Archivo | agosto, 2014

“EN 2018… TENDRÉ GANAS DE JUBILARME”: HÉCTOR SERRANO

29 Ago

Esta semana, SinEmbargo publicó una serie de reportajes que perfilaron al Secretario de Gobierno del Distrito Federal, Héctor Serrano Cortés. Documentó que la influencia política del hombre que ocupa el segundo cargo más importante en la administración capitalina va más allá de sus funciones formales y alcanza la filas del perredismo, las delegaciones, la Asamblea de Representantes y grupos de vendedores ambulantes. También reveló que no está titulado y él mismo así lo aceptó después de que fuera publicado.

Ahora, en entrevista, habla lo mismo de sus estudios que de su espiritualidad y religión; de la trayectoria laboral de sus parientes y de sus aspiraciones profesionales y personales; de su amistad con la lideresa de ambulantes Alejandra Barrios y de su lealtad a Mancera.

El oficio político del Secretario es visible siempre. No niega a sus amigos y aunque torea las preguntas difíciles, no las rechaza. Llegó solo a la cita en un café del Centro Histórico, arropado en pleno verano y midiendo sus pasos. Después de una conversación informal en la que habló de su operación de cáncer de riñón accedió, casi sin peros, a responder con grabadora prendida.

Sólo se han editado algunas respuestas que, a juicio de los editores, no daban claridad o eran demasiado barrocas. Gran parte de la conversación con SinEmbargo está aquí, como se ofreció al funcionario…

Héctor Serrano Cortés es uno de los nombres habituales que surgen cuando se piensa cómo será la Ciudad de México en 2018. Y dado su poder, cualquiera diría que buscará la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal.

–¿Qué sigue después de 2018? –suspira el funcionario cuando acepta fabricar el escenario–. Yo, con 57 años de edad, con ganas de jubilarme y con una familia llena de hijos y de nietos…

Es de mañana en el Centro Histórico capitalino y Serrano Cortés no se ha retrasado un solo minuto para la cita. Se presenta abrigado hasta el cuello, acaso para protegerse de esa tos que le interrumpirá en algunos tramos de la charla. No sólo habla de él mismo; también de sus allegados que ocupan o han ocupado cargos en la administración pública: hijo, hermano, ex esposa… En ningún caso hay asomo de nepotismo, según sus palabras.

No tiene límites ni reparos al hablar de la charrería, ese gusto que después de más de treinta años de trabajo considera merecido. “Depende de cómo lo veas. 2 mil 500 pesos te cuesta la manutención de un caballo, al mes… ¡Yo gano 80 mil pesos al mes! …Me lo puedo permitir, tranquilamente”, dice sin ningún tapujo.

No hay tema que no aborde, que no responda, que no quiera exponer con amplitud. No hay asunto sobre el cual no desee dejar claras sus creencias y convicciones. Aun cuando se trate de la duda que envuelve a esa licenciatura suya en Derecho. Este sitio digital publicó que el Secretario de Gobierno de la administración capitalina no había concluido su formación universitaria. Y eso es lo primero que aclara: “Jamás me he ostentado como licenciado”.

Pero, esta mañana, aún hay un directorio con tal dato curricular. El funcionario actúa con inmediatez. Le llama a la subdirectora de Comunicación Social de la Secretaría de Gobierno, Martha Bautista. Le pide revisar el portal de la dependencia para corroborar.

El dato está ahí, en el apartado de Transparencia, donde figura un directorio con los perfiles de puestos y fichas curriculares de los servidores públicos de la Secretaría.

Además de ese listado, Serrano Cortés también aparecía como licenciado en el directorio de funcionarios del gobierno capitalino que publica el Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Distrito Federal (InfoDF). Esa información ya fue corregida.

El Secretario desliza, sobre el té con leche que ordenó, una promesa personal pero que tiene como testigo a Migue Ángel Mancera, Jefe del Gobierno capitalino.

“Algo importante -acota mientras explica el tema-: Yo le ofrecí a mi Jefe de Gobierno que es Doctor en Derecho, que en algún momento de mi vida, yo sería Doctor en Derecho y es un objetivo personal que no voy a declinar y estaré inscrito en el mes de octubre en la Maestría y les daré oportunamente los datos de la Universidad que es una universidad donde también estudian mis hijos…”.

Del Jefe de Gobierno -su jefe inmediato- dice: “Para mí es un líder con quien comparto un proyecto político, yo acompaño al Jefe de Gobierno de un proyecto político y el Jefe de Gobierno me acompaña a mí”.

También hay anhelos más inmediatos, como los relacionados con la salud.

–Estoy soñando que mi próximo todo esté bien. Entiendes que hay cosas mucho más importantes que la vida te provee de manera muy sencilla- dice al arrancar la conversación.

-¿Es un día a la vez? –Es un día a la vez. Eso te hace ser muy reflexivo. Soy de la vieja guardia, y decían que un servidor público tenía que formarse con la frialdad y a veces con insensibilidad de los temas, porque la frialdad te proveía de una especie de caparazón que te motivaba a tomar decisiones. Yo creo que no. Yo creo que el gobierno, el propio servidor público, debe estar vinculado siempre con el sentimiento humano. Cuando tú pierdes esa sensación, cuando tú pierdes ese sentimiento humano, no hay nada más qué hacer, y depende mucho de tus aspiraciones. Yo vivo desde 22 años donde vivo.

-¿Dónde vive usted?

-Hacia el Sur… Quisiera … Hay muchos que conocen… Y le voy a comentar por qué (por qué no brinda el domicilio). En alguna ocasión, me mandaron una marcha de comerciantes a mi casa porque hicimos retiros. Hemos hecho una recuperación importante de zonas; entonces me los mandaron. A veces es preferible mantener un poco discreto, aunque hay muchísimos que lo conocen. Porque al rato, las manifestaciones en lugar de llegar a la Plaza de la Constitución, seguramente van a llegar a mi casa, y lo que menos quiero es que trastoquen la vida de mi familia que es un, que es un, que es mucho. Yo creo que es la parte más importante. Eso es a lo que yo aspiro, a tener las condiciones necesarias para seguir trabajando. Trabajo en mi pasión. Hoy veo al trabajo como una parte de la vida. Mis aspiraciones personales se volcaron hace muchísimos años, cuando después de vivir una etapa muy difícil, de venir de una familia modesta, muy modesta, la vida me ha favorecido con la posibilidad de servir, de tener un espacio en la propia Historia. Hay una parte que yo siempre he destacado que muchas de tus aspiraciones en política tienen que ver con tus aspiraciones personales, y yo les podría decir que este es el cargo más importante de mi vida.

Esta última frase es similar a aquélla que pronunció cuando tomó protesta, por primera vez, como Secretario de Gobierno. Era marzo de 2012 y el Jefe de Gobierno aún era Marcelo Ebrard, a quien Serrano Cortés le expresó su lealtad. Desde que Mancera asumió la Jefatura de Gobierno, Serrano no volvió a hablar con su antiguo jefe, como él mismo ha declarado a la prensa. Ahora, su lealtad es para Mancera.

-Yo siempre he creído que el hombre honra al cargo, y no el cargo hace al hombre. Hay ocasiones que hasta es vergonzante como se porta. Y eso fue mi intención de… Le agradezco mucho a SinEmbargo la oportunidad de transmitir de viva voz de quién soy, por mi propia voz. Entonces, es algo que anhelo… Si quisieran saber de mis aspiraciones de carácter político; yo me he cansado de repetir, primero hay un Jefe de Gobierno que me honra con su amistad, que me parece que honrar mi amistad con él es tratar de ser lo más eficiente posible con los errores que de manera natural te impone la vida como ser humano, con tus pifias, con todo lo que contrae o conlleva que tú eres un ser humano y cometas errores. Pero yo estoy, no por una decisión popular; el Jefe de Gobierno es el único que está en el Gobierno de la Ciudad por una decisión popular. He acreditado durante todos mis tiempos la lealtad a quien he servido porque tu tiempo te obliga en la institucionalidad a saber tus compromisos y cerrar tus ciclos y he cerrado cabalmente mis ciclos. Y cuando adquirí un compromiso con el doctor Miguel Ángel Mancera, iba implícito mi tiempo. Lo que que tuviera que sacrificar en lo personal, si hablamos de que trabajar pudiera ser un sacrificio y sobre todo mi lealtad y el reconocimiento pleno a su liderazgo porque no veo en el Jefe de Gobierno a un funcionario público simple y llano; para mí es un líder con quien comparto un proyecto político, yo acompaño al Jefe de Gobierno de un proyecto político y el Jefe de Gobierno me acompaña a mí, y es algo que es importante resaltar porque también lo he repetido en otros medios… Tal vez con eso asocian a muchos adversarios el impedimento para poder crecer… Y no.

-El potencial, porque eso se va a acabar en el 2018. Tendrá que haber otro líder…

-En el 2018 acompañaré al Jefe de Gobierno. Lo que estoy diciendo a SinEmbargo es algo que muchos políticos difícilmente dirían ante el temor de que mañana bajen sus votos o la imposibilidad de que tenga una intención de continuar, o una posibilidad de ser o no, aspirar a una posición mayor en el Gobierno de la Ciudad… Lo que sigue es ser Jefe de Gobierno, y yo lo que he decidido es acompañar a mi Jefe de Gobierno en la proyección que él tenga. Insisto yo estoy sumado al proyecto del Jefe de Gobierno, y la única forma de ser cabal en los que dices es mantener, no tus intenciones personales, porque entonces queda en un discurso simple y llano, y la única forma de acreditarlo es así. Pocas veces voy a eventos, voy a eventos específicos y emblemáticos porque yo creo que un Secretario de Gobierno tiene que dedicarse al trabajo diario, a las dinámicas que te da la ciudad, que te dan la sensibilidad, que te dan los equilibrios en la movilidad social. Verlo con sensibilidad, acordarte lo que en tu etapa difícil o formativa tuviste para saber qué lastima y qué le duele a la ciudad, y esa parte te compromete por completo. Soy de militancia perredista. Mi origen fue del PRI, yo me formé en el Movimiento de la Juventud Revolucionaria. Soy masón, o me profesé masón desde los 21 años, mucho tuvo que ver con la infiltración entre la parte que correspondía al Movimiento de la Juventud y el Cecap, que era la que formaba cuadros en un PRI que cuando yo conocí estaba muy cercano a la Revolución Mexicana.

-Al final es una posición personal…

Para responder, el funcionario perredista se permite evocar al ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa quien, en los tiempos de la campaña presidencial de 2006, se definió a sí mismo como “católico y pecador estándar”.

-No solamente es una posición personal. Tienes que reconocer lo que es. La única forma en que no lo reconozcas es cuando eso te avergüenza y cuando las cosas no te avergüenzan no tienes por qué ocultarlas, y mucho menos si te crees lo que un político de Acción Nacional decía, el pecador estándar… Tus errores, tus propios errores sin que sobrepasen… Fíjate, la vida es enseñanza y formación. Todos los días te vas integrando, te vas formando, vas madurando, pues en lo que a mí refiere; yo sí creo que debe aplicarse en tu propia dinámica. Entonces, lo que anhelo es tener buena salud, ya lo dirán lo médicos ahora que me hagan un chequeo, pero creo que es el primer reto. Sin salud cualquier tipo de aspiración va a quedar demasiado corta. Hay voces que dijeron a los reporteros de SinEmbargo que muchas veces los padecimientos del funcionario son más bien el resultado de otro cuadro, uno de hipocondría. Que goza de cabal salud y se enferma a conveniencia fue una de las expresiones que vertió sobre este asunto, Guillermo Gazal Jaffif, dirigente de Empresarios y Comerciantes Unidos para la Protección del Centro Histórico de la Ciudad de México (Procentrhico), uno de sus detractores más comunes en la escena pública, debido a una marcada divergencia en sus visiones sobre el reordenamiento del comercio informal del Centro Histórico capitalino.

-Lo de la hipocondría, seguramente lo leyó [en el texto publicado por SinEmbargo], es una expresión de don Guillermo Gazal…

-En el caso del señor Guillermo Gazal, lo conozco desde hace muchos años. Yo no lo recibo porque… Yo lo dejaría así. Todo a su tiempo, y me parece que la verdad siempre llega y las motivaciones siempre se dan. Es un hombre que sé que está enfermo, muy enfermo, y por tal motivo, yo que conozco lo que puede ser una enfermedad, no le diría nada. Lo que puedo decirles a ustedes… Hasta ahora yo no sé a quién representa.

NO ES LICENCIADO
No sólo hace la promesa de licenciarse; sino de doctorarse en Derecho. Al Jefe de Gobierno Capitalino, Miguel Ángel Mancera, le hizo esa promesa. Pero al momento de esta entrevista, sus grados académicos aún están bajo el velo de la confusión.

-En este tema de la licenciatura… Sólo para que quede claro con respecto a la licenciatura…

-Quiero decirles que nunca he ostentado el título y lo que he dicho es que tengo cursos profesionales en Derecho. He tomado cursos, diplomados de todo, pero formalmente tomé un procedimiento que me ha llevado muchos años porque si lo reflexionamos, yo debiera estar titulado desde hace muchos años, pero ha sido muy difícil. Yo empecé los estudios… Mi número de cuenta en el CCH es 78 396-6. Te estoy hablando del [año] 78. Difícilmente les puedo reclamar a mis hijos cuando les exijo que sean puntuales en sus carreras, pero … Yo me caso a los 16 años, a los 17 años soy papá; a los 17 años soy papá de dos hijos.. Y eso provoca que mis hijos tuvieran un balance de interrupción. Era más importante el comer. No soy abogado titulado. La carrera me gusta. Tengo cursos universitarios. Me he tenido que preparar en una infinidad de cursos diversos. Soy experto en Derecho parlamentario porque simplemente me he dedicado al trabajo parlamentario durante nueve años de vida. Parte de lo que te exige la propia posición como experiencia; experiencia eso dice, experiencia por más de cinco años, y pueden checar la ficha curricular de los funcionarios. Algo importante, yo le ofrecí a mi Jefe de Gobierno y en lo personal que… él es doctor en Derecho, y que en algún momento de mi vida, yo sería doctor en Derecho y es un objetivo personal que no voy a declinar y estaré inscrito en el mes de octubre en la maestría y les daré oportunamente los datos de la universidad que es una universidad donde también estudian mis hijos…

–¿Su hijo Alejandro?

-Alejandro no es mi hijo. Alejandro es mi hermano. Y ahorita les voy a comentar esos temas. Por ejemplo, en el caso de la señora Azamar, hace 22 años que me separé de ella; solamente me he casado dos veces. Y con la señora Patricia Azamar teníamos 16 años cuando nos casamos; 16 años teníamos, ella tuvo que hacer su vida, tuvo su propio desarrollo. Estudió una carrera. Y también se aventó toda la vida para poder estudiar. La única forma de poder educar a tus hijos en la preparación es haciéndolo tú mismo. Su madre ahorita estudia. Les quiero aclarar que no trabaja ni está ni en la Delegación Miguel Hidalgo ni Iztapalapa. Se está dedicando a sus estudios. Tres meses que no trabaja.

-En el directorio [de la Delegación Miguel Hidalgo] aún aparece…

-Déjenme checar. Ella está estudiando para pedagoga. Ella tiene una carrera como esteto-cosmetóloga y está ejerciendo en su propia dinámica esa carrera. Actualmente está estudiando la Licenciatura en Pedagogía. Ella es una mujer que ya no tiene hijos que mantener y que tiene una pareja que le sustenta su vida, que tomó la decisión de no trabajar. Así me lo dijo un día. Me dijo: quiero concluir mi carrera y después de que concluya mi carrera, tomar una decisión de saber a qué me dedico. Pero lo digo por una razón: ella tiene que trabajar. Ha trabajado en Iztapalapa, ahí aparece parte de su ficha curricular y obviamente en situaciones donde yo no tenía nada qué ver.

-Hablamos de su ex esposa, hablamos también de su hermano, de su hijo, además están estas delegaciones en donde también están personajes allegados a usted, como los delegados [Víctor Hugo] Romo y [Jesús] Valencia.

-No, yo diría que es, me parece triste que sin conocer el trabajo que ha hecho mi hijo, que es un egresado de la Universidad Anáhuac. Es un chavo que todos los días se prepara, su mérito debe tener también para encontrar su propio espacio. Yo creo, como siempre se lo he dicho a él, que en política la única forma de brillar es con luz propia. Yo lo acabo de decir, con precisión, yo espero una pronta jubilación, en el momento en que el Jefe de Gobierno transite sobre el proyecto después de 2018, lo voy a acompañar siempre, pero también es cierto que yo después de 34 años de trabajo ininterrumpido, y eso empata mucho con lo de hipocondriaco, yo he llegado a tener salmonelosis, he tenido 40 grados de temperatura, y he estado trabajando. Y eso es algo que cualquiera de mi gente cercana lo puede decir porque lo hago con el ejemplo. Todos los días llego a las 7:30 de la mañana, todos los días, y normalmente mi salida es entre 10 y media y 11 de la noche. Como comprenderán yo como ahí en mi oficina, desayuno en mi oficina, atiendo en mi oficina, y mi vida es la oficina. No me quejo.

-¿Come en el escritorio?

-No, no. Tengo un pequeño desayunador donde yo desayuno, y además traté de dignificarlo. Hoy tengo salas, porque no me gusta que estén esperando. Los voy a invitar, por supuesto, a que conozcan la oficina. Mi oficina es la misma que tenía Pepe Ávila (José Ángel Ávila, anterior Secretario de Gobierno), lo que se arregló es donde recibimos a las personas. Y yo dije: Pá’ evitar que digan que remodelé mi oficina; esa se quedó igualita, lo único que cambió fue la decoración y la orientación del sol. De ahí en fuera, todo está igualito. En el caso de los otros espacios lo que hice fueron salitas, porque me paso de una sala a otra, o sea no me gusta que la gente esté esperando, y me van a ver actores políticos, legisladores y demás, entonces lo que hago es: los van pasando a la sala, voy brincando sala a sala, dejo abierta una reunión, cierro la otra, y así es como lo hago.

-¿Como vagones de tren?

-Como salas de emergencia, podrías decir.

“NO ES NEPOTISMO”
Sin pausas, con un tono convencido, Héctor Serrano Cortés habla de sus familiares que también han pertenecido a la administración pública. Les reconoce una política propia del esfuerzo; sobre todo a Héctor, su hijo.

–Héctor también trabaja. Me parece que desde el 2000. Tiene 14 años trabajando. Él ha tenido diferentes cargos en la administración. Cuando su padre no estaba en un cargo como lo tengo ahora, él ha tenido su propia movilidad; y mi hermano Alejandro, de igual manera. Él, ¿qué te puedo decir? Desde los noventa y tantos, hay antecedentes de que él ha estado trabajando en la administración pública. Miren, en la movilidad política algo tiene que ver con lo que vas generando de relación con los actores políticos. Es muy común que tú te comprometes con alguien. Apoyas, te vas a trabajar con él, a su campaña, le echas los kilos, te comprometes, y te dice: “Oye, quiero que me ayudes ahora a mí”. Y también creo que la formación curricular es fundamental; es decir, tienes que tener experiencia, y tienes que tener una dinámica de crecimiento. Si ustedes checan en la señora Azamar, ella en el [año] 84, más o menos, ella fue directora de una CENDI, y siempre se vinculó en esa actividad, entonces, ¿cuál sería lo extraño que después de 25 años fuera directora de CENDIS? Ah, un dato: yo pude haber hecho a mi hijo Diputado. Yo le dije a Héctor que mientras yo sea secretario mi hijo no podrá ser diputado. Yo se lo dije. Y lo digo de manera clara, pregúntenselo a [Jesús] Valencia, yo jamás, jamás le recomendé a Héctor. Héctor forma parte del equipo de Jesús Valencia, que es mi amigo, a quien respeto y quiero mucho, pero yo jamás le recomendé a mi hijo.

-¿Y Víctor Hugo Romo?

-En el caso de Víctor Hugo Romo, te lo digo: Alejandro [su hermano] trabajó con Víctor Hugo desde campaña, y evidentemente también es comprensible. Hoy coincide con dos actores con los que tengo una buena relación, me parece más triste que coincidiera con actores con los que tengo complicación. Por lo menos logramos la posibilidad de consenso interno ¿no? –Secretario, incluso hay tesis académicas sobre el nepotismo en la política mexicana. Tenemos en la Historia aquella frase del ex presidente López Portillo cuando se refirió a su hijo José Ramón: ”Es el orgullo de mi nepotismo”.

-Sí, pero cuando lo recomiendas; cuando no, no. Y cuando acabo de decirlo…

-¿Qué piensa usted de eso?

-Que es correcto. Me parece que es un acto que tiene que ver incluso con la movilidad…
-¿O sea [Héctor] no es el orgullo de su nepotismo?

-No, no, no. De ninguna manera, Yo te diría, muy por el contrario, lo que sí está a mi alcance, en cuanto te conviertes en un dirigente y tienes posibilidad de tener una movilidad interna dentro de un grupo político, para tomar decisiones, es donde debes ser muy cauto, y esas decisiones nunca han sido direccionadas a que alguno de mis familiares se favorezca. Tampoco puedo decir que los voy a limitar. Héctor es un abogado, tiene su carrera propia, tiene su formación, y si tú lo ves, la primera vez que tiene una posición de director es en ésta. Siempre ha venido de posiciones modestas, de ser jefe de unidad departamental. O sea, yo fui Jefe delegacional y mi hijo Jefe de unidad departamental, y lo pueden verificar porque queda la historia de lo que has hecho en tu vida. De ninguna manera. Es más, quiero decirte algo, recientemente alguien quiso dar de alta a uno de mis hijos y le pedí que no, y tomé la decisión platicada con mis hijos. [Les dije] “Mi vida hermosa, mis hijitos, a partir de hoy, ustedes”… Una de mis hijas quiere dedicarse a la defensa de los derechos humanos, es la única hija que tengo, abogados todos. Insisto, lo que les he pedido es: “Miren, no toda la vida voy a continuar en esta posición, déjenme tomar también mi propio tiempo”. Lo acabo de decir con certeza, yo creo que hay un momento en el que debes de retirarte con dignidad, no me voy a quedar como gurú del perredismo, ni me voy a quedar como un asesor experimentado, ni mucho menos. Creo que todo debe de tener su tiempo, yo tengo 34 años, obviamente llega un momento en que haces una reflexión y te falta a veces vivir, te falta disfrutar, producto de tu trabajo. Que tengas un bonito coche, imagínate si no, 34 años de trabajo ininterrumpido, que tengas posibilidad de tener una casa.

–¿Una buena película también?

-Fíjate que ese es mi… tengo un buen sillón, eso es algo bien curioso porque te das cuenta cómo a lo largo de tu vida…y te das cuenta de que tu vida empieza como a checar tus objetivos cuando teniendo acceso a las cosas ya no las quieres.

-¿En un momento las anheló?

-Claro, en un momento hubo. Claro, en un momento la charrería, por ejemplo, que está vinculada…

-Es cara.

-Depende de cómo lo veas. 2 mil 500 pesos te cuesta la manutención de un caballo, al mes.

-¿De qué otra manera puede verse, con [un debate sobre] el salario mínimo, Secretario?

-Está bien, pero yo gano 80 mil pesos al mes, o sea sí me permite, no mantengo ningún hijo…

-Se lo puede permitir…

-Me lo puedo permitir tranquilamente. Además, no lo oculto. Vuelvo a decirlo: lo que te da vergüenza… Lo que te avergüenza lo ocultas; lo que no, no. Lo hice claro ¿y por qué? Porque tiene también una connotación de sentido nacionalista y patriota, es mi percepción. Y yo creo que el traje nacional es algo que debe enorgullecerte, y lo he dicho así…

-¿Charro de Jalisco?

-No de Jalisco. Mira, es que los charros están vinculados con aspectos de sentimiento nacionalista. Te acabo de comentar que soy de la Guardia Nacionalista y, lo lamento, mi abuelo fue un militar, y hay muchas cosas que me heredó. Yo creo que los primeros años de tu vida son formativos, de manera definitiva, y lo vinculo con eso, lo vinculo con eso, me parece que eso es algo que finalmente te llena y lo amo, y lamentablemente no todos mis hijos han querido seguir la carrera, el trabajo, la afición por la charrería, solamente tres, y es lo que cuesta. La manutención cuesta 2 mil 500 pesos, es lo que cuesta, mantener un caballo cuesta eso y el caballo puede costarte entre 18 y 20 mil pesos.

-Y el trabajo político ¿alguno de sus otros hijos lo ha seguido?
Ñ-No, no, y lo tienen prohibido. Se los dije. Y yo lamento que sean sus aspiraciones, pero yo lo he platicado con mis hijos, que están en proceso de titulación y les digo: No, les va a llamar la atención, dedíquense a lo privado, dedíquense a trabajar en la administración privada porque me parece que eso les permite a ustedes mayores posibilidades de tener continuidad en algo que no se contraponga con lo que hace su papá y sea producto de crítica. Soy un hombre con sentido de la moralidad, se los digo. Y me parece que sí hay decisiones que participando en un grupo político, en un partido político, siendo dirigente nacional como en su momento lo fui (comisión política nacional del PRD), pues tienes injerencia. Y lo primero que hice fue hablar con mi hijo y pedirle que declinara sus aspiraciones. Tenía su número de consejero, había hecho su ronchita, y lo entendió. En lo único en donde no hay democracia es en esa relación, que es la familiar. Y vuelvo a insistir: mis hijos no tendrán que esperar mucho.

-Pero en este momento su hijo, y su hermano, y estos delegados allegados a usted, Valencia, Romo, están en las listas de consejeros, también hay más personas vinculadas a usted…

-Sí, bueno, si tú hablas de vínculos vas a encontrar muchos más de las que encuentras en las planillas. Imagínate lo que logras a lo largo de 34 años, de gente que sigue trabajando en la administración pública. Vas a encontrar muchísima gente con la que puedo tener una relación vinculatoria, muchísima, pero eso no quiere decir que sea necesariamente porque respondan a mis intereses. También las personas tienen sus propias aspiraciones, y también estás en tu obligación de respaldar, cuando hay gente que trabaja contigo con dinamismo, y te dicen: “Yo quisiera participar en esto”, por supuesto que los voy a ayudar, claro, todo lo que esté a mi alcance, porque son gente que lo merece, y son gente que ha trabajado durante muchos años, y está acreditado con su vida diaria, no es algo que surja alguien.

HÉCTOR SERRANO Y ALEJANDRA BARRIOS
En la última parte de la biografía de Héctor Serrano Cortés, la que va de 2007 a la fecha, hay un personaje presente, casi indispensable: Alejandra Barrios Richard. Se trata de la dueña de un controvertido historial político y social que incluye una detención por asesinato en 2003. Estuvo acusada del homicidio de Jorge Ramírez Espíndola, quien fuera esposo de su enemiga histórica, María Rosete, por el control de las banquetas defeñas y absuelta por falta de pruebas. Hoy, Barrios Richard dirige a un conglomerado de cinco mil ambulantes del que recibe unos 700 mil pesos cada día, al tiempo que es diputada local plurinominal por el PRI en la VI Asamblea Legislativa del Distrito Federal. Serrano no niega su amistad. Cuenta que se conocieron en 2007 cuando él tenía el encargo de reordenar al comercio informal del centro capitalino.

-Secretario, ¿cuál es su vínculo con Alejandra Barrios y qué pasó con el reordenamiento de los ambulantes?

-Déjame explicarte: se movieron un total de 26 mil comerciantes, que (hoy) no están. Tú no podías transitar por la calle de Moneda, Corregidora, Correo Mayor, porque eran puestos anclados al piso

-Es que ahorita tampoco se puede…

-Yo quiero decirte una cosa, nada más, yo lo he dicho siempre: ¿toreros? Sí. ¿Cuál es la obligación de la autoridad? Combatirlos. Nadie puede desestimar, porque hay evidencia en los medios, me parece que la prensa saca fotografías muy claras de cómo estaba. Yo ahí conozco a la señora Alejandra Barrios.

-¿En qué año?

– Dos mil siete [2007]. Sí, 2007. Cuando soy director, cuando tengo el vínculo para que me encarguen el programa del reordenamiento. [Entre los ambulantes] hay de extracción priísta, o de militancia priísta; otros hay de militancia perredista. Hay de todo, hay petistas, hay de todo. Entonces cuando yo llego encuentro que en el caso de Plaza Victoria ya está entregada a la organización de Alejandra, esa ya estaba entregada.

–Digamos que hicieron amistad.

-Sí, claro, con Alejandra me vincula una relación de amistad. Yo creo que los amigos nunca debes de ocultarlos, y Alejandra es una gente a la que yo le tengo aprecio…

-Tiene una vida pública…

-No solamente porque es Diputada, porque logró, o ayudó a evitar una confrontación y logramos que el proceso de reordenamiento se diera. Mira, Eje Central, sí claro, aparecen los que se llaman carpeteros, que traen ceñido al cuerpo lo que venden, o algunos que venden en coche y luego se mueven, claro. También es innegable que tenemos una crisis… Sin embargo, es evidente que hay un problema, y es más, yo les he dicho: estoy a favor de que se legisle para que se reconozca y regule un fenómeno que no han querido reconocer hace 40 años, que todo mundo lo ve en las calles, y que siempre ha sido si les damos ese estatus de reconocimiento, ¿luego qué va a pasar? Por favor, cada día hay más. En base a las estadísticas que se proveen de parte del Inegi, los datos son que el 43 por ciento de la población del Distrito Federal tienen vínculos con la informalidad, no puedes estar ajeno a ese tipo de fenómenos, y tampoco socialmente puedes verlos como tus enemigos. Finalmente tienes que entenderlo como un conflicto social, y por supuesto qué te puedo decir, hay dirigentes honorables y hay quienes no lo son, como hay funcionarios honorables y otros que no lo son.

IMG_9957.JPG

IMG_9951-0.JPG

IMG_9958.JPG

“ILUMINEMOS LA CIUDAD”… CON FOCOS DE TIANGUIS

29 Ago

Como si se tratara de un episodio de amnesia del pasado inmediato, al Gobierno del Distrito Federal no le importa licitar contratos a empresas que apenas fueron demandadas en 2013. Tampoco le importa hacer negocios con corporativos que le incumplieron. Una prueba de lo primero es que Sola Basic –una empresa acusada en los juzgados en Tijuana por ineficacia– será la que modifique 128 mil 589 luminarias en el Distrito Federal bajo el programa “Iluminemos tu Ciudad”. La prueba de lo segundo es que dos empresas, López Santos Grúas y Transportes SA, y Transportación Especializada y Grúas Industriales Napoleón -que durante el gobierno de Marcelo Ebrard no acataron la encomienda de retirar espectaculares- en 2013, apenas iniciada la administración mancerista, consiguieron otra vez un contrato millonario. Al tiempo, al gobierno capitalino tampoco le importa tolerar el crecimiento del ambulantaje. Visto como economía, el Distrito Federal es un pastel de millones de pesos que por ahora está bajo la administración de tres funcionarios: Héctor Serrano Cortés en la Secretaría de Gobierno, Fernando Aboitiz Saro en la Agencia de Gestión Urbana de la Ciudad de México y Simón Neumann Ladenzon en la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda…

El mediodía del 2 septiembre de 2011, la empresa Sola Basic ganó la licitación pública para cambiar las luces de Tijuana, Baja California. No era cualquier desafío. Fundado en 1955, el consorcio sólo había tenido contratos en municipios para colocar balastros (una de las tres partes que lleva una lámpara; las otras son el foco y la carcaza o housing). Esta vez construiría 63 mil 400 luminarias completas en un gigantesco proyecto que cubriría de luz blanca la ciudad frontera. Significaba la creación de un modelo referente, no sólo para otras ciudades del país, sino también para San Antonio, Texas.

Por lo menos esos eran los sueños empresariales. Impresas en los periódicos locales, hoy es posible encontrar las palabras de Luis Manuel Rosas Moreno, en ese momento director de Proyectos Especiales de Sola Basic, respecto a las luces de Tijuana: “Este es el proyecto más ambicioso [de la compañía], porque ya no sólo conjugamos la parte de la imagen y de la seguridad; sino que le añadimos la parte del ahorro. Este va a ser un proyecto modelo. De aquí para adelante va a ser un parteaguas y todos los municipios de México van a tener que adoptarlo”. (El Mexicano, viernes 2 de marzo, 2012).

Pero los 130 millones de pesos pagados por el Ayuntamiento de Tijuana no fueron suficientes para que la empresa cumpliera. Sola Basic no logró iluminar Tijuana y, en cambio, generó un juego de luces y sombras. “Basta recorrer la ciudad para constatar las penumbras”, exclama el ingeniero Omar Osuna Berrelleza, fabricante de lámparas que participó a través de GM Electromecánica en la licitación. Datos de la misma Alcaldía dan cuenta de tal oscuridad: de las 63 mil 400 que se licitaron, el 70 por ciento presenta fallas o no fue colocado.

Según el Ayuntamiento, compitieron 33 empresas, de las cuales calificaron cuatro. Una fuente (un hombre que aún trabaja en la administración municipal) relata una historia paralela: Carlos Bustamante Aubanel, hijo del entonces Alcalde Carlos Bustamante, acordó una comisión de 20 millones de pesos a cambio de gestionar la reposición de las lámparas. “Nadie pudo decirle que no”, reconstruye.

De modo que las cosas no salieron bien y en abril de 2013, el Ayuntamiento de Tijuana interpuso una demanda en contra de la empresa Industrias Sola Basic por incumplimiento del contrato licitado. Por estrategia, se retractó ante el dicho del apoderado legal de la firma, Marco Antonio Villagrán Roldán, quien se comprometió a terminar de reponer las luminarias pendientes.
¿Por qué falló todo?

Osuna Berrelleza, experto en iluminación de ciudades, explica: “Las lámparas de Tijuana son ejemplo de una licitación dirigida. Pero de una licitación dirigida que privilegió una calidad muy reprochable. La licitación indicó en principio que sería una instalación con LED o inducción magnética. La realidad fue otra. Al final, en las bases se pidió tecnología convencional”. El ingeniero continúa: “Querían instalar lámparas de vapor de sodio o de aditivos metálicos y ninguno de los que estábamos concursando usábamos esa tecnología, que es convencional. Sólo Sola Basic”.

TIANGUIS DE SEGUNDA MANO
En agosto de 2014, el relato anterior no tiene ningún peso en el Gobierno del Distrito Federal (GDF). A juzgar por su comportamiento de compra, la autoridad capitalina no apela a la ética del buen consumidor que investiga a detalle antes de decidir pagar por algo.

La administración de Miguel Ángel Mancera Espinosa se dispone a adquirir un paquete de 128 mil 589 luminarias del programa “Iluminemos tu Ciudad” a la empresa Sola Basic y su distribuidora autorizada Axati Internacional. Como ocurrió en Tijuana, en la capital del país el consorcio de las luces no tuvo competencia. Se presentó sola con una propuesta de 614 millones 160 mil pesos para cuatro partidas (1, 3, 4 y 5) del contrato, según puede apreciarse en el sobre abierto de la licitación pública 909005977-N7-2014.

En el documento de la subasta se lee que que para obtener una mejor oferta económica por parte de los licitantes, el concurso ocurrió dos veces y se indica que algunas partidas fueron declaradas desiertas, “toda vez que los licitantes no cumplieron con los requisitos de las bases que buscaron la mejor opción para la ciudad”.

En el país hay unos ocho millones de puntos de iluminación, de los cuales el 90 por ciento es controlado por autoridades de los tres niveles de gobierno. Sólo con la fabricación de balastros, Sola Basic controla 60 por ciento de este parque desde hace 37 años, indican datos de la Comisión Federal de Electricidad, los Ayuntamientos y la propia empresa.

En mayo de 2007, durante la Cumbre de las Grandes Ciudades sobre Cambio Climático (C40) en Nueva York, la Fundación Bill Clinton traspasó de sus cuentas 200 millones de dólares (mdd) para los programas de ahorro energético de la Ciudad de México. El donativo llegó acompañado de una recomendación: había que modernizar la tecnología eléctrica de las poblaciones mexicanas, según estudios de la iniciativa CGI Latin America, porque el 70 por ciento del consumo se concentraba en iluminación y aire acondicionado; lo cual resultaba un dispendio. Hoy, el GDF ha seleccionado a Sola Basic para este desafío.

No es sólo la luz el ámbito donde hay olvido. Las empresas López Santos Grúas y Transportes SA, y Transportación Especializada y Grúas Industriales Napoleón incurrieron en el gobierno pasado de Marcelo Ebrard Casaubón (2006-2012) en incumplimiento para desmontar espectaculares, pese a un pago de 56.6 millones de pesos. Pero en 2013, la administración mancerista las contrató otra vez.

Y hay algo más que en la economía capitalina se está reciclando: el ambulantaje. Si la administración de Ebrard diseñó el área de Programas Delegacionales y Reordenamiento de la Vía Pública -una dirección que en 2008 se convirtió en Subsecretaría- desde la cual se logró hacer una medición del poderío de los líderes con el fin de ordenarlos, hoy el conglomerado es más grande y su derrama significa cada vez más dinero.

Con el comercio ambulante –cuya presencia histórica en la capital del país ha sido una red con tejido fuerte y cada vez más agigantada– el GDF también negocia y otorga desde los espacios públicos hasta la electricidad. Lo hace con los mismos dirigentes que en el pasado han estado en conflictos no sólo sociales, sino legales, sostiene Guillermo Gazal, dirigente de Procentrihico.

Al elaborar el mapa de influencia de los ambulantes en el primer cuadro de la Ciudad de México, Sin Embargo calculó que cada día en el Distrito Federal hay una derrama de casi un millón y medio de pesos, sólo en el Centro Histórico. Procentrihico sostiene que es posible diagramar al consabido negocio: el comerciante le paga al líder, el líder le paga a un funcionario en la delegación, con el aval del delegado; el empleado de la delegación le paga a un funcionario en la Secretaría de Gobierno, donde se encuentra Héctor Serrano Cortés, el hombre que ocupó la Subsecretaría de Reordenamiento de 2008 a 2011. Ahí ocurre el Visto Bueno.

LA TRIADA
Si como sostiene el investigador Gustavo López Montiel, del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de México (ITESM) y experto en la administración política de los asuntos urbanos, el Distrito Federal es un terreno incomprensible sin la perspectiva de la administración de sus bienes económicos, ya sea en en el mercado formal o informal, ya sea desde el gobierno o las tribus políticas, ¿quiénes tienen la espátula para repartir este pastel? ¿Quiénes otorgan las licitaciones a determinadas empresas? ¿Quiénes ofertan el espacio público?

Investigadores de la transparencia de los recursos gubernamentales, organizaciones vecinales de Polanco, así como integrantes Procentrhico coinciden en que se trata de una triada de servidores públicos que administra y reparte este capital: Héctor Serrano Cortés en la Secretaría de Gobierno, con el control de los ambulantes (ver parte 1 y 2); Fernando Aboitiz Saro en la Agencia de Gestión Urbana (AGU), con las licitaciones de Obra Pública; y Simón Neumann Ladenzon en la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), con el sector inmobiliario.

Serrano Cortés y Aboitiz Saro tienen un pasado común: Marcelo Ebrard. A la coincidencia se añade otro signo: por una u otra razón, los dos han roto con quien fuera Jefe de Gobierno de Distrito Federal de 2006 a 2012. El tercero en la triada de funcionarios ante el pastel económico de la Ciudad de México es el titular de la Seduvi.

Neumann Ladenzon no cuenta con currícula política. Al contrario, su expertisse como constructor generó críticas cuando Mancera anunció su nombramiento en la Seduvi. Según las agrupaciones Organiza, Espejo de Polanco y Ecomunidades, que para pedir su renuncia señalaron conflicto de intereses, Neumann fue hasta enero de 2013 accionista de las empresas Baita y Debka. Es también cercano a Grupo Danhos, consorcio en cuya dirección se encuentra Jorge de Buen, quien ocupara una dirección en la Seduvi, indican empresarios del ramo que no desean brindar sus nombres.

Serrano, el Secretario de Gobierno, no cuenta con cédula profesional (ver primera parte). Neumann y Aboitiz sí la tienen. El primero se licenció en Ingeniería Civil en la Universidad Nacional Autónoma de México en 1979 y el segundo en Administración de Empresas en la Universidad Iberoamericana, de acuerdo con el Registro Nacional de Profesiones, un archivo público de la Secretaría de Educación Pública.

“En este momento son tres funcionarios que más allá de competir, se equilibran, se toleran, sin que ninguno le haga daño a los otros. Cada uno en un negocio. Y los otros dos, callados, sin criticar ni cuestionar”, exclama Guillermo Gazal Jaffif, el legendario defensor de los comerciantes establecidos del Centro Histórico capitalino, el territorio donde ha vivido y trabajado desde que sus padres libaneses inmigraron en México.

Para Ernesto Villanueva, experto en transparencia y procesos de compra, el comportamiento de los funcionarios de la capital tiene un velo de cinismo en un panorama en el que el acceso a la información pública ha tenido un retroceso y por lo tanto, el juicio social es cada vez más débil. Y lo que está claro para el integrante del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México es que la rendición de cuentas es un tema menor en el GDF.

ELLOS Y SUS DESPACHOS
1. FERNANDO ALBOITIZ, EL “CITY MANAGER” Hay un funcionario que defiende el proceso de la licitación de la empresa Sola Basic, a pesar de que en el Senado de le República ya hay un punto de acuerdo para reconvenir al GDF a que repita la licitación, dado que se trató de un proceso poco claro y señalado por los concursantes como “dirigido”.

Se llama Fernando Aboitiz Saro, es director de la Agencia de Gestión Urbana (AGU) y la semana pasada dijo a varios reporteros que el proceso se había llevado en completo orden. Cuando Mancera Espinosa, Jefe del Gobierno capitalino, lo incorporó en el gabinete, estaba llamado a convertirse en “City manager”, en el más puro estilo político de Nueva York o París. Fue por ello que el Jefe de Gobierno capitalino creó por decreto la AGU y lo puso de frente a una responsabilidad primordial: aligerar los procesos de solución de las demandas de los ciudadanos.

Pero el “City manager” de la Ciudad de México es peculiar. No sólo obtuvo facultades para atender a los capitalinos y sus atribulaciones. El decreto de la AGU, emitido por el Jefe de Gobierno, le dio facultades equiparables a las de un secretario de área. Las licencias y permisos de cualquier obra con algún efecto sobre la vía pública son su responsabilidad. Su poder para autorizar o vetar es superior, incluso, al de los delegados.

Esto convierte a Aboitiz Saro en el hombre que administra los bienes inmuebles de la Ciudad de México, más allá de la misma Seduvi. El que puede realizar una operación fast track aun cuando la empresa se encuentre en problemas. El personaje político al que la dirección de la empresa Sola Basic se dirigió en julio de 2013, a manera de presentación, según una carta en poder de SinEmbargo.

En esa fecha, la empresa se encontraba demandada por el Ayuntamiento de Tijuana por incumplimiento de contrato en la instalación de luminarias. No obstante, la misiva firmada por Juan Manuel Ariza, arranca así: “Sirva la presente para informarle sobre los logros obtenidos por nuestra empresa en el área de alumbrado público de la República Mexicana”.

En los siguientes párrafos brinda esta información:

“Nuestra empresa es 100% Mexicana establecida hace 55 años con un área productiva propia de más de 150 mil metros cuadrados en nuestras siete plantas incluyendo 2 en el Fraccionamiento Industrial Toluca. Más del 90 por ciento del alumbrado público instalado a lo largo de la República Mexicana ha sido fabricado por nosotros; es decir, en uso hay más de cinco millones de balastros de nuestra marca”.

Desde la Secretaría de Obras y Servicios del GDF ( que ocupó desde 2009), Aboitiz Saro se encargó de los contratos de la construcción de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro, a la que en esa dependencia se bautizó como “dorada” y que colapsó en su segundo día de operaciones. Actualmente en la ALDF hay una comisión que investiga las fallas en su funcionamiento.

En su currículum colgado en el portal de la AGU, el mismo Aboitiz dice que su trayectoria en la gestión pública la inició en 2000 como Diputado federal suplente en la LVII Legislatura. Luego expone que fungió como Director General de Desarrollo Social de la Delegación Miguel Hidalgo. Pone también que en 2003 fue electo Jefe delegacional de esa demarcación, cargo que llevó a cabo hasta 2006.

Nada dice de su pasado panista. Ni de que fue el único Delegado blanquiazul que en 2005 apoyó a Andrés Manuel López Obrador ante el proceso de desafuero como funcionario que enfrentó por un problema territorial. Aquella vez apareció con un listón tricolor en el pecho, a la altura del corazón. “Por supuesto, como capitalino yo respaldo a mi Jefe de Gobierno”, exclamó mientras entregó 18 viviendas en su demarcación. Documentos de Procentrhico dan cuenta que en la delegación había problemas justo en el área de Vivienda. Lo que siguió fue una carrera pública desde el PRD hasta llegar a estrenar una instancia, hecha ex professo, la AGU.

2. SIMÓN NEUMANN, LICITACIONES DUDOSAS
Si es posible borrar el pasado, la Seduvi del Distrito Federal puede ser un microcosmos de cómo lograrlo. Simon Neumann Ladenzon, el secretario, no ha reparado en los pagos de millones de pesos que la dependencia le dio a las empresas López Santos Grúas y Transportes SA, así como a Transportación Especializada y Grúas Industriales Napoleón, según varias facturas de 2008 y 2009 que pueden consultarse en el sistema de información pública InfoDF; además de una licitación también millonaria de 2012, la última que les otorgó la administración de Ebrard.

Bastaría un clavado cibernético a la hemeroteca. La prensa nacional, con referentes de 2010, tiene acreditado que por lo menos 70 espectaculares (los más caros, de acuerdo con una revisión de SinEmbargo) de 308 no fueron retirados en tiempo y forma.

Sólo la licitación pública nacional 3000-1032-001-12 implica más de 7 millones de pesos para las mencionadas empresas. Además, están las facturas. Es decir, la prueba de que los consorcios recibieron pagos sin que hubieran cumplido. En el InfoDF aparecen por una suma de 56.6 millones de pesos entre 2008 y 2010 en un cúmulo de facturas.

En febrero de 2013 –cuando Neumann Ladenzon llevaba dos meses en el cargo-, ambas entidades ganaron la licitación 033001032-001-13 (contrato al que tuvo acceso SinEmbargo) para la misma encomienda de desmontar espectaculares con un monto de 10.1 millones de pesos.

Quien ocupa el principal despacho de la Seduvi es un hombre que pocas horas antes de asumir su cargo era Presidente del Consejo Directivo del Centro Deportivo Israelita; se trata del fundador de la empresa Dekah Inmobiliaria en 2003, junto con Fausto Ernesto Galván Escobar. Además, de uno de los directores de Recursos Materiales en la Secretaría de Turismo.

3. HÉCTOR SERRANO: NEGOCIAR, INTERCAMBIAR, DAR, QUITAR
Hoy la llaman “Las Victorias”. No es fácil verle la cara; en línea deformada la cubren decenas de vendedores ambulantes. Su cuerpo da al Eje Central y da vuelta hacia Victoria, esa calle donde se venden lámparas, focos, muchas luces. Es el edificio que el gobierno de Marcelo Ebrard escogió como símbolo en 2007 para iniciar el programa de reordenamiento del comercio ambulante de la Ciudad de México.

Constan en la Gaceta Oficial del GDF de ese año, los planes que se proponía esa administración. El reordenamiento se delínea en un decreto que implica expropiaciones, pagos por las mismas, creación de plazas. En la Plaza Victoria, antiguo edificio que adueña la regencia capitalina, se ordenarían 600 puestos. La meta era dejar a las banquetas sin ambulantes. Todo quedó en manos de un funcionario: Héctor Serrano Cortés, primero como Director de Programas Delegacionales y Reordenamiento de la Vía Pública y luego como Subsecretario de la misma área.

Hoy, la Plaza Victoria es apenas una pequeña imagen de lo que es el ambulantaje en la Ciudad de México. Los vendedores informales se reprodujeron de miles a millones en toda la Ciudad de México, según cálculos de Procentrhico.

La calle arroja sus ejemplos. Ya no es sólo venta de objetos. Surgidos en los últimos dos años, con la creación de los corredores peatonales de 16 de Septiembre y Madero, muy cerca del Zócalo, los artistas urbanos –desde el actor que interpreta al Cura Hidalgo hasta las botargas de Hulk, los zombies o la representación de Tinker Bell, o los personajes de la Guerra de la Galaxias- representan esta nueva informalidad. “Si eran unos 600 mil cuando Héctor Serrano Cortés estaba al frente del reordenamiento, hoy son casi dos millones en toda la Ciudad de México”, sostiene Guillermo Gazal Jaffif, el líder de Procentrihico.

El Secretario de Gobierno del GDF, Héctor Serrano Cortés se encuentra sentado en el restaurante de un hotel en el Centro Histórico. Acepta reconstruir aquel pasaje y estas son sus palabras: “Fue un éxito el programa de 2007 que yo operé. Retomamos 26 mil (vendedores ambulantes). Luego decían: ¿Por qué no se refleja? Por una razón muy sencilla: 26 mil en la calle, ¿qué implica? Que en calles como Mixcalco, alguien se coloca enfrente, el que es propietario de un inmueble que tiene venta lo que hace es acordar con el líder para desplazarse, entonces tú encuentras 100 comercios de los cuales 50 no tienen vínculo directamente con el comerciante. Se arreglan y se desdoblan, entonces cuando nosotros sacamos 26 mil espacios, se nos reduce a 13 mil”.

En 2007, amparado en el discurso de recuperar el Centro Histórico, el GDF expropió varios inmuebles del Centro Histórico y se comprometió con una indemnización. Hay una historia que algunos de los comerciantes de Mesones 126 reconstruyen. Sostienen que el mismo Serrano hablaba con ellos, se sentaba, negociaba. El programa de reordenamiento heredó una deuda que a la fecha de publicación de este texto es de poco más de 900 millones de pesos, según el expediente PI/226/2007, en la Consejería Jurídica y de Estudios Legislativos del GDF. Se les debe, sobre todo, a los ex comerciantes de ese sitio donde alguna vez estuvo el Hotel San Pedro.

-No ubico –dice Héctor Serrano Cortés en entrevista.

-Que se deben nueve millones…

-¿Qué negociaron conmigo? Que los afectados los convencí, ¿de qué?

-De la expropiación.

-La expropiación no se negocia. La expropiación es un acto que tiene la autoridad.

Aquel mediodía, Serrano Cortés inició su jornada furioso y la concluyó furioso.

El legendario defensor de los vendedores establecidos en el Centro Histórico del Distrito Federal, Gazal Jaffif, intentó retirarse de la mesa apenas lo vio aparecer. “Yo no negocio con corruptos” fue su gritado argumento mientras abandonaba la reunión.

Estaban Armando Quintero, en ese momento Secretario de Transporte y Vialidad (Setravi) y Adrián Michelle, a la sazón vicepresidente de la Comisión de Transporte y Vialidad de la ALDF. Todos habían sido convocados en la Oficialía Mayor de la Asamblea para discutir el paso de una nueva línea del Metrobús por el Centro Histórico: por República de El Salvador, por República de Venezuela, es decir, un territorio de vendedores ambulantes.

Serrano Cortés, entonces Subsecretario de Desarrollo Delegacional y Reordenamiento de la Vía Pública, le exigió a Gazal le dijera cuál era su representación y sus pruebas de la acusación.

-¿Qué negocios tiene usted en el Centro Histórico? –le preguntó. Y evolucionó: ¡Exijo que me lo diga!

No hubo respuestas. Armando Quintero intervino: “Esta mesa no es para esto”.

Desde entonces, Guillermo Gazal y Serrano Cortés no han vuelto a hablar. El primero dice que las puertas del despacho del Secretario de Gobierno están cerradas a cal y canto para él. El segundo dice ante los reporteros de Sin Embargo, convocados a entrevista: “Hasta este momento, a mí me gustaría saber qué negocios representa (Gazal Jaffif) en el Centro Histórico. Porque hasta este momento nadie lo ha designado representante ante el gobierno… No quiero entrar en una confrontación con el Señor Gazal. Entiendo que es un hombre mayor. En política debe existir la cortesía siempre. Y yo soy cortés, no tengo nada que decir a ello. Lo único que diría es no sé a quién representa porque nunca … Siempre se ha aparecido él solo, nunca he escuchado el respaldo de nadie. Y según tengo entendido Procentrihico no existe como tal.. Que hubo una desintegración. Yo no me he dado tiempo de revisarlo…”

Guillermo Gazal insiste en buscarlo, en pedirle reuniones, en entregarle papeles que deja con sus asistentes y por los cuales sólo obtiene acuses de recibo. Se conocen desde los años ochenta, cuando Serrano Cortés era Oficial Mayor de la entonces Asamblea de Representantes del Distrito Federal. Alejandra Barrios empezaba una extensión territorial y de control como lideresa de los comerciantes ambulantes y Gazal Jaffif se erigía como defensor de los vendedores con escaparate fijo.

La batalla de Gazal Jaffif jamás fue la erradicación de los vendedores informales; sino instalar el orden legal. Por gruesa, su documentación abarca dos habitaciones en sus oficinas de la colonia Cuauhtémoc. Por extensa, su colección fotográfica va de pared a pared. Ahí están Óscar Espinosa Villarreal, Manuel Camacho Solís, Cuauhtémoc Cárdenas o Marcelo Ebrard Casaubón en diferentes épocas, modas y situaciones. Ahí está el mismo líder en secuencia de imágenes cuando huye de una jitomatiza que le propina un airado grupo de ambulantes dirigido por las lideresas Guillermina Rico y Alejandra Barrios a principios de los noventa. Una historia de más de veinte años asomada por los muros. “Hoy estamos peor que antes. Fachadas, monumentos, edificios completos, la calle… La calle; todo ha sido concedido”, es una de sus muchas expresiones.

IMG_9956.JPG

IMG_9955.JPG

IMG_9954.JPG

SERRANO: EL MANOTAZO POR EL CONTROL DEL PRD

29 Ago

Su ex esposa, su hijo, sus colaboradores más cercanos: el Secretario de Gobierno del Distrito Federal está a punto de dar un golpe maestro: se apropiará de una parte de la estructura y de las candidaturas del PRD. Y esto es independiente al control que ejerce sobre los ambulantes en las calles de la Ciudad de México. Cuando Héctor Serrano Cortés empezó a “reordenar” el comercio informal, había 600 mil puestos; hoy son un millón 204 mil.

Reporteros de SinEmbargo hicieron un esfuerzo por ponerle nombre y apellido a los incondicionales que Serrano colocó “en nombre del Jefe de Gobierno” dentro de las plantillas de candidatos de las corrientes del PRD. El ejercicio, extenuante, nunca será concluyente, pues ni siquiera los líderes perredistas tienen idea del alcance de los tentáculos de ese kraken.

Pero sí muestra hasta dónde ha llegado la larga mano de Serrano.

El Secretario de Gobierno está por dar un manotazo contundente en su estrategia para asegurarse aún más poder. Se apropiará de una buena parte del PRD con “caballos de Troya”, es decir, sin necesidad de encabezar una corriente pero doblegándolas a todas.

Por algo, coinciden varias fuentes consultadas para esta entrega, su frase favorita en estos días para amedrentar y para mostrar su poder es: “El Jefe de Gobierno soy yo”.

SinEmbargo entregó a la organización internacional Artículo 19 un sobre con la lista de las fuentes consultadas para esta serie de reportajes.

“¡El Jefe de Gobierno soy yo!”, dijo Héctor Serrano Cortés a su equipo compacto hace pocas semanas. Fue un golpe con las manos al escritorio, una especie de reprimenda o llamada de atención a priori: iba a un viaje al extranjero para tratarse una supuesta enfermedad que, dicen algunos, es cáncer; pero otros sostienen que se trata de una fingida hipocondría (lo que hace además fingida la enfermedad) porque no se tiene conocimiento de que esté bajo tratamiento.

“Él goza de cabal salud. Se enferma para ponerse a salvo cuando hay algún escándalo”, dice Guillermo Gazal Jaffif, presidente de Empresarios y Comerciantes Unidos para la Protección del Centro Histórico de la Ciudad de México (Procentrihico).

A nadie sorprendió ni el golpe en la mesa ni la afirmación. Serrano Cortés se dice “Jefe de Gobierno del Distrito Federal” desde hace tiempo, cada vez de manera más abierta, aunque el puesto le corresponde a quien lo ganó en las urnas: Miguel Ángel Mancera Espinosa. Unos dicen que la creciente debilidad del Alcalde de la capital del país (su caída en las encuestas a niveles nunca vistos desde que se elige a un titular del Gobierno del Distrito Federal) le ha dado ánimos para sentirse con las riendas de la ciudad.

Otros, sin embargo, sostienen que esa es la realidad.

El poder de Serrano abarca varias aristas del Distrito Federal (DF): una de ellas se extiende al control de las delegaciones, donde tiene a su ex esposa, hijo y hermano en las demarcaciones Miguel Hidalgo e Iztapalapa. Decide las secretarias de los delegados y su influencia abarca a los diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), quienes le deben su arribo al poder. Tiene presencia en el Partido de la Revolución Democrática del DF (PRD-DF), donde operó la elección de Raúl Flores García a la presidencia para tener injerencia dentro del partido a nivel local. Otro de sus brazos controla a los líderes de los vendedores ambulantes de toda la ciudad y, por si fuera poco, ideó una estrategia para apoderarse de un tercio del Congreso Nacional y Estatal del Sol Azteca: colocó afines como candidatos elegibles en las internas del próximo 7 de septiembre con el argumento de que eran “posiciones para el jefe”, es decir Mancera Espinosa.

Hábil y ambicioso, Serrano es, sin embargo, un hombre que acostumbra dejar huellas.

Uno de los costos de su operación política se pagó el 7 de julio de 2010, cuando policías de Durango detuvieron a 21 hombres en tres domicilios distintos de esa ciudad y les aseguraron cuatro armas de fuego, cuatro vehículos, ropa color negra, pasamontañas, volantes, credenciales y gafetes. Uno de los detenidos era Serrano Cortés, de acuerdo con notas periodísticas.

El grupo de hombres habría acudido a Durango para operar durante las elecciones celebradas tres días antes de la detención. De acuerdo con una nota de El Universal, a los detenidos se les investigaba por su presunta participación en delitos electorales.

Guillermo Gazal dice que quien salvó de ese lío a Serrano Cortés –quien para entonces formalmente negociaba la reubicación de los ambulantes en el Distrito Federal– fue Mancera Espinosa, entonces Procurador de Justicia de la capital.

Allí se cerró una amistad, afirman fuentes en la ALDF.

Hoy, la estrategia en las elecciones perredistas garantizará a Serrano el poder de decisión en la vida interna del PRD, gracias a que el Jefe de Gobierno delegó totalmente en sus manos la operación política de los consejeros de la Ciudad de México.

Serrano Cortés es quien mantiene lealtades en toda la ciudad y es un enemigo poderoso, vengativo y certero con quienes no se alinean, dijeron a SinEmbargo personas cercanas a la actual administración. El poder que respalda a Serrano, y que lo hace temido, inició con el reordenamiento de la ciudad, durante el sexenio de Marcelo Ebrard Casaubón, y sus alianzas con los vendedores ambulantes, pero se afianzó en 2012 cuando “palomeó” las listas de candidatos de diputaciones en la ALDF, legisladores federales del PRD y delegados perredistas para el Distrito Federal, agrega Gazal Jaffif.

Y, en efecto, Serrano Cortés jugó este año un papel protagónico en la selección de candidatos del PRD a jefes delegacionales y diputaciones locales. Jesús Tenorio, suplente del Senador perredista Mario Delgado Carrillo, relató en una reunión que al ahora Secretario de Gobierno le bastaron dos semanas en la campaña de Mancera para pedir expedientes, “palomear” nombres y hacer “pactos de caballero” con apretones de mano. Para Eduardo Huchim, experto en el sistema político mexicano y ex consejero en el Instituto Electoral del DF, esta acción “se volvió un tópico en el joven proceso democrático de la Ciudad de México; y a la vez, en el gran seguro para mantener controles en determinadas demarcaciones de personajes con un conocimiento profundo del comportamiento de la capital del país”.

PODER REAL
Serrano Cortés aprobó a la asambleísta Alejandra Barrios Richard, lideresa de los vendedores ambulantes, con quien había negociado plazas en la administración de Ebrard (como la entrega de la Plaza Victoria, para lo cual le quitaron puestos a otros grupos).

El funcionario llegó a la vida de Barrios en 2007, cuando en la Gaceta Oficial del Gobierno del Distrito Federal se publicó un decreto para expropiar predios en el Centro Histórico en los que había venta ambulante. Como subsecretario de Programas Delegacionales y Reordenamiento de la Vía Pública, Serrano se encargó de la ejecución de la medida y eligió a Barrios para negociar.

¿Qué vio en ella? Un ex trabajador de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) indica que más que su número de agremiados, el ahora Secretario de Gobierno reconoció en la lideresa “un poder para crecer, pese a todo. Una semejanza con él mismo”.

Barrios opera el ambulantaje en las banquetas de Tacuba, Madero, Motolinía, la acera poniente de Lázaro Cárdenas, Palma, 5 de Mayo y Balderas. Ahí instaló puestos con métodos que muchas veces incluyeron la violencia. En 2014, ella es la lideresa de cualquiera que esté instalado (o intente hacerlo) en el perímetro que abarca desde el Eje Central hasta el Anillo de Circunvalación; es decir, Tacuba, Motolinía (hoy peatonal y con un grupo musical de ciegos en su esquina); Palma (con su joyería en plata u oro), Monte de Piedad (con sus prestamistas de a pie), algunas zonas de Avenida Juárez (con su software frente a un emblemático edificio que ocupa Telmex y hasta una familia de pedigüeños), Donceles (con sus cámaras fotográficas) y Peña y Peña.

Héctor Serrano también aprobó a Víctor Hugo Romo como candidato a Delegado en la Delegación Miguel Hidalgo y quien a la postre pudo difundir su imagen en espectaculares y vallas en varios puntos del DF sin siquiera una llamada de atención por dispendio.

Serrano avaló la candidatura de Jesús Valencia en Iztapalapa, donde ahora trabaja su ex esposa, María Patricia Azamar Altamirano.

A Víctor Hugo Romo y a Valencia, después de que los apoyó para ser delegados, “les cobró factura, pues al primero le colocó a su directora Ejecutiva de Enlace Delegacional, María Trinidad Belauzarán”, dice una fuente. De acuerdo con el organigrama de la institución, Belaunzarán ocupa el segundo puesto en la estructura burocrática de la Delegación Miguel Hidalgo.

En esa demarcación, Serrano colocó a su ex esposa como Directora de Educación y a su hermano, Alejandro Serrano Cortés, como Director General de Administración.

De acuerdo con el tabulador del personal de estructura de confianza de la Delegación, Azamar Altamirano recibe un sueldo de 51 mil 939 pesos, mientras que su hermano Alejandro se embolsa 94 mil 730 pesos brutos, lo que lo convierte en uno de los funcionarios de confianza que más gana en la Miguel Hidalgo.

En Iztapalapa, al Delegado Jesús Valencia le impuso, en la lista de sus colaboradores cercanos, a su hijo Héctor Serrano Azamar, quien cobra como Director General de Desarrollo Delegacional.

La injerencia de Serrano Cortés no se limita a colocar a su conveniencia a funcionarios. Un allegado a Mancera, que ha sido testigo del trabajo rutinario de los casi dos años de gobierno del mandatario local, asegura que en algunos casos incluso se ha encargado de asignar a sus secretarias y choferes.

Pero eso es sólo parte del poder de quien se hace llamar, en privado, “el verdadero Jefe de Gobierno”.

EN NOMBRE DEL JEFE
Serrano Cortés no se conforma con el poder que ya ejerce a través de su puesto en el gobierno capitalino y lo ganado con los asambleístas y delegados. Quiere más, coinciden tanto analistas como fuentes dentro del gobierno de Mancera, “y aprovecha la debilidad institucional para lograrlo”.

Recientemente puso en marcha una estrategia para obtener poder de decisión al interior del PRD nacional y estatal, con lo que garantizará injerencia dentro de los gobiernos por venir.

De acuerdo con varios miembros del PRD, la táctica es “no exponer su fuerza”. Lo que Serrano busca es garantizar votos a través de consejeros representantes del Distrito Federal en el Consejo Nacional, en el Consejo Estatal del Sol Azteca y en menor medida en el Congreso Nacional. Fuentes en el gabinete de Mancera y en el PRD afirman que Serrano se encargó de colocar a los consejeros que le corresponden al Jefe de Gobierno, pero, como lo hizo en el pasado, se trata de sus incondicionales, no los del Jefe de Gobierno.

“A la hora de la selección de consejeros Serrano se apega a una frase: ‘Estos son para el jefe, estos son para el jefe’, dice una persona que trabaja en la ALDF.

Pero nadie se inquieta ni sorprende. Es un secreto a voces que se trata de gente que trabaja para él o que le debe favores. Mancera está fuera de esas decisiones, afirman.

LA EXTRATEGIA DE CONTROL
La estrategia de Serrano consiste en no exponer una fuerza, debido a que los votos no le alcanzarían para obtener un número significativo de consejeros si va con una planilla y una corriente. Para garantizar al menos los primeros 10 lugares de una planilla se requiere un mínimo de tres mil votos. Vanguardia Progresista, la planilla que encabeza y que se identifica con Mancera, difícilmente podría obtenerlos, explica un dirigente del PRD. Al menos no con la facilidad de las “tribus” grandes como Nueva Izquierda (NI), Izquierda Democrática Nacional (IDN) o Alternativa Democrática Nacional (ADN).

Por ello, Serrano Cortés negoció puestos en planillas de siete corrientes internas del PRD, entre ellas dos de las más importantes, NI y ADN, donde colocó en los tres primeros lugares a sus allegados. Quienes estén en el primero, segundo, tercero, o hasta el décimo lugar es casi un hecho que serán elegidos al Consejo Nacional, Consejo Estatal y Congreso Nacional, explica el dirigente.

SinEmbargo revisó las listas finales de candidatos al Consejo Estatal, Nacional y Congreso, aprobadas por el Instituto Nacional Electoral (INE) y publicadas en la página del PRD nacional. En ellas encontró, por ejemplo, que en la corriente ADN, en su planilla ADN7, Serrano colocó como cabeza al Diputado de la ALDF por Iztapalapa, Arturo Santana Alfaro, quien le debe protección.

De acuerdo con fuentes del PRD, la ex esposa del legislador, Teresa Serratos Alvarado, interpuso una denuncia por violencia intrafamiliar; después Santana Alfaro la acusó de robarle 150 mil pesos y una camioneta. La mujer fue encarcelada en el penal de Santa Martha Acatitla.

Dichos listados muestran que junto con Santana Alfaro, Serrano colocó a Emilio Real Guerrero, Oficial Mayor del PRD-DF. En la lista de Consejeros Estatales, incluyó a Marco Antonio Guijosa Mora, de la Comisión de Movilidad, Transporte y Vialidad de la ALDF, y en el lugar número dos de esa planilla, a Susana Alanis Moreno, esposa de Eduardo Venadero Medinilla, director del Servicio de Transportes Eléctricos del DF y cercano a él.

En la misma lista de ADN7 para Consejeros Estatales del Distrito Federal, se repiten los nombres de Emilio Real, Guijosa Mora y se agregan el del ex Diputado Federal del PRD, José Antonio Alemán García, y de Mauricio Soto Caballero, integrante de la Comisión Política Nacional Vanguardia Progresista.

Los delegados de Miguel Hidalgo e Iztapalapa vuelven a la escena en la historia de intereses de Héctor Serrano, pues Víctor Hugo Romo encabeza la planilla de la corriente Foro Nuevo Sol para el Consejo Nacional del PRD, mientras que el hermano del Secretario va en primer lugar de los candidatos para el Consejo Estatal.

En el caso de Valencia Guzmán, Delegado de Iztapalapa, encabeza una de las dos planillas de la corriente Movimiento Progresista VA, vinculada a Marcelo Ebrard. Héctor Serrano Azamar, hijo de Serrano Cortés, figura en el número tres de los candidatos de Movimiento Progresista VA para el Consejo Nacional.

Esta planilla es muy singular, pues en los 10 primeros lugares aparecen funcionarios de la Delegación Iztapalapa como Francis Irma Pirin Cigarrero, directora de Desarrollo Social, Miguel Ángel Macedo Escartin, director de Promoción y Atención Ciudadana, así como parientes de los servidores públicos delegacionales.

La fórmula se repite en la planilla de Movimiento Progresista VA para el Consejo Estatal, en donde se agregan líderes ambulantes como Fidencio Cebada García, de la Unión Democrática Revolucionaria (UDR), que domina el comercio ambulante en esa delegación, y dirigentes vecinales como Gabriela Urbina Ugalde, de la Unión de la Lucha Vecinal del Valle de Anáhuac.

Serrano Cortés también cuenta con gente cercana en tres planillas de la corriente más fuerte del PRD: Nueva Izquierda.

Una de éstas es Fuerza Democrática MT, encabezada por el Diputado local Víctor Hugo Lobo Román. También aparece entre sus candidatos a Consejeros Nacionales Marilú García Villasana, líder de Proyectos “B” en la Secretaría de Gobierno del DF.

Personal de confianza que trabaja con Serrano en la Secretaría de Gobierno figura en otra de las planillas de Nueva Izquierda. Se trata de Agenda Social Democrática Nueva Izquierda, en donde aparece Giselle Hernández García en el cuarto lugar de los postulados al Consejo Estatal. Oficialmente su puesto es de Subdirectora de área en la Dirección Ejecutiva de Estudios Estratégicos de la Secretaría, pero una fuente indica que es asistente personal de Serrano. En la planilla Bloque Progresista 100, en el lugar número 10, se encuentra como candidata al Consejo Nacional Diana Sánchez Barrios, hija de la Diputada local Alejandra Barrios, lideresa de gran parte de los ambulantes del Centro Histórico.

La corriente Movimiento de Equidad Social de las Izquierdas (MESI) se suma a las aliadas de Serrano, pues está encabezada por Dione Anguiano Flores, Diputada local; Alfredo Hernández Raigoza, Procurador Social del DF; y Jesús Alberto Romero Cárdenas, coordinador General de Reordenamiento en la Vía Pública del Centro Histórico del GDF.

La planilla de la corriente MESI para el Congreso Nacional también está encabezada por Anguiano y Hernández Raigoza, además de Janet Adriana Hernández Sotelo, secretaria de Enlace de Gobiernos Locales del PRD-DF.

En la planilla de Red de la Unidad de las Izquierdas (RUNI), Serrano colocó en el lugar dos para el Consejo Estatal y en el seis para el Nacional a Esther Martha Chavarría, dirigente de la Asociación Renovadora del Comercio Organizado (ARCO), e hija de Benita Chavarría, una de las líderes de ambulantes cercanas a su poder.

No toda la injerencia de Serrano Cortés tiene lugar a través de funcionarios públicos o personajes notorios. Según una fuente cercana a Ebrard, el Secretario también ha colocado dentro de la estructura de la dependencia que encabeza a personas afines a él, en los rangos intermedios de los puestos de confianza.

Una revisión del personal de la Secretaría de Gobierno permite constatar que hay al menos cinco empleados que figuran también en la lista de candidatos a consejeros del PRD.

Una de ellos es María Cristina Teresa García Bravo, quien funge como Asesora “E” de la Secretaría y está en el segundo lugar de los candidatos a consejeros de Patria Digna, en la planilla de Unidad Nacional de las Izquierdas.

Fernanda Mariana Cervantes Rivera, jefa de unidad departamental “A” de la Secretaría, ocupa la posición cuatro de esa misma planilla.

En la planilla de Foro Nuevo Sol aparece Elisa Rivera Barrera, quien es Directora de área “B” en la Dirección General de Gobierno. En la nómina de la Secretaría de Gobierno también figuran Liliana Teresa Rivera Barrera, Subdirectora de área “C” en la Dirección Ejecutiva de Estudios Estratégicos, Fernando Israel Rivera Barrera, líder coordinador de proyectos en la Coordinación General de Reordenamiento de la Vía Pública del Centro.

Dentro de la Coordinación General de Reordenamiento de la Vía Pública –adscrita al área donde Serrano Cortés forjó parte de su poder e influencia política– figura Fabiola Cordero Rebollo como líder coordinadora de proyectos. Esa misma persona aparece como candidata a consejera de la Red por la Unidad Nacional de las Izquierdas.

En la misma coordinación labora Angélica Gabriela Corona Arellano, también como líder coordinadora de proyectos. Dentro de la lista de candidatos de Alternativa Democrática Nacional, la planilla Alternativa registra a una mujer con los mismos apellidos, Lizbeth Patricia Corona Arellano.

Además, en la nómina de la Secretaría de Gobierno también figura Ricardo Ríos Garza, hermano del procurador capitalino Rodolfo Ríos Garza, como Subsecretario de Coordinación Metropolitana y Enlace Gubernamental. El hermano del procurador es uno de los candidatos a consejeros en el partido por la corriente Nueva Izquierda, en la planilla Fuerza Democrática MT.

De acuerdo con fuentes consultadas del PRD, con esta estrategia Serrano Cortés garantizará tener voz y voto en la elección de candidatos a la ALDF, al Congreso de la Unión, a delegados del Distrito Federal y a la Jefatura de Gobierno.

DE 600 MIL A 1 MILLÓN 204 MIL AMBULANTES
Otro de los tentáculos del Secretario, quizás el que lo empoderó y lo llevó más lejos en su proyecto político, es el de los vendedores ambulantes de la ciudad de México.

El tema no es cosa menor. En diciembre de 2006, cuando arrancaba la administración de Ebrard Casaubón, había unos 600 mil vendedores ambulantes en la Ciudad de México, de acuerdo con documentos de la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo del Gobierno del Distrito Federal.

Ocho años después, con Serrano metido hasta el cuello en el tema –se desempeñó como Director y luego Subsecretario de Desarrollo Delegacional y Reordenamiento de la Vía Pública –, ese conglomerado es de un millón 204 mil 46 personas en una informalidad que se desgrana en las calles, las escuelas, los hospitales, las oficinas, el transporte público, las estaciones y andenes del Metro; iglesias, parques o jardines. Ofrecen libros, discos, programas software, celulares, aditivos para celulares, ropa, joyería o zapatos. Son artistas urbanos que ocupan las recién creadas calles peatonales de 16 de Septiembre y Madero, a unos pasos de las oficinas del Gobierno del Distrito Federal. O son sexoservidores establecidas desde Corregidora hasta República de Argentina, frente al edificio de la Secretaría de Educación Pública, o en el cruce de Avenida Insurgentes y Reforma.

“Quien tiene el control de estos grupos se llama Héctor Serrano Cortés, y hoy es Secretario de Gobierno en el Gobierno del Distrito Federal”, exclama Gazal Jaffif, de Procentrihico. La organización que lidera Gazal Jaffif tiene un amparo en el Juzgado Tercero del Distrito Federal ante esa dependencia. “Desde que ese personaje ingresó a la política, se hizo del control de los grupos de ambulantes; de modo que los toleró, los hizo crecer y este ha sido su gran capital político”, abunda.

SinEmbargo pudo elaborar un mapa de los líderes de los ambulantes y las zonas que controlan (Ver El Capital Político y Social de los Ambulantes). Todas las fuentes en las calles, en el interior de tales grupos, que hablan bajo petición de no ser mencionados, coincidieron en que el Secretario de Gobierno del GDF es quien “otorga los permisos”.

Frente al Edificio de Telmex, en la esquina de Avenida Juárez y Eje Central, una de las vendedoras de software externa: “Aquí todas las negociaciones son con Serrano, y lo que diga se respeta. Él es la autoridad, ¿qué duda tiene usted?”.

Ubicada en el Eje Central y Victoria, casi en el prehispánico Monumento del Salto del Agua, la Plaza Victoria fue –de acuerdo con planes maestros del GDF– un modelo de reordenamiento del ambulantaje en la capital del país. Con sus 400 puestos repartidos en seis niveles, sería la catapulta del Alcalde para lograr lo que había sido imposible: poner en orden a los comerciantes callejeros de la Ciudad de México, la más grande del planeta. Ni siquiera hubo necesidad de invertir en su construcción. En sus orígenes, el edificio fue parte de la estación de Metro San Juan de Letrán y en un tiempo albergó oficinas de la antigua regencia capitalina y hasta exhibió los proyectos de vivienda del Instituto de la Vivienda de la Ciudad de México.

El 11 de abril de 2008, con su investidura de Jefe de Gobierno y el halo de esperanza de ser candidato presidencial por las izquierdas unidas en las elecciones presidenciales de 2012, Ebrard Casaubón citó un día antes de lo planeado a los vendedores ambulantes. Les entregaría la Plaza Victoria. De modo que ocurrió lo imposible: el Eje Central Lázaro Cárdenas fue liberado en su acera poniente de tres mil 400 ambulantes de diferentes organizaciones cuya vida comercial había estado ahí por décadas.

A las 14 horas de ese día, como en acción fílmica, los líderes ordenaron al gremio retirar sus puestos de la acera. Durante unas horas ya no se les vio. Y el paisaje, sin su presencia, fue otro; uno muy distinto: desde Avenida Izazaga hasta Avenida Juárez, y luego en el Eje Central no estaban ni su mercancía sobre el suelo, ni sus voces, ni su presencia.

Pero esa escena fílmica duró poco. En mayo, los ambulantes habían regresado. Gazal Jaliff, con mapas y documentos en mano, brinda una explicación para la reaparición: “A la par del reordenamiento que se propuso Marcelo Ebrard, Héctor Serrano tomó los censos de ambulantes, les permitió volver a las banquetas e incluso los hizo crecer”.

La Plaza Victoria no se convirtió en modelo de reordenamiento público. Más bien fue en esa esquina donde se empezó a escribir la historia de distanciamiento de Ebrard y Serrano. “El hecho de que le arrebatara el censo de ambulantes, Ebrard lo tomó como traición”, indica un abogado de comerciantes establecidos. En una entrevista concedida a la periodista Nayelli Cortés de El Universal (16/03/2014), Cortés Serrano respondió a la pregunta de si había vuelto a ver a Marcelo Ebrard: “No, no, no. La última vez que lo vi fue en la toma de posesión del doctor Mancera. En su momento trabajé con mucha lealtad con él, con la institución. Cerré mi ciclo, fue un cierre platicado, como me enseñó mi abuelo, hacerlo en forma cabal”.

Celoso de su información y gran conocedor de la Ciudad de México, Serrano Cortés ha acumulado documentos que resguarda con recelo, relata una fuente en la ALDF. Sostiene que si algo fue guardado de manera especial por el Secretario de Gobierno fue justo el censo de los trabajadores informales de la capital del país. Gazal Jaffif dice: “Se trata de su instrumento de control. Donde basa su poderío. Y lo ha hecho muy bien. En estos momento no hay ningún operador que le pueda hacer sombra debido a este capital social”.

Hoy, el Secretario de Gobierno del Distrito Federal está obligado a revelar el nombre de las organizaciones, agrupaciones o asociaciones que representan a los 109 mil 186 comerciantes en vía pública que operan en cada una de las 16 delegaciones de la Ciudad de México, de acuerdo con el Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Distrito Federal (InfoDF ).

Un ciudadano requirió de la Secretaría de Gobierno información sobre cuántos ambulantes hay en la capital del país; además de cuántas y cuáles eran las organizaciones, grupos, asociaciones o representantes de los comerciantes. Le pidió también saber quiénes tenían el mayor número de agremiados o asociados y los nombres de los líderes principales.

En su respuesta, la Secretaría de Gobierno del GDF fue escueta: informó que había 109 mil 186 vendedores con puestos fijos y semifijos.

La instancia a su cargo se reservó si este número de comerciantes pertenecían a alguna agrupación y expuso que los nombres de los ambulantes registrados era confidencial.

Inconforme con la respuesta, el particular interpuso un recurso de revisión ante el InfoDF porque, desde su perspectiva, la respuesta estaba incompleta. El organismo le dio la razón.

Pero hasta ahora Serrano sigue sin entregar la información sobre ese coto de poder que él controla, no sólo por la fuerza que los ambulantes representan dentro de la ciudad, sino por la forma en que se ha servido de ellos para engrosar su influencia dentro de la estructura del PRD.

IMG_9950.JPG

IMG_9951.JPG

IMG_9953.JPG

IMG_9952.JPG

EL PODER EN EL DF TIENE NOMBRE: EL “LICENCIADO” SERRANO

29 Ago

Héctor Serrano Cortés no fue electo en un proceso electoral, pero se asume como el funcionario más poderoso en el gobierno de la ciudad más grande del mundo. No existe constancia de que cuente con la cédula profesional, aunque se ostenta como licenciado. Tiene a su cargo, de manera oficial, áreas clave como las cárceles y los vendedores ambulantes, y además ha creado una especie de “gobierno paralelo” que alcanza las entrañas del PRD, el legislativo capitalino y las autoridades electorales. Sus ojos y oídos están en todas partes, de acuerdo con diversos testimonios, y su estructura personal le permite participar en (y anticiparse a) innumerables decisiones políticas y administrativas del Distrito Federal.

Serrano ha trabajado al cobijo de los tres principales partidos políticos del país. Marcelo Ebrard Casaubón fue, sin embargo, quien encumbró a este kraken cuyos tentáculos se extienden a diario… mientras la figura de Miguel Ángel Mancera Espinosa –su actual jefe en el organigrama– se achica y pierde el respaldo ciudadano.

Quienes lo conocen o han trabajado con él lo describen como un hombre temperamental, acomodaticio y desleal. Alguien que “traiciona todos los días al Jefe de Gobierno”. Cuando esta administración termine, dicen los que han seguido sus pasos, Mancera habrá perdido control de innumerables zonas mientras él se fortalecerá y alcanzará un poder pocas veces visto en la Ciudad de México…

El 27 de marzo de 2012, cuando Héctor Serrano Cortés tomó protesta como Secretario de Gobierno del Distrito Federal, se refirió a su nueva encomienda como “la más importante de la vida”. Ese día lucía satisfecho y jovial. Llevaba su habitual bigote recortado al estilo que los estadounidenses llaman box car, popular durante la Gran Depresión entre los trabajadores migrantes y vagabundos; un bigote que los pachucos asumirían, después, como suyo.

Eran las postrimerías de la jefatura de Gobierno de Marcelo Ebrard Casaubón. Serrano Cortés no se veía exultante, pero sí contento por el nuevo encargo.

Dos años y medio después, Serrano Cortés continúa en el mismo puesto, relevante no únicamente para él sino para los casi 9 millones de habitantes de la capital del país, e incluso para toda la Zona Metropolitana, hogar de cerca de 20 millones de individuos. Pero aunque es el segundo puesto con más peso en la estructura del gobierno local, es el primero entre los servidores públicos que no son electos.

Desde esa posición privilegiada, Serrano Cortés ha consolidado la influencia política que comenzó a afianzar en la administración anterior, al grado de ser considerado por algunos –y por él mismo– como quien realmente detenta el poder en la capital del país, por encima del actual Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa.

Si algo ha ayudado a Serrano Cortés a consolidar su influencia en la capital del país, es su capacidad acomodaticia, coinciden fuentes cercanas al actual mandatario local y a su antecesor. Una revisión a su trayectoria política permite ver que, en sus más de 30 años de experiencia en el servicio público (según ostenta en su ficha curricular), ha ocupado cargos al cobijo de los tres principales partidos políticos del país.

Pero fue con Ebrard Casaubón con quien afianzó su poder político, gracias a los nombramientos que éste le dio como responsable de negociar con alrededor de 12 mil ambulantes, sólo en el perímetro A del Centro Histórico; luego, con su apoyo para convertirse en Consejero Nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD); y finalmente al convertirlo en su principal aliado.

Ahora, señalan los ebrardistas, Serrano Cortés es el mayor enemigo de Ebrard. Dio “chaquetazo”, como se dice en el argot. Fue él, principalmente, quien condujo la guerra de Mancera Espinosa contra su antecesor; una batalla por el control y las lealtades.

Hasta los mismos titulares de las secretarías dicen hoy que Serrano Cortés operó esa guerra… y se siguió, acumulando cada vez más poder. Un poder que no tiene siquiera su (relativamente nuevo) jefe.

Serrano es un enemigo poderoso, vengativo y certero, dicen distintas fuentes. Reporteros de SinEmbargo se entrevistaron con al menos una docena de funcionarios que estuvieron dispuestos a hablar de él. La información no verificable corre a pasto dentro de la administración. Pero nadie se atreve, ni adentro ni afuera del gobierno, a dar la cara. Le tienen temor porque, sostienen, incluso los más cercanos a Mancera Espinosa podrían no salvarse de su larga mano. O en eso coincidió la mayoría.

Para la elaboración de esta serie de reportajes, SinEmbargo solicitó una entrevista con el funcionario. Al cierre de edición, no había respuesta del área de Comunicación Social de la Secretaría de Gobierno.

La relación de Serrano Cortés con Ebrard Casaubón y Mancera Espinosa refrenda los señalamientos de que no es un hombre de lealtades duraderas. Para poder ocupar el cargo de Secretario, Serrano Cortés había renunciado a la coordinación de Acción Electoral y Promoción del Voto de Mancera Espinosa (entonces candidato a la Jefatura del Gobierno capitalino por una coalición de los partidos de izquierda), de la que llevaba algunas semanas ocupándose y para lo cual, a su vez, había dejado de fungir como operador político de Ebrard dentro del PRD.

Al reincorporarse al gobierno capitalino, durante su toma de protesta como encargado de la política interna del Distrito Federal, Serrano Cortés agradeció a Marcelo –a quien incluso llamó así, por su nombre de pila– por el nombramiento, y le refrendó su lealtad absoluta.

“Muchas gracias con toda mi lealtad”, fueron las palabras con que ese día finalizó su breve mensaje en el antiguo Palacio del Ayuntamiento.

Un colaborador cercano al ex Jefe de Gobierno dice que Serrano Cortés llegó a ganarse la confianza de Ebrard al grado de que habría sido él quien lo convenció de llevar adelante su proyecto Vanguardia Progresista dentro del PRD, y quien le habría apoyado en su idea de buscar la dirigencia del partido. El entonces Jefe de Gobierno dio como un hecho que el poder acumulado por Serrano era para él, y le entregó otras encomiendas.

Pero la intención de Serrano Cortés no habría sido respaldar las aspiraciones políticas de Ebrard. Era aprovecharse de esa concesión para crecer él mismo. Fue así que el grupo Vanguardia Progresista se convirtió, en 2011, en una de las corrientes internas del PRD.

Formalmente Ebrard no era parte de la agrupación, sino que ésta estuvo desde el principio en manos de Jesús Valencia, entonces Secretario general del PRD en el Distrito Federal, y de Serrano Cortés. Ambos personajes se han apropiado de la corriente, que ahora es relacionada con Mancera y no con su antecesor.

“La lealtad que Serrano Cortés prometió a Ebrard terminó el 5 de diciembre de 2012, cuando Mancera Espinosa lo reemplazó en el cargo”, dice una fuente. Y si sigue en el poder, su lealtad a Mancera terminará el 5 de diciembre de 2018, coinciden otros.

El Secretario de Gobierno ha declarado que no ha visto a su antiguo jefe desde que dejó el GDF; mientras que, por el contrario, exalta su cercanía con el actual mandatario local. Incluso es solícito en apoyar las iniciativas de promoción de actividades físicas del Jefe de Gobierno, al grado de que ha asistido a las clases dominicales de yoga que se realizan al pie de la fuente de la Diana Cazadora y en febrero pasado aseguró que bajaría 5 kilos en dos meses.

Fuentes cercanas a Mancera y a Ebrard dicen que la intención del Secretario es utilizar a sus jefes para posicionarse políticamente.

Un integrante del ex gabinete de Ebrard explica que la estrategia de Serrano ha consistido en aislar al mandatario en turno del resto de sus subordinados para ser él quien tenga influencia sobre las decisiones. Así lo habría hecho con Ebrard, asegura.

Quienes han atestiguado la relación entre el actual Jefe de Gobierno y su hombre más importante corroboran este señalamiento, pero ahora con Mancera Espinosa. La autoridad de Serrano es hoy más significativa, sostienen, mientras el Alcalde la ciudad se desdibuja y sus niveles de aprobación desploman mes con mes.

Los que cuentan a SinEmbargo cómo Serrano Cortés consiguió fortalecerse políticamente (“se ha llamado a sí mismo ‘el verdadero Jefe de Gobierno’”, coinciden varios entrevistados), lo describen como una persona desleal; alguien que traiciona a quienes le rodean y se aprovecha de sus errores para granjearse reconocimiento.

Su trato obsequioso, que para algunos incluso raya en el servilismo, sería su estrategia para ganarse la confianza de jefes que, eventualmente, también traiciona.

LICENCIADO SIN LICENCIA
A sus 52 años -nació en la Ciudad de México el 22 de abril de 1962-, Serrano Cortés ha pasado más de tres décadas en el servicio público, como ostenta en su ficha curricular, disponible en el portal de la dependencia que encabeza.

Su primera experiencia destacada como funcionario público data de 1986, cuando fungió como subdelegado en la delegación Venustiano Carranza; el Departamento del Distrito Federal (DDF) operaba bajo un régimen priísta.

A ese encargo siguieron los de secretario técnico de la comisión de Trabajo y Previsión Social de la LIV Legislatura de la Cámara de Diputados, entre 1988 y 1991; de Oficial Mayor de la entonces Asamblea de Representantes del Distrito Federal, de 1991 a 1994; y de Oficial Mayor de la Cámara de Diputados en la LVI Legislatura, de 1994 a 1997.

En este último cargo fue designado por Juan José Osorio Palacios, entonces líder de la Cámara de Diputados y fundador del sindicato de músicos. Osorio también participó, junto con Fidel Velázquez, de la creación de la Confederación de Trabajadores de México.

Entre abril y septiembre de 2003, Serrano Cortés ocupó el cargo de Delegado sustituto de Venustiano Carranza, para reemplazar a María Guadalupe Morales Rubio, del Partido Acción Nacional (PAN).

Previo a su nombramiento, Serrano había trabajado con Morales Rubio en dicha demarcación, y fue ella quien lo propuso como su reemplazo. Aunque en su ficha curricular se asienta que ocupó este cargo de 2001 a 2003, notas periodísticas dan cuenta de que el proceso de salida de Morales Rubio ocurrió a mediados de abril de 2003, de modo que Serrano Cortés sólo fue Delegado sustituto durante cinco meses.

Al término de esa encomienda, ese mismo año Serrano se incorporó a la administración de Andrés Manuel López Obrador, quien por entonces militaba en el PRD y había llegado a la jefatura de Gobierno al amparo de ese partido. Durante los siguientes dos años, Serrano Cortés fungió como director general de la Caja de Previsión Social de Trabajadores a la Lista de Raya del gobierno capitalino.

Ya en la administración de Ebrard, fue el encargado de Programas Delegacionales y Reordenamiento de la Vía Pública, una dirección que en 2008 se convirtió en subsecretaría y de la cual él fue su primer titular hasta 2011, cuando cambió el servicio público por las funciones partidistas y se integró al PRD como Consejero Nacional, ayudado por el Jefe de Gobierno.

Desde esa posición, fue operador político de Ebrard Casaubón, para después reintegrarse a la administración pública en el segundo puesto más importante.

Existen documentos oficiales, algunos que datan del año 1992, donde se asienta que Serrano Cortés es licenciado. La misma información consta en el listado del perfil de puestos y currículos de los servidores públicos de la Secretaría de Gobierno, disponible para su consulta en el portal electrónico de la dependencia, donde se refiere que tiene una Licenciatura en Derecho.

Pero en el Registro Nacional de Profesionistas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) no hay información que acredite que el actual Secretario de Gobierno del Distrito Federal cuenta con cédula profesional.

En diciembre de 2012, la empresa consultora Grupo Estrategia Política elaboró una presentación sobre los perfiles de los titulares de las dependencias del gobierno capitalino. Según ésta, Serrano Cortés se encontraba (al menos hasta ese momento) cursando la Licenciatura en Derecho en el Centro Colegiado para la Excelencia Empresarial.

Dicho centro académico fue fundado en 1994 y es dirigido por Rafael Portilla Ruiz, uno de los autores del libro 150 años, el Poder de la Masonería en México, en el que colaboró con el capítulo “La masonería y la cultura en México: Grandes hombres ilustres”.

Un funcionario de la actual administración reveló a SinEmbargo que Serrano Cortés es masón. Otras fuentes cercanas al gobierno de la ciudad lo confirmaron. De allí, dicen, su fascinación por los arcángeles, que distinguen su oficina en el antiguo Palacio del Ayuntamiento.

El sitio donde Serrano Cortés estaría realizando sus estudios (o donde estudió, o desde donde podría tener el título que ostenta) ofrece las licenciaturas en Administración, Derecho, Filosofía y Contabilidad, así como diplomados y cursos de actualización y regularización.

En su portal refiere que sus carreras se estudian en un lapso de entre 18 y 20 meses, mediante un modelo de estudio semipresencial para el cual es necesario acudir sólo una vez por semana.

Pero aún si Serrano Cortés no contara con una licenciatura, no sería impedimento parea ocupar el segundo cargo más importante del gobierno del Distrito Federal, ya que según los perfiles de puestos, elaborados por la Dirección de Recursos Humanos de la Secretaría de Gobierno, para ser titular de esa dependencia basta con tener un grado académico de Técnico Superior Universitario.

En contraste, según esa misma información, para ocupar los puestos de Director de Área “B”, Subdirector de Área “A”, Asesor “E” y Enlace “B” -todos de menor jerarquía que la de Secretario- se requiere contar con un doctorado.

TRAYECTORIA POLÉMICA
La posición de Serrano Cortés como Secretario de Gobierno es privilegiada, pues es el encargado de la relación con las 16 delegaciones políticas y con el Poder Legislativo a nivel local y federal, lo que le ha dado la posibilidad de ser más visible y tener mayor control político, además de asegurar su cercanía con el Jefe de Gobierno, sobre quien ejerce una notoria influencia, de acuerdo con personas cercanas al gobierno capitalino.

Como encargado de la política interna de la capital del país, Serrano Cortés tiene en sus manos, además de los asuntos domésticos de la metrópoli, la atención y reinserción social de las más de 40 mil personas en reclusión en las cárceles del Distrito Federal, el ordenamiento de los comercios en la vía pública, y la regulación territorial y agraria.

No es cosa menor si se piensa que las cárceles del Distrito Federal tienen 81 por ciento de sobrepoblación y prevalecen problemas como “el hacinamiento extremo, la violencia estructural constante y la insalubridad profunda”, así como la corrupción, de acuerdo con el informe 2013 de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

Dicho documento refiere que la Secretaría de Gobierno fue la instancia contra la que se presentaron más quejas relacionadas con el sistema penitenciario, y que también recibió cerca de la mitad de las medidas precautorias (avisos que la CDHDF da al conocer de posibles violaciones graves a los derechos humanos) emitidas ese año.

El caso de abuso documentado por la CDHDF más recientemente fue la recomendación 3/2014, dada a conocer el pasado 4 de agosto y dirigida al Secretario de Gobierno por uso excesivo de la fuerza contra menores recluidos en la Comunidad de Tratamiento Especializado para Adolescentes San Fernando. La recomendación señala que los custodios de dicho centro golpearon, desnudaron y utilizaron perros para intimidar a los menores de edad.

Durante su gestión como funcionario del gobierno capitalino, Serrano Cortés no sólo ha recibido recomendaciones de la CDHDF respecto a la situación del sistema penitenciario. El organismo defensor de los derechos humanos también lo ha señalado, entre otras razones, por el desalojo violento de los integrantes de la organización de Libreros Asociados del Corredor Donceles del Centro Histórico, por violaciones jurídicas en el reordenamiento de los ambulantes, así como por violaciones al derecho al trabajo.

La relación de Serrano Cortés con los comerciantes ambulantes tiene un peso significativo en su trayectoria política. Por encomienda de Marcelo Ebrard Casaubón, a partir de octubre de 2007 se encargó de negociar la reubicación de alrededor de 12 mil vendedores ambulantes del perímetro A del Centro Histórico, mediante el Programa de Reordenamiento del Comercio en Vía Pública en el Centro. No obstante, en su momento hubo ambulantes que lo acusaron de engañarlos con falsas promesas de apoyos económicos, así como de favorecer a determinados grupos, como el que encabeza Alejandra Barrios Richard.

Hoy los vendedores ambulantes están de nuevo en las calles y la imagen que Ebrard Casaubón quería legar sólo sirvió para que Serrano robusteciera su poder de control político.

Actualmente, como parte de sus atribuciones formales, tiene la encomienda de conseguir la aprobación de la Reforma Política del Distrito Federal, que es una de las cartas fuertes de Mancera Espinosa. También es el encargado de vigilar la implementación de la Cruzada contra el Hambre en la capital del país.

Uno de los asuntos polémicos que Serrano Cortés ha tenido que enfrentar durante la actual administración es el de las personas detenidas arbitrariamente durante el operativo policial del 1 de diciembre de 2012, cuando la toma de protesta del Presidente Enrique Peña Nieto motivó protestas en la capital del país. Luego de que el 10 de abril la CDHDF emitiera un informe especial sobre las detenciones arbitrarias y responsabilizara a las autoridades capitalinas, el Secretario de Gobierno aseguró a quienes fueron detenidos arbitrariamente que se les repararía el daño, sin precisar cuándo. Hasta la fecha ese compromiso sigue en el aire.

Dos actuales funcionarios cercanos al gobierno de Mancera cuentan un detalle nada menor sobre el operativo del 1 de diciembre. Sostienen que Serrano operó para que se perdiera el control ese día tan importante para Ebrard y, por supuesto, para el mismo Mancera. El Secretario del Ayuntamiento, afirman, “olvidó” activar la base Morelos, que es la que concentra los detalles operativos para un evento mayúsculo como el que se esperaba.

El operativo, dicen, se salió completamente de control. Los mandos, sin la base Morelos, no concentraron información, perdieron contacto entre sí, etcétera. Ese descontrol afectó el cierre del gobierno de Ebrard. Y en la carambola, una de las bandas falló, sostienen: también dañó la imagen del nuevo jefe de Serrano.

En octubre de 2013, Serrano Cortés fue señalado por Alejandra Moreno Toscano, titular de la Autoridad del Centro Histórico (adscrita a la Secretaría de Gobierno), y Arturo Javier Marina Othón, representante de la empresa Marina Restauración de Monumentos, como el responsable de adjudicar de forma directa el proyecto para remozar la estatua de Carlos IV de España, mejor conocida como “El Caballito”, luego de que la restauradora representada por Marina Othón causara daños en la efigie.

Un día antes, en conferencia de prensa, Serrano Cortés había anunciado que el gobierno capitalino había interpuesto una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) contra quien resultara responsable por los daños causados a la estatua y aseguró que la empresa restauradora había comenzado los trabajos sin que hubiera un contrato de por medio con las autoridades capitalinas.

LA CNTE Y EL NEGOCIADOR
Desde que la tarde del 21 de agosto de 2013, 40 mil maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) ocuparon la plancha del Zócalo capitalino en un plantón histórico hasta su desalojo el 13 de septiembre. El Secretario de Gobierno de la administración mancerista consiguió información y, fiel a su estilo, la atesoró para después operar.

Tras decenas de marchas, persecuciones callejeras y negociaciones en la sede de la Coordinadora en el Centro Histórico capitalino, los maestros fueron expulsados de la principal plaza pública del país en un operativo que conjuntó fuerzas federales y locales.

Fue Serrano Cortés quien tomó los micrófonos ante los medios. “Negociar” fue el verbo que más pronunció aquella tarde de septiembre, en la víspera de los festejos por el aniversario de la Independencia. Incluso mientras ocurría el éxodo de los maestros, declaró que una vez desocupado el Zócalo, la negociación con ellos continuaría.

En cambio, el entonces Comisionado Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón y Kalb –la representación del gobierno federal–- fue claro: “Hemos agotado todo, vamos a actuar y a acabar el asunto. Ningún policía mío lleva arma de fuego”.

El Cuerpo de Granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del gobierno capitalino entró por tierra, en tanto que los elementos de la Policía Federal volaban sobre la zona. Documentos de la SSP capitalina muestran que para el desalojo se utilizó la técnica Kettling, que consiste en filas de policías que avanzan y se mueven para acorralar.

Aunque hay dos críticas en el mundo para este procedimiento, las autoridades locales la eligieron, con Héctor Serrano como el funcionario responsable en el terreno. Dichos señalamientos son que el encapsulamiento puede durar horas y que personas no involucradas en el conflicto pueden quedar atrapadas. Aquel día las dos cosas ocurrieron.

Y Serrano se mantuvo fiel a su dicho: “Seguiremos negociando”.

Los maestros de la CNTE trasladaron su campamento a la plaza del Monumento a la Revolución, de donde comenzaron a retirarse el pasado 5 de enero, rodeados por granaderos de la SSP.

Serrano Cortés dijo entonces a la prensa que el desalojo de los maestros del Monumento a la Revolución había sido en respuesta a una exigencia de la sociedad.

Francisco Bravo, quien para ese momento fungía como secretario general de la Sección 9 de la CNTE, con sede en el Distrito Federal, relata a SinEmbargo que Serrano Cortés dijo a los maestros que no había podido evitar el desalojo porque las circunstancias políticas y los tiempos ya estaban rebasados y ya no había otra alternativa.

Más de ocho meses han pasado desde entonces, los mismos en que los líderes de la CNTE rompieron toda comunicación con el Secretario de Gobierno.

Bravo, quien dejó la secretaría general de la Sección 9 el pasado 2 de marzo, no recuerda con precisión cuántas veces estuvo en las reuniones entre los líderes de la Coordinadora y Serrano Cortés, pero calcula que serían unas ocho ocasiones.

Lo que sí tiene presente es que la tónica de las reuniones entre los maestros disidentes y el funcionario dependía del asunto a tratar y de la resolución a la que buscara llegar el gobierno de la ciudad.

“Había momentos en los que parecía que era un asunto de mucha construcción, había otros en los que era muy determinista. Entonces me parece que actuaba mucho por vaivenes. Yo no le vi una característica única permanente, sino más bien tenía que ver con los momentos políticos”, dice.

Los asuntos en los que los maestros recibían una actitud conciliadora de Serrano Cortés eran aquellos relacionados con cuestiones logísticas, como mantener la limpieza o la seguridad mientras estuvieron instalados en la plancha del Zócalo, dice Bravo.

Por el contrario, la negociación se volvía ríspida cuando el funcionario pretendía imponer sus decisiones. En otros momentos, recuerda el ex líder magisterial, el Secretario manejaba ante los medios que había llegado a acuerdos con los maestros aunque no fuera así.

Paulatinamente devino el distanciamiento entre ambas parte, aunque el momento de ruptura total fue cuando los maestros tuvieron que desalojar el Monumento a la Revolución. Nunca hubo una confrontación directa, dice Bravo, y reconoce en ello la habilidad de Serrano Cortés para negociar, para acomodarse a las circunstancias.

Al final la última palabra la tuvo el Secretario.

“Tengo la impresión de que es alguien centralista que ejerce el poder y me parece que le ha vendido muchas cosas a Mancera”, dice el maestro.

“Yo sí creo que ha tomado el control de muchas áreas de la política del Distrito Federal, particularmente la política del control del movimiento social. Me parece que está en manos de Serrano”, concluye.

Después del operativo, un grupo de los asesores realmente cercanos a Serrano se dedicó a difundir, entre periodistas incondicionales, que “el problema no fue solucionado por Mancera. Fue el Secretario de Gobierno porque es él quien tiene el control”.

EL OPERADOR POLÍTICO
El pasado 12 de junio, en la sala Digna Ochoa de la CDHDF, el Jefe de Gobierno pronunciaba un mensaje a propósito de la presentación del informe de labores 2013-2014 de la titular del organismo, Perla Gómez Gallardo.

Justo cuando el mandatario local afirmaba que su gobierno era respetuoso de los derechos humanos, la activista Gisela Pérez de Acha subió al podio y desenvolvió una cartulina que llevaba escondida debajo de la blusa y el pantalón y en la que se leía la leyenda “Protestar no es delito. Reprimir sí”.

Acto seguido, alrededor de una veintena de los asistentes al evento se sumó a la protesta; espetaron consignas y desplegaron lonas y hojas con mensajes contra lo que consideraron una política de criminalización de la protesta social por parte del gobierno de Mancera Espinosa.

De pronto, de entre el público alguien lanzó una botella de plástico al podio donde se encontraban tanto el Jefe de Gobierno como la titular de la CDHDF. El objeto no alcanzó a golpear a nadie, pero obligó a Mancera Espinosa a abandonar el recinto.

El Jefe de Gobierno subió, furioso, a su camioneta, relata una fuente cercana al mandatario. Con él estaban el coordinador de Comunicación Social del gobierno capitalino, Fernando Macías, y su brazo derecho, Serrano Cortés.

Habría sido el Secretario de Gobierno quien le espetó, cuando el Alcalde estaba en busca respuestas: “Fue esa pinche vieja…”, en referencia a Gómez Gallardo.

La noche de ese mismo día, la coordinación de Comunicación Social del gobierno emitió un boletín en el que acusaba a Gómez Gallardo de haber invitado a “anarquistas” para “reventar” su propio evento y dañar así al Jefe de Gobierno.

Funcionarios de la actual administración sostienen que no se trató de una manifestación espontánea, pero tampoco fue fraguada por Gómez Gallardo. Quien habría estado detrás de ese suceso habría sido Serrano Cortés, aseguran. ¿Su intención? Afectar la imagen de Gómez Gallardo, así como la de quien la llevó a ocupar ese puesto, Manuel Granados Covarrubias, el actual presidente de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

En los días siguientes al suceso en la CDHDF, SinEmbargo entrevistó tanto a Pérez de Acha como a Wendy de la Rosa, integrante de la Coordinadora 1DMX y quien también asistió a la CDHDF para protestar contra Mancera Espinosa. Ambas rechazaron haber sido llevadas por Gómez Gallardo y dijeron, en conversaciones por separado, que habían acudido por iniciativa propia al evento, pues era público.

Según la fuente consultada, Serrano Cortés habría llevado a los manifestantes.

No es la primera vez que distintas fuentes, en varios medios, vinculan a Serrano Cortés con grupos de anarquistas que operan en el Distrito Federal. La mayoría de sus líderes están libres a pesar de que aparecen en casi cualquier manifestación, menos en algunas muy contadas.

Otras fuentes refieren que también tiene relación con “vagoneros” del Metro y con grupos de taxistas que usa a discreción.

Además, varios funcionarios y ex funcionarios del gobierno capitalino refieren que Serrano Cortés opera un equipo de espionaje político.

En la siempre concurrida zona centro de la ciudad, en la esquina de las calles Victoria y Revillagigedo, una antigua construcción porfiriana se distingue en el panorama repleto de comercios de productos de iluminación y objetos para baño. Los rojizos remates de la torre dan realce a la construcción que abarca casi la totalidad de la cuadra y que alberga el Museo del Policía, un proyecto de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) capitalina que fue concebido para que los agentes policiales mostraran sus habilidades artísticas y culturales.

El proyecto ha devenido en la exhibición de muestras sobre asesinos seriales, instrumentos de tortura, brujería, hombres lobo y vampiros.

Ese mismo edificio alberga el Centro de Comando y Control C2 del Centro de la SSP, que controla el sistema de videovigilancia y radio del perímetro centro de la ciudad.

Pero ahí también se resguardaría un equipo de espionaje operado por Serrano Cortés, a decir de un funcionario de la pasada administración. SinEmbargo no tiene elementos para corroborar la existencia de dicho centro de espionaje más que sus dichos.

DENUNCIA POR EJERCICIO ILEGAL
Serrano Cortés es temido y pocos se atreven a confrontarlo abiertamente. Los individuos consultados por SinEmbargo, que pidieron no ser identificados, se cuentan entre ellos.

Por eso es que sorprende que haya una denuncia en su contra ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal; más aún si se trata de una acusación por ejercer funciones que no le corresponden.

Dicha denuncia fue presentada el 16 de julio de 2013 ante el juez Primero de Distrito Penal y quedó asentado bajo el folio FSP/B/T3/01641/13-07.

Quienes la presentaron fueron Armando Barajas Ruíz, Miguel Ángel Arias Guzmán y Victorio Rubén Montalvo Rojas.

Barajas Ruíz es Consejero Nacional del PRI y su nombre ha resonado recientemente en los medios, pues fue quien solicitó la expulsión del partido de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, quien presuntamente dirigía una red de prostitución desde las oficinas del PRI capitalino.

Al menos hasta 2012, Arias Guzmán fungía como contralor en el municipio mexiquense de Nezahualcóyotl, de extracción perredista. Antes militó en el PRD.

Montalvo Rojas es un político perredista y al amparo de ese partido ocupó en dos ocasiones una Diputación federal. En su segunda gestión como Diputado (2006-2009), el 24 de abril de 2008 se sumó a la sesión que los priístas y panistas habían realizado en una sede alterna, debido a que los legisladores miembros del Frente Amplio Progresista (PRD, Partido del Trabajo y Convergencia) habían tomado la tribuna.

Su presencia ayudó a tener el quórum necesario para que la sesión pudiera realizarse. En ésta se aprobó eliminar la cláusula de gobernabilidad del Distrito Federal, lo que desde entonces impide que un solo partido político tenga mayoría absoluta en la Asamblea Legislativa.

También se desempeñó como coordinador de asesores en la delegación Venustiano Carranza entre 2002 y 2003, en el mismo lapso que Serrano Cortés laboró en esa demarcación. Su ficha curricular refiere que durante ese mismo lapso fue director general de la Caja de Previsión para Trabajadores de Raya, puesto que asumiría en 2003 Serrano Cortés.

Sin embargo, la denuncia contra el Secretario de Gobierno no fue presentada a título personal, sino a nombre de una asociación civil llamada Consejo Vecinal Propuesta Ciudadana para la Ciudad de México, de la que los tres personajes mencionados son, respectivamente, presidente y vocales.

Sentado en su oficina en la sede de dicha asociación, en la Delegación Venustiano Carranza, Barajas Ruíz insiste en subrayar que la denuncia fue interpuesta por la agrupación y no por ninguno de ellos tres a título personal.

La denuncia fue interpuesta contra Serrano Cortés y contra Marcela Gómez Zalce, directora del Sistema de Radio y Televisión Digital del gobierno capitalino, adscrita a la Secretaría de Gobierno, por presunto ejercicio ilegal del servicio público, abuso de autoridad y/o tráfico de influencias.

Esto debido a que el 3 de junio de 2013, en la Gaceta Oficial del Distrito Federal se publicó un acuerdo mediante el cual Serrano Cortés delegaba facultades a Gómez Zalce para celebrar, otorgar y suscribir contratos, convenios y demás actos jurídicos para ejercer sus funciones. El acuerdo invocaba al artículo 16 de la Ley Orgánica de la Administración Pública del Distrito Federal, lo que a ojos del Consejo presidido por Barajas Ruíz era erróneo, pues dicho artículo no faculta a los secretarios de despacho para que puedan delegar sus facultades y obligaciones. En su denuncia, el Consejo se refirió al artículo 5 de la misma ley, que estipula que quien puede delegar facultades a los servidores públicos subalternos es el Jefe de Gobierno.

A decir de Barajas Ruíz, la agrupación que preside supo del caso “por una columna de Adrián Rueda, publicada en el diario Excélsior”.

Dicha columna, publicada el 8 de julio de 2013, refiere que con la atribución concedida a Gómez Zalce, Serrano Cortés “le había delegado legalmente el derecho a pasar la charola”.

La misma columna consigna que el 17 de junio, es decir, dos semanas después de que se publicó el acuerdo, el Consejero Jurídico del gobierno capitalino, José Ramón Amieva Gálvez, informó a Gómez Zalce que la delegación de facultades otorgada por Serrano Cortés era ilegal y la revirtió. El Consejero invocó el artículo 5 de la Ley Orgánica de la Administración Pública del Distrito Federal.

Barajas Ruíz explica que la motivación de presentar una denuncia en contra de Serrano Cortés y de Gómez Zalce fue porque uno de los objetivos del Consejo es interponer quejas o denuncias cuando conozca de violaciones a derechos humanos, a derechos político-electorales de los ciudadanos o sepa de la incorrecta prestación de servicios públicos o irregularidades en la actuación de los funcionarios.

En este tenor, denunciar a Serrano Cortés por presuntamente atribuirse funciones que no le corresponden cabía entre las atribuciones de la agrupación.

Pero el interés de la asociación que preside Barajas Ruíz terminó al presentar la denuncia, pues dice que desconoce cuál ha sido el curso que tomó.

El 14 de noviembre de 2013, la agente del Ministerio Público Liliana Pineda Soto determinó que los denunciantes no tenían interés jurídico porque no eran afectados directamente. Barajas Ruíz considera que habría un afán de obstruir el caso.

La última información sobre el caso data del 3 de abril de 2014, cuando el juez Primero de Distrito en materia Penal aceptó un recurso interpuesto por los quejosos contra la sentencia del caso dictada en enero pasado.

Barajas Ruíz acepta que conoció a Serrano Cortés desde la época en la que éste trabajó en la Delegación Venustiano Carranza. Dice que no supo de ninguna otra irregularidad en el actuar del funcionario, convertido hoy en el segundo hombre más poderoso de la ciudad. O el primero, según algunos.

IMG_9945.JPG

IMG_9949.JPG

IMG_9948.JPG

IMG_9944.JPG

Peña Nieto: justificar la corrupción

28 Ago

Por Martín Moreno

+ ¿Tema cultural o arropar a los corruptos?
+ Montiel, Marín, Moreira, son “asuntos culturales”

Enrique Peña Nieto ha cometido un error grave.

Cuando el presidente priista de México define a la corrupción como un “tema cultural”, no sólo da, de manera subliminal, luz verde a actos de corrupción. Su frase va más allá: los consiente, los explica y hasta los justifica. Lamentable desde cualquier ángulo.

El desafortunado concepto de Peña Nieto tiene un fondo ligado a la formación política priista, a la manera cómo piensan los priistas, a la forma como se ejerce la política del priismo mexiquense –sin duda, de los más dañinos para la democracia nacional-, y al espejo en el que se refleja la corrupción y cómo es concebida y clasificada por el PRI.

Para los priistas, de acuerdo al credo de Peña Nieto, la corrupción es parte de la cultura y por eso se justifica practicarla, tolerarla, entenderla y asimilarla. Aciago el mensaje que da el Presidente de un país sobre la corrupción, precisamente en una de las naciones más corruptas en América Latina.

La frase de Peña Nieto tiene fondo: nos arroja las luces suficientes para terminar de comprender –por si había alguna duda o sospecha-, porqué el partido gobernante en México aplaude a los corruptos y aún más: los vitorea y los unge como modelos a seguir. Entre más corrupto, más impune. Y entre más impune, más aplaudido.

Ejemplos:

Recientemente, Arturo Montiel – el multimillonario ex gobernador del Estado de México, padrino político de Peña Nieto e intocable del peñismo-, fue el más aplaudido durante el nombramiento de Carlos Iriarte como presidente sustituto del CDE del PRI en el Edomex. Cónclave priista en el que Montiel fue recibido cómo héroe. Y sí lo es, al menos para los priistas.

El sábado pasado, en Puebla, Mario Marín llegó orondo a la toma de protesta de Ana Isabel Allende como nueva lideresa del PRI en la entidad. Allende es personaje cercano a Marín. El “gober precioso” fue recibido con porras y fanfarrias. Marín vuelve para seguir influyendo en la política poblana. Nada más faltó que le obsequiaran una “botellita de coñac”.

En el ADN de muchos priistas corre la sangre de la corrupción.

Pero no deben preocuparse: Peña Nieto ya les ha enviado el mensaje de que es un “tema cultural” y, por lo tanto, es entendible y hasta justificable caer en actos de corrupción. Vaya error. O cinismo.

Preparémonos, pues, a ver cómo en el sexenio peñista brotan, como hongos, corruptelas sin que nadie las castigue, bajo la biblia presidencial de que forman parte de la cultura.

Así lo entenderán los corruptos.

Así lo justificarán los cínicos.

Así lo enfrentaremos los mexicanos.

Peña Nieto intenta justificar la corrupción en México, primero, haciéndose bolas con el lenguaje, cosa nada rara cuando no hay telepromter de por medio. A pregunta del incisivo León Krauze, respondió: “No es un tema exclusivo de México, es un tema casi humano, que ha estado en la historia de la humanidad…”.

Ergo: que tiene que ver con humanos, los que integran a la humanidad humana.

“Hay un tema cultural que ha provocado corrupción”, define Peña Nieto.

Cultural, dice Peña.

La cultura es definida como el conjunto de conocimientos científicos, literarios y artísticos de una sociedad, con estructuras sociales y religiosas.

Según el presidente de México, habría que agregarle a estos conjuntos la palabra corrupción, si bien Peña Nieto la concibe como un “tema cultural”.

Pero no es la primera vez que Peña tiende a justificar la corrupción en México de manera pública.

Recordemos cuando Rosario Robles fue acusada de utilizar recursos etiquetados como “gasto social”, para apoyar tareas electorales del PRI en Veracruz. Ante las críticas, ¿qué le recomendó Peña Nieto a su secretaria de Desarrollo Social? “No te preocupes, Rosario…tú aguanta”.

Ese “tú aguanta” lleva un mensaje preocupante: tú aguanta aunque te comprueben desvío de recursos. Tú aguanta porque así es la política. Tú aguanta porque aquí está el Presidente para arroparte.

El mensaje presidencial integral fue entonces: tú aguanta, PRI, porque aquí estoy para solaparte.

Ahora comprendemos mejor porqué Peña Nieto protegió a Montiel: porque la corrupción es un tema cultural para los priistas, y no un asunto de investigación, comprobación y castigo al corrupto.

Y los priistas siguen muy bien el camino trazado por el presidente de México.

Allí están los emblemas de la corrupción mexicana:

Intocable, Humberto Moreira y el endeudamiento que por generaciones heredó a Coahuila.

Intocable, Arturo Montiel quien se convirtió en un hombre multimillonario al amparo de la gubernatura mexiquense, hoy aplaudido a rabiar por las palmas de miles de priistas que ven en Montiel el modelo a seguir y el orgullo a vitorear.

Intocable, Mario Marín y su historia negra con propiedades injustificadas en el extranjero, su atentado pueril contra Lydia Cacho, y hoy regresa de la mano de la nueva lideresa del PRI poblano, Ana Isabel Allende, cercana a Marín, pareja sentimental de Adolfo Karam, alto jefe policíaco durante el gobierno del “gober precioso”. Marín no vuelve solo: lo acompañan Víctor Gabriel Chedraui y Valentín Meneses, leales a él, allí, a la orden.

Todos, arropados bajo el lema peñista:

“La corrupción es un tema cultural”.

¿Para qué demonios queremos entonces una Fiscalía Anticorrupción, si de antemano está descarrilada?

¿Por qué?

Primero, porque el “fiscal anticorrupción” será nombrado por un Congreso manejado y sometido a Los Pinos. Por tanto, el fiscal de marras será un empleado más del Presidente y entonces no será un órgano con autonomía plena y en la praxis.

Segundo, porque la Fiscalía será un ente burocrático más que carecerá de facultades o dientes para sancionar directamente a quienes se les comprueben actos de corrupción. Sí: otro “elefante blanco”.

Tercero, porque si el Presidente ya clasificó a la corrupción como un “tema cultural”, nada podremos hacer para combatirla.

Pobre Mexico

Alertas y ejecutados en tiempos de Peña

28 Ago

Por Adela Navarro Bello

“Ciudadanos de los Estados Unidos han sido blanco de crímenes violentos como el secuestro, el robo de vehículo y el asalto, por parte de grupos del crimen organizado en varios estados de México. Para información sobre las condiciones de seguridad en específicas regiones de México, la cual puede variar, los viajeros deben considerar las condiciones específicas de cada región de México, como se explica a continuación. Esta Alerta de Viaje reemplaza a la Alerta de Viajes para México que fue lanzada el 9 de enero de 2014, para actualizar la información sobre la situación de seguridad y advertir al público sobre restricciones adicionales para sus viajes de parte de personal del gobierno de los Estados Unidos”.

Así inicia la alerta de viaje que el gobierno de la Unión Americana hace a sus ciudadanos que tengan intención de viajar a nuestro país. En la alerta, disponible de hecho en la página de recomendaciones a viajeros del Departamento de Estado, hay más especificaciones sobre las recomendaciones para no ser víctimas de la inseguridad en ciertas regiones, estados, ciudades y zonas de la República Mexicana.

La alerta fue publicada en línea el 15 de agosto de 2014, al mismo tiempo, grupos independientes de ciudadanos que observan, analizan o realizan recuentos sobre la inseguridad en la República Mexicana, hacían públicos sus informes que, mayormente, no están en concordancia con las cifras alegres del Gobierno Federal que actualmente encabeza Enrique Peña Nieto, y desde donde tanto él como su secretario de gobernación y su procurador general de la República, insisten en la disminución de los delitos producto del crimen organizado, el narcotráfico y la violencia que generan.

En ese contexto, el Semanario ZETA de Tijuana, Baja California, publicó en su reciente edición el conteo de ejecutados, producto de la violencia cruenta en el país, los números no son ni acordes ni halagadores a la política en materia de seguridad de Peña Nieto. De hecho y así fueron comparados, son peores a los registrados también en los primeros 20 meses de gobierno pero de Felipe Calderón Hinojosa.

Llegar a la cuenta de muertos registrados en México como resultado de narcoguerras, vendettas, ajustes de cuentas, tráfico de drogas y tráfico de personas entre otros delitos de orden federal no es fácil. Cada vez más y particularmente a la llegada de la actual administración federal priísta, la información ha sido controlada y es cada vez menos pública cuanto más manipulada. En total, en 20 meses, los primeros del sexenio de Enrique Peña Nieto (Del 1 de diciembre de 2012 al 31 de julio de 2014), ZETA reportó 36 mil 718 homicidios dolosos cometidos en el país.

Llegar a esa cifra supuso un trabajo de investigación y recopilación del número de homicidios dolosos tanto en el secretariado nacional, procuradurías de justicia de los Estados y el INEGI, por cierto esta última y en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa y con el mismo titular que en la presente administración, fue de las descentralizadas más puntuales en el conteo tanto de homicidios dolosos como culposos, pero hoy en la administración de Enrique Peña Nieto el INEGI reporta incluso menos muertos que las Fiscalías Estatales.

36 mil 718 muertos producto de la violencia en 20 meses son demasiados como para utilizar la retórica de la disminución de la inseguridad por parte del Gobierno Federal. Son muchos como para ser tan distantes a los contados en las cifras oficiales. Son muchos como para ser ignorados. Ciertamente pocos fuera del gobierno federal y paleros que le acompañan, creen en los discursos y las cifras alegres del gobierno de Peña en materia de inseguridad. En la misma edición de ZETA, la periodista Rosario Mosso Castro entrevistó a los titulares de las organizaciones ciudadanas, Observatorio Nacional Ciudadano, Consejo Ciudadano de Seguridad Pública y Semáforo Delictivo, los tres coincidieron: “No tenemos información de calidad y confiable”, “El gobierno federal está pretendiendo engañarnos, simulando, alterando cifras de incidencia delictiva…”, “La gente está desilusionada, y no nada más de Peña Nieto”.

No son pues solo algunos periodistas quienes registran y son testigos a partir de sus lectores, informantes y reporteros, de las balas que día y noche y en cualquier región de México se escuchan, se ven y matan, sino también organizaciones ciudadanas lo están observando. Y bueno, y a lo mejor más importante para Enrique Peña Nieto y los suyos, que la palabra de los mexicanos: lo dice a sus ciudadanos el Gobierno de los Estados Unidos.

En la alerta del 15 de agosto, anotaron:

“Batallas a balazos entre organizaciones criminales rivales o con las autoridades mexicanas tienen lugar en pueblos y ciudades en muchas partes de México. Batallas a balazos han ocurrido a plena luz del día en calles y otros lugares públicos como restaurantes y clubes. Durante algunos de estos incidentes ciudadanos de los Estados Unidos han quedado atrapados y temporalmente impedidos para abandonar el área. Organizaciones criminales han utilizado carros, autobuses y camiones robados para crear bloqueos y evitar el paso, impidiendo a los militares y a la policía responder a las actividades criminales. La ubicación y el momento de futuras situaciones con armas son impredecibles”.

Explican los funcionarios norteamericanos a sus ciudadanos el incremento en los hechos delictivos en suelo mexicano, situación que los funcionarios mexicanos ocultan o disfrazan ante sus ciudadanos. Por ejemplo, refieren que en 2012 hubo 71 ciudadanos de los Estados Unidos muertos en México, mientras que esa cifra en 2013, ascendió a 81. Recomiendan tener cuidado y también les informan que en 2013 hubo un incremento a nivel nacional en los secuestros, de un 20 por ciento sobre el año anterior, y lo dicen (textual): “Mientras los secuestros pueden ocurrir en cualquier lugar, de acuerdo con la SEGOB, durante este periodo, los estados con mayor número de secuestros fueron Tamaulipas, Guerrero, Michoacán, Estado de México y Morelos”.

A la par actualizan los estadounidenses su información: “Cerca de 70 secuestros de ciudadanos norteamericanos fueron reportados a la Embajada de los Estados Unidos y los Consulados en México, entre enero y junio de 2014”.

Entonces, mientras el Gobierno de Enrique Peña Nieto habla de disminución en delitos, en secuestros y en homicidios producto del crimen organizado en México, la realidad es otra. Un aumento de la cruenta violencia. Incremento tan grave como peligroso que también reportan periódicos, revistas, portales, organizaciones ciudadanas y, el Gobierno de los Estados Unidos. Todos, a una semana que el Ejecutivo Nacional presente su II Informe de Gobierno ¿Qué nos irá a informar al respecto?

Popularidad de EPN cae en un año, revela encuesta en EU; el crimen y la corrupción preocupan a los mexicanos

28 Ago

El 48 por ciento de la población tiene una imagen desfavorable del Presidente Enrique Peña Nieto principalmente por el efecto que, se prevé, tendrán sus reforma económicas y por la inseguridad y corrupción que percibe la ciudadanía, según una encuesta dada a conocer este martes por el estadounidense Pew Research Center, con motivo de la visita del mandatario a ese país.

El año pasado, casi 60 por ciento de la población aprobaba al todavía nuevo Presidente, según un la encuesta, pero ahora, el 54 por ciento de la sociedad cree que está haciendo un mal trabajo combatiendo la corrupción, la cifra ha crecido seis puntos en los últimos doce meses.

Una de las reformas más promocionadas por Peña en el extranjero, la Energética, que abre el sector al capital privado y extranjero tras 75 años de nacionalización, también es rechazada por una mayoría de mexicanos, según la encuesta realizada a mil personas entre abril y mayo de este año. El 57 por ciento está en contra de que extranjeros intervengan en el sector y sólo 34 por ciento que está de acuerdo.

Según los más de mil mexicanos encuestados para el informe, el crimen y la corrupción son dos de los temas que más preocupan a los ciudadanos.

El 79 por ciento de los encuestados define al crimen como “un gran problema”, seguido por los políticos corruptos (72 por ciento) y la violencia relacionada con la delincuencia organizada (72 por ciento).

El 54 por ciento de la sociedad cree que el Presidente está haciendo un mal trabajo combatiendo la corrupción, la cifra ha crecido seis puntos en los últimos doce meses.

La política económica también se suma al descontento de los mexicanos. Seis de cada diez personas (el 60 por ciento, 14 puntos más que el año pasado) desaprueban el rumbo económico que el país sigue. Únicamente el 37 por ciento de los ciudadanos está satisfecho con la economía, que este año crecerá menos de2.7 por ciento, según la última estimación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

EL EFECTO CHAPO
La lucha contra la delincuencia organizada es apoyada por el 53 por ciento de los mexicanos. El centro de investigación señala que las encuestas fueron hechas dos meses después de la detención de Joaquín el Chapo Guzmán, el jefe del Cártel de Sinaloa. El tema generó optimismo pues un 45 por ciento, 8 por ciento más que el año pasado, expresó que la Administración “ha mostrado progreso” en la materia, mientras que el 21 por ciento asegura que el Gobierno de México está perdiendo la batalla contra la delincuencia organizada.

LA OPOSICIÓN
Según la encuesta, los militares y los medios de comunicación son las figuras que los mexicanos ven como las influencias más positivas, con 75 y 58 por ciento, respectivamente.

Revela que la imagen de algunas figuras de la oposición ha ido en picada, por ejemplo, 61 por ciento de los mexicanos tiene una imagen desfavorable del líder Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) Andrés Manuel López Obrador; el 68 por ciento no aprueba la imagen de la ex candidata panista a la Presidencia, Josefina Vázquez Mota y 57 por ciento tiene una percepción poco favorables del ex Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón.

¿Y PEÑA?… ESCRIBE
El Presidente Enrique Peña Nieto sostuvo que por primera vez en décadas, compañías privadas internacionales y locales podrán participar en la prometedora industria energética mexicana.

“Lo que resultará en una mayor inversión y mejores oportunidades de empleo. Al mismo tiempo, habrá condiciones favorables para explorar los vastos recursos de energía renovable de México”, sostuvo en un artículo publicado en el diario The Sacramento Bee.

Externó su seguridad en que las reformas aprobadas en México tendrán un profundo impacto positivo en la relación bilateral México y California, Estados Unidos. En la actualidad, México transita hacia una gran transformación para llegar a ser una economía más moderna y competitiva.

“Después de 20 meses de acuerdos democráticos entre las principales fuerzas políticas, el proceso más importante de reformas de mi país culminó con cambios radicales en áreas como educación, telecomunicaciones, competencia económica, finanzas, energía, y en los sistemas fiscal, político y judicial”.

Estas reformas también traen beneficios a los migrantes mexicanos en los Estados Unidos. Por ejemplo, la reforma política fortalece el derecho de nuestros ciudadanos a votar desde el exterior. En 2013, el intercambio comercial de México con California alcanzó 60 mil millones de dólares.

“Mi país es uno de los destinos principales de las exportaciones de California; alrededor de 700 mil trabajos en el estado dependen de esta relación comercial y aún hay un gran potencial de crecimiento”, y dijo que su visita reafirma el compromiso de su administración con la comunidad migrante de México.

Reconoció el liderazgo de California al aprobar la legislación que protege y cuida los derechos de migrantes en el estado y promueve su integración dentro del tejido social.

Por esta razón, deseó promover una mayor cooperación y colaboración con California. “No sólo compartimos una frontera de 225 kilómetros -el cruce fronterizo más transitado del mundo- sino también profundos lazos históricos, culturales, económicos y sociales.

“De hecho, hemos estado trabajando juntos para alcanzar mejores condiciones sociales y económicas para nuestros pueblos en ambos lados de la frontera”.

Para apuntalar el potencial de las iniciativas transfronterizas de California y México, el país está transformándose en un socio comercial más atractivo, con industrias más abiertas y competitivas, capital humano altamente calificado y una democracia fortalecida. México ofrece nuevas inversiones y oportunidades de colaboración en áreas como educación, energía y comercio.

Por primera vez en décadas, compañías privadas internacionales y locales podrán participar en la prometedora industria energética mexicana, lo que resultará en una mayor inversión y mejores oportunidades de empleo.

“Al mismo tiempo, habrá condiciones favorables para explorar los vastos recursos de energía renovable de México. Estoy seguro que las reformas aprobadas tendrán un profundo impacto positivo en nuestra relación bilateral”.

México y California actualmente son importantes socios comerciales: en 2013, el intercambio comercial de México con California alcanzó los 60 mil millones de dólares. Mi país es uno de los destinos principales de las exportaciones de California; alrededor de 700 mil trabajos en el estado dependen de esta relación comercial y aún hay un gran potencial de crecimiento.

En este sentido, California y México colaboran para construir una región más competitiva y próspera, con una frontera más segura.

“Los intereses, esperanzas y sueños compartidos de California y México, nos guían, con un sentido de urgencia y gran pragmatismo, hacia un camino de mayor confianza en Norteamérica”, concluyó en su artículo.