Lo que no funcionó

1 Dic

Han pasado dos meses y estamos como el primer día.

En los hechos, el arresto del ex Alcalde de Iguala y su esposa, y la licencia de Ángel Aguirre del cargo de Gobernador de Guerrero, así como el arresto de elementos de seguridad y miembros del crimen organizado no abonan a la principal causa: saber qué fue de los estudiantes de Ayotzinapa, secuestrados el 26 de septiembre de este año en las narices de todas las fuerzas del Estado. Allí estaban, en Iguala, el Ejército, la Policía Federal, los del Estado…

Los padres los siguen esperando. Los voluntarios y las mismas autoridades siguen atendiendo a pistas mientras la versión de Jesús Murillo Karam, Procurador General de la República, ha pasado como una burla.

Ante los ojos de México y del mundo, no se ha dado una respuesta satisfactoria aunque existan cien averiguaciones previas y se libres cincuenta órdenes de aprehensión más. La pregunta de hace dos meses es la misma: ¿En dónde están?

Y hasta hoy, no hay respuesta.

Hay poco qué decir sobre esto que la sociedad misma no sepa. Sólo que el dolor ha penetrado profundo en un México de por sí herido, lastimado por gobiernos poco eficientes, pasmados, atrapados por la corrupción y la impunidad.

El Presidente Enrique Peña Nieto, dijo el Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, anunciará en breve cambios para eliminar lo que “no funcionó”. Como Carlos Salinas en 1994, cuando estalló la revuelta indígena de Chiapas, cuando nació el Ejército Zapatista de Liberación nacional. Como muchas veces se ha escuchado.

Demasiado ambicioso el anuncio. Demasiado para creerse: “lo que no funcionó” es mucho, y viene de muchos años atrás.

No funcionaron las políticas contra la pobreza, por ejemplo.

No funcionó la estrategia de seguridad como tampoco han funcionado las reformas “estructurales”.

No han funcionado los controles para evitar la corrupción y no funcionan, hasta hoy, los mecanismos de rendición de cuentas y el Presidente mismo está para contarlo: tuvo que venir el escándalo para que se diera a conocer.

Esperemos que “lo que no funcionó”, es decir, los cambios que se avecinan, no sean endurecerse más. Responder con mayor presión a la prensa, por ejemplo, o a otros sectores.

Esperemos que “lo que no funcionó” incluya el reconocimiento tácito de que México no es Atlacomulco y muchas cosas cambiaron en este país desde la última vez que el PRI estaba en el poder…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: