Recetas de 10 puntos: pildoritas para un México enfermo

1 Dic

A sólo tres días de cumplirse el segundo año del gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto ni él ni su equipo de trabajo han encontrado la medicina correcta para los grandes males del país.

Por el contrario, en apenas dos años –tiempo en el que anteriores Presidentes han sumado un poder envidiable y una capacidad de operación holgada­­– este gobierno ha caído en una profunda crisis de credibilidad, corrupción y violencia, y las cifras de popularidad del mandatario mexiquense están en picada. Para colmo, su imagen internacional se ha deteriorado desde el optimismo del “Salvando México” a la calificación de “Estado fallido”.

La revista Forbes publicó en la segunda semana de noviembre un ranqueo donde se muestra que el Presidente de México bajó 23 lugares en la lista de los más poderosos, derivado de la crisis y las protestas sociales por el asesinato de seis estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, en Iguala, Guerrero, y la desaparición de otros 43 jóvenes de esa institución el 26 de septiembre pasado.

Es decir, en 24 meses, pese a las reformas estructurales en las que se volcó durante el primer año y medio de su gobierno, incluida la apertura total del sector energético mexicano, la decepción ciudadana y el hartazgo por el abuso descarado de políticos y funcionarios públicos, abiertamente cómplices del crimen organizado, le ha generado un desplome como no se había visto en décadas.

Ayer, otra vez en crisis y otra vez con una receta de 10 puntos que se antoja, de nuevo, como un paliativo, un mejoralito, una pildorita para un enfermo en gravedad extrema, Peña Nieto respondió al descontento y al rechazo ciudadano con 10 puntos que, desde su punto de vista, mejorarán las condiciones de inseguridad y justicia en el país.

Por enésima vez desde 2011, cuando ya era el candidato favorito del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para aspirar a la Presidencia de la República, como lo hizo en su campaña de 2012 y como ha hecho a lo largo de estos dos años, el Presidente repitió la dosis que, por desgracia, no han dado resultado para mejorar la salud de la República.

Sin embargo, no hay la suficiente confianza para que esta vez la receta dé resultados pues, de acuerdo con analistas, no atacan con suficiencia, con rigor y con un verdadero compromiso los grandes males: la corrupción, la falta de transparencia y la impunidad que se fomenta desde el Estado mismo.

Las recetas de esta Presidencia, casi siempre explicadas al enfermo en 10 puntos para que le queden claras, para que siga las indicaciones al pie de la letra y para que mejore en pocos días, no han servido de nada y México permanece en terapia intensiva, agravado por la falta de crecimiento, el aumento de la pobreza, el desempleo y la falta de oportunidades para los niños, adolescentes y jóvenes, ahora encima perseguidos, atacados, desaparecidos y asesinados por el crimen organizado, incluidos delincuentes civiles, políticos y funcionarios públicos de todos los niveles.

Las pildoritas no van a solucionar los problemas de un enfermo que aún no está en fase terminal, pero al que se arriesga con tratamientos que no buscan la cura sino simplemente son paliativos.

Esa medicina ya no sirve.

Más allá de los cambios que ahora intenta hacer el Presidente para relanzar una estrategia de seguridad y justicia, el tratamiento debe llevar implícito un compromiso real que, a la luz de la indignación nacional y mundial provocada por el ataque a los estudiantes normalistas, y tras los escándalos relacionados con las propiedades millonarias de su esposa y los conflictos de interés del Jefe del Ejecutivo con empresarios, debe comenzar a asumirse desde casa, desde Los Pinos.

Ahí está el inicio del cambio, ahí está la medicina que puede levantar a este enfermo de su lecho, pero recetarla y tomarla requerirá de una voluntad política extraordinaria… y no se ve claro que en este sexenio se tenga esa facultad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: