Grijalva y acusó al gobierno federal de ser omiso, a pesar de conocer lo que sucedía en varios municipios de Guerrero.

“Jesús Zambrano ha salido a esclarecer su responsabilidad política, lo ha hecho correctamente […] el cartucho de dinamita estuvo incubándose en un pequeño municipio de Guerrero durante meses, vuelvo a insistir porque las cosas se pierden, desde cuándo supo la PGR [Procuraduría General de Justicia] que había más de cuatro municipios con problemas”, dijo.

Sobre Jesús Zambrano pesan acusaciones de omisión graves en torno al caso de Ayotzinapa. La pareja compuesta por la Senadora María de los Dolores Padierna y René Bejarano Martínez, acusan a su dirigencia de permitir que ocurrieran los hechos de Iguala.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: