Banxico: respuestas a la ineficiencia de Hacienda

9 Jun

Mientras que equipo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), comandado por Luis Videgaray Caso, mantiene su “optimismo” en el crecimiento económico, ahora basado en más gasto público –a costa de una mayor deuda– y en un mayor aumento de impuestos –a costa de quitarle más dinero a los mexicanos, incluidos los empresarios grandes, medianos y pequeños, justo los que generan empleos–, el Banco de México (Banxico) dio el viernes un paso adelante para darle un empujón al avance del Producto Interno Bruto (PIB) y recortó la tasa de interés de referencia a 3 por ciento.

Antes, en 2013, y también como respuesta a la caída económica de ese año –el primero del gobierno de Enrique Peña Nieto–, el Banco Central ajustó ese rédito hasta en tres ocasiones, con el objeto de echarle una mano a Hacienda. Sin embargo, pasmados como ahora, los estrategas del gobierno federal no pudieron resolver la encrucijada en que se metieron al retrasar el otorgamiento del gasto público en 2013, y el PIB apenas y creció 1.1 por ciento.

Ahora, con condiciones semejantes a las del año pasado, pero con el agregado de una carga fiscal más pesada que ha golpeado al aparato productivo del país, el Banxico, que preside Agustín Carstens Carstens, mostró su preocupación ante el débil desempeño económico del país, lo que para los expertos privados en economía y finanzas es un adelanto de que la recuperación del país no llegará pronto.

Sin embargo, el equipo de Videgaray Caso no responde a los estímulos que envía el Banco de México y más bien evidencian una preocupante incapacidad, pues las fórmulas a las que recurren ya están gastadas, han mostrado por décadas que no sirven e incluso han contribuido al aumento de la pobreza en el país y el desgaste de una clase media cada vez más delgada.

Asestando dos golpes severos a la economía –el aumento de impuestos y el recorte de 125 mil millones de pesos en el gasto que debió aplicarse en los ciudadanos–, el equipo de Videgaray optó por la peor opción que tenía a mano, dentro de las fórmulas tecnócratas y mientras el gobierno federal gasta cada vez más, sin eficiencia ni con un programa de austeridad de la mano, la economía está seca y el aparato productivo está prácticamente frenado.

Este año será, según todas las previsiones, otro de bajo crecimiento. La mayoría de los analistas coinciden que el PIB alcanzará una evolución menor al 2 por ciento. Y, lo que es peor, tampoco 2015 se avizora como un año donde el gobierno federal, con su actual estrategia y estrategas, pueda darle respuestas positivas a los mexicanos.

Encima, 2015 es un año electoral muy importante y el gasto, sin duda, estará amarrado a los intereses del grupo político y del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que hoy es el amo y señor en Los Pinos.

Luis Videgaray, quien llegó a la Secretaría de Hacienda con la etiqueta de experto e incluso con la del probable candidato del PRI a la Presidencia de la República en 2018, no ha mostrado tener la capacidad suficiente para enfrentar esta crisis interna, pues nadie se cree ya eso de que el crudo invierno en Estados Unidos es el causante del frenón económico del país en 2014.

El responsable de la SHCP nada ha hecho para que las cosas sean diferentes y mientras el Banxico hace su tarea, en Hacienda un equipo inexperto y conformado por cuates se mantienen con terquedad en un esquema que, si no se cambia, marcará el fracaso del sexenio de Peña Nieto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: