El derecho legítimo a protestar en paz

24 Nov

Muchos eventos están programados para este jueves, que sólo por la promesa de la convocatoria podría ser histórico. El ambiente de solidaridad hacia los normalistas desaparecidos y sus familias ha crecido no sólo en México sino también en el extranjero y hay una conciencia cada vez más extendida de que México, por las buenas o por las buenas, debe cambiar para bien.

No puede ser, lo de hoy, una fiesta; aunque sea cívica. No puede ser una celebración. Es lo que es: un llamado a las autoridades a atender los urgentes que tanto se han ignorado porque se ha dado prioridad a una agenda muy distinta a la del ciudadano común. Pero que sea una protesta, un acto de descontento, un llamado de atención o un grito unánime, un “ya me cansé” o un “ya basta”; aunque sea un reclamo sentido por un país lastimado, no tiene por qué derivar en violencia.

Lo saben los que han estado en las marchas de las últimas semanas: es un grupo muy pequeño, ubicable y ubicado, el que convierte expresiones cívicas en zafarranchos que ocupan noticieros televisivos y portadas de los diarios. También sabe mucha gente que hay familias en las movilizaciones, gente muy ajena a estos grupos minoritarios, que reclaman cosas puntuales como el derecho a la seguridad, al de vivir en paz y al de ser escuchados.

Hay una enorme oportunidad para que, este jueves, los que son menos aprovechen el anonimato que dará una movilización masiva para cometer desmanes. No debe permitirse.

El sentido original de esas expresiones que hoy vemos por todo el país ha sido convocar al gobierno a retomar la agenda social y las verdaderas causas de los ciudadanos y abandonar la agenda que sólo beneficia a los grupos empoderados.

Ese sentido debe mantenerse hasta el final, o todo por lo que han luchado las familias, a los ciudadanos comunes, a las distintas clases sociales se perderá.

El llamado es a la paz, y debe ser por la paz. Es la única manera de conducir o encausar el deseo legítimo de un cambio hacía un puerto seguro.

La violencia no construye. Construye más la solidaridad.

IMG_0535.JPG

IMG_0548.JPG

IMG_0577.JPG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: