Archivo | junio, 2014

CRÓNICA | De cómo el gobierno de Duarte trató de ocultar las fosas de Tres Valles, para no opacar un festejo

26 Jun

La exhumación de cadáveres en el rancho “El diamante”, de Tres Valles, concluyó la madrugada del 18 de junio. Para cuando todos los elementos que participaron –estresados y con miedo– se habían retirado, los cuerpos ya estaban en Servicio Médico Forense de Cosamaloapan, a unos 40 kilómetros.

A esas horas comenzó a emanar el olor a carne putrefacta que se metió hasta el alma de cada uno de los habitantes de Cosamaloapan. Una pestilencia más madrugadora que los carritos y triciclos voceadores de El Piñero de la Cuenca (el diario líder en la zona), pues por esa podredumbre las personas con familiares desaparecidos sabían que debían marchar al Servicio Médico Forense (Semefo).

Pero la orden fue determinante: “los cadáveres no se podían quedar allí”. No cabían y, además, “sería más complicado controlar a los familiares que llegaran en busca de informes”, bajo anonimato, cuenta un funcionario cercano al caso y deja entrever que para esos restos humanos había otros planes, menos el de darlos a conocer.

Por eso los trasladaron de Cosamaloapan a Xalapa, donde sería más fácil ocultarlos, como se ha hecho con otras masacres.

En Cosamaloapan sólo se quedaron los más frescos y que habían salido primero, los de Rosalía Valerio Díaz, “La bailarina”, sus tres hijos, un sobrino y su pareja sentimental, que habían sido sustraídos con violencia el pasado 13 de junio, en Tres Valles.

Versiones de los testigos indicaron que, por poner resistencia y tratar de huir, los sicarios dieron muerte allí mismo a la pareja sentimental de “La bailarina”. Tomaron en vilo el cuerpo del hombre chorreante de sangre y se lo llevaron junto con los otros “levantados”.

Después del reclamo de esos cuerpos, unidades especiales de periciales, con refrigeración y demás equipamiento, salieron de Cosamaloapan rumbo a Xalapa para seguir el plan de esconder los restos con la intensión de no opacar el evento de veleros internacionales que encabezaría desde temprana hora, ese mismo día, el Gobernador Javier Duarte de Ochoa y el titular de la Secretaría de Marina (Semar), Francisco Vidal Soberón.

A las 10:30 pm del 17 de junio la noticia estaba más que confirmaba. El último cierre aportaba 28 cadáveres y seguían buscando. Finalmente la cifra oficial quedó en 31.

Desde esa hora, hasta la mañana del 18, ningún enlace del Poder Ejecutivo contestaba alertas al radio, llamados al celular, mensajes de texto ni whatsapp. No apagaron los dispositivos simplemente no contestaban. No querían dar el “sí” o el “no”.

Incluso, el vocero Alberto Silva Ramos, personaje activo en las redes sociales, se borró del ciberespacio, y su celular, ese que siempre ofrece para contestarlo “a la hora que sea”, cuando por vez primera se le necesitaba para honrar el trabajo informativo mandaba a buzón.

La mañana del 18 de junio se corría la versión: “Desde la Coordinación de Comunicación Social (Consocial) están llamando a los jefes de los corresponsales nacionales. Que no crean la versión del cementerio clandestino. El gobierno sólo va reconocer seis muertos en un comunicado”, contó un reportero a quien su jefe casi despide por pretender venderle la noticia.

Los seis miembros de la familia de Tres Valles ya habían sido reclamados. Sus deudos, que no son de Veracruz, les recogieron con prestancia pues, como eran los más recientes, aún los buscaban en agencias del Ministerio Público (MP), Semefo y cárceles.

La operación para minimizar el hecho, por lo menos en diarios nacionales, resultó exitosa. En las ediciones del 19 de junio la nota de la peor masacre en la memoria inmediata de Veracruz no figuraba en portadas; eso sí, en interiores, gacetillas de Javier Duarte con el Jefe de la Marina y los veleros, entre ellos, El Esmeralda, de la Marina de Chile, irónicamente, con un pasado funesto al haber sido escenario de tortura y muerte de cinco sacerdotes opositores al régimen de Augusto Pinochet, y decenas de personas más por cuya borda fueron lanzadas a los tiburones.

Antes de las ocho de la mañana del 18 de junio, Rosa María Hernández Espejo, desde su programa radiofónico, conseguía la primera versión oficial sobre el cementerio clandestino de Tres Valles.

El entonces Subprocurador de la zona en Veracruz-puerto, Arturo Herrera Cantillo, palabras más, palabras menos, reconoció haber mandado personal de su jurisdicción a “El diamante”, pues no se daban abasto con la exhumación.

Herrera Cantillo aportó lo que tenía hasta el último corte de la noche del 17 de junio de parte de sus subalternos: 28 cuerpos y un cementerio clandestino.

Además, pidió a los ciudadanos de la región, con familiares desaparecidos, acudir a las instalaciones del Semefo para el proceso de identificación.

Minutos después, declaró lo mismo a la estación de radio XEU. Cuestión de minutos para que la noticia se posicionara entre las populares de las agencias internacionales.

El mismo 18, casi al anochecer, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), la nueva, la de Luis Ángel Bravo, emitió el comunicado 3731, en donde sólo se indica que “continúan las investigaciones relacionadas con el hallazgo de una fosa clandestina”; pero no se menciona el total de muertos, menos la cifra que ya había indicado Herrera Cantillo.

No tenía mucho de haber tomado posesión del cargo, apenas el 30 de marzo de este año. Arturo Herrera Cantillo caminaba por el zócalo de Veracruz cuando fue divisado por los reporteros.

“Señor, una entrevista”, lanzó una reportera. Herrera Cantillo lo pensó. Se rascó la cabeza. Miró para los lados y se jaló a los reporteros a la sombra. Traía el reproche a flor de labios: “Estoy indignado por la forma en que una compañera de ustedes me golpeó en su columna”.

No era para menos. Le cuestionaban no entender el dolor de las madres que pedían resultados por sus hijos desaparecidos.

Los argumentos de Cantillo no cuajaban. La mayor parte de quienes le entrevistaban no lo conocían ni sabían de su pasado inmediato. Se le quebró la voz y lo tuvo que remarcar: “¡Cómo no voy a entender el dolor de una madre que busca a su hijo, si yo lo viví en carne propia!”.

En septiembre de 2011, Jorge Herrera Turrent, de 21 años, hijo del exsubprocurador, participaba en una fiesta al interior del lujoso condominio JV en el fraccionamiento Costa de Oro, de Boca del Río, Veracruz. Perdió el equilibrio y cayó de una altura de 24 pisos. Su cadáver fue reconocido y reclamado por el afamado abogado, maestro de generaciones, incluida la de Luis Ángel Bravo, Procurador de Justicia del estado. Ese día, durante el levantamiento, Cantillo no se quebró.

Pero en ese encuentro con la prensa, a la sazón de una feria de la SSP en el zócalo de la ciudad, Cantillo dejó rodar lágrimas por las mejillas. De verlo argumentando en medio del llanto, a los periodistas no les quedó de otra. Apagaron sus aparatos, las cámaras y lloraron con él.

No es la primera vez que el gobierno duartista intenta esconder cadáveres.

El 7 de octubre de 2011, 20 días después de la masacre de Plaza Américas –donde el Cártel de Jalisco Nueva Generación abandonó los cuerpos de 35 presuntos zetas– aparecieron tres casas de seguridad llenas de gente muerta.

En dos domicilios, una en Jardines de Mocambo y otra en Costa Verde aparecieron 28 personas ajusticiadas. Los maleantes, sabedores de que el gobierno duartista hacía todo a su alcance para esconder las huellas de sus ajustes –al mismo tiempo, los procuradores de todo el país y Marisela Morales Ibáñez, ex titular de la Procuraduría General de la República (PGR), se reunían en un hotel cercano– colocaron los cadáveres en las azoteas, de tal forma que los detectara el helicóptero de la Marina en uno de sus constantes patrullajes aéreos.

Mediante varios comunicados, el gobierno de Duarte, a lo largo de ese día, se dedicó a desmentir el hallazgo. Fueron al menos tres los boletines emitidos en ese entonces por la ex vocera, Gina Domínguez, para negar lo que informaban algunos portales de internet y que ya era retomado por medios nacionales.

A las 10 de la noche, en su noticiero estelar Joaquín López-Dóriga, en base a un comunicado de la Marina Armada de México, confirmó la masacre de las casas de Costa Verde y Jardines de Mocambo.

Al gobierno de Veracruz no le quedó de otra y reculó con el argumento de que “las investigaciones estaban en marcha y no había elementos para informar”.

El 5 de enero de 2012, en la víspera de la primera visita de Enrique Peña Nieto como presidente de la República con motivo de la conmemoración de la promulgación de la Ley Agraria, un bando criminal abandonó 18 cadáveres en la zona norte de Veracruz, en un área conocida como Casas Fantasmas.

En esa ocasión, los medios de comunicación locales, caja de resonancia de los nacionales, fueron callados. En ese entonces no se sabía; pero iniciaba así lo que ahora es conocido como “el pacto de silencio” (estrategia del gobierno federal encaminada a disminuir la presencia de información sobre violencia en todo el país). La misma contemplaba tanto presión a reporteros (a los que llamaban amenazándolos que aparecerían flotando en el canal de la Zamorana) como a funcionarios incómodos para que fueran “prudentes”.

20140626-092954-34194790.jpg

20140626-092954-34194903.jpg

20140626-092954-34194603.jpg

Sitio web de Texas filtra nuevas FOTOS que exhiben el hacinamiento en el que viven miles de menores migrantes

21 Jun

Una serie de fotos filtradas de las instalaciones de la Patrulla Fronteriza en Valle del Río Grande, Texas, muestran las condiciones de hacinamiento en las que viven miles de migrantes mexicanos y centroamericanos que cruzan la frontera estadounidense.

Las imágenes fueron dadas a conocer a principios de junio por el sitio web conservador Breitbart. Tienen una marca de tiempo del 27 de mayo de 2014. En ellas se aprecia como la mayoría de los migrantes son menores de edad. Sin embargo, también se distinguen a familias y adultos.

En algunas de las fotografías se ve cómo los migrantes son divididos en celdas de concreto de acuerdo a su sexo y nacionalidad. Las imágenes se suman a las dadas a conocer por el Congresista latino Henry Cuéllar, quien el pasado 16 de junio afirmó que los llamados “menores extranjeros no acompañados” son víctimas de maltrato, hacinamiento y abandono.

A la par de los señalamientos hechos por Cuéllar, este día la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) denunció que muchos de los niños detenidos por la patrulla fronteriza de Estados Unidos están siendo “mantenidos en detención durante un período de tiempo más largo que el máximo establecido de 72 horas”.

Según el organismo internacional hay “más de 100 denuncias de abuso físico, verbal y sexual por parte de los agentes en contra de las niñas y niños detenidos”.

20140620-223758-81478983.jpg

20140620-223759-81479103.jpg

20140620-223759-81479217.jpg

20140620-223758-81478847.jpg

20140620-223759-81479801.jpg

20140620-223759-81479680.jpg

20140620-223759-81479454.jpg

20140620-223800-81480038.jpg

20140620-223759-81479335.jpg

20140620-223759-81479920.jpg

20140620-223800-81480386.jpg

20140620-223800-81480159.jpg

20140620-223800-81480274.jpg

20140620-223800-81480612.jpg

20140620-223759-81479568.jpg

20140620-223800-81480722.jpg

20140620-223800-81480835.jpg

20140620-223800-81480948.jpg

20140620-223800-81480500.jpg

20140620-223801-81481404.jpg

20140620-223801-81481060.jpg

20140620-223801-81481291.jpg

20140620-223801-81481639.jpg

20140620-223802-81482098.jpg

20140620-223802-81482325.jpg

20140620-223801-81481175.jpg

20140620-223801-81481523.jpg

20140620-223801-81481752.jpg

20140620-223801-81481868.jpg

20140620-223801-81481983.jpg

20140620-223802-81482440.jpg

20140620-223802-81482668.jpg

20140620-223802-81482553.jpg

20140620-223802-81482210.jpg

¿Peña Nieto enfermo?

9 Jun

Por Sanjuana Martínez

Esta en los huesos”, me dijo un amigo que recibió recientemente un premio de parte del gobierno federal. “Me dio la mano y me abrazo y en ese momento sentí que era como un esqueleto. Peña Nieto esta en los huesos, ojeroso, demacrado, enfermo”.

La salud de Enrique Peña Nieto es un asunto de Estado y por tanto los mexicanos deben tener suficiente información al respecto. Es derecho de los ciudadanos saber si el inquilino de Los Pinos padece alguna enfermedad.

Su deterioro físico es notable. Su dificultad para hilar los discursos lo deja en vergüenza en importantes eventos. Sus constantes errores a la hora de hablar, denota que está medicado, que las dosis que recibe de medicinas no le permiten tener la suficiente lucidez para ejercer sus funciones cotidianas.

En tales circunstancias, las preguntas son obligadas: ¿Está Enrique Peña Nieto capacitado para desarrollar cabalmente su puesto? ¿Debe informar al país los detalles de sus padecimientos? ¿Cuáles son las consecuencias inmediatas de sus posibles enfermedades?

La estrategia de su gobierno es reducir la presencia de Peña Nieto en actos oficiales, evitar que hable demasiado, bajarle el ritmo a las giras, disminuir el número de eventos.

Pero esa no es la solución. Los mexicanos necesitamos saber si Peña Nieto padece algún tipo de cáncer. Fue Rafael Loret de Mola quien dijo que el cáncer que padecía era de próstata.

En el Hospital Central Militar la presencia del Estado Mayor Presidencial es constante, según testigos, que aseguran que Peña Nieto lo están atendiendo allí y que el tratamiento exige varias visitas por semana.

La enfermedad “secreta” de Peña Nieto cada día va dejando de ser “secreta” porque Presidencia de la República no puede tapar el sol con un dedo y al igual que sucede con los embarazos, cada día, es más visible el avance de cualquier padecimiento.

El poder desgasta, pero si además le añadimos una enfermedad, el deterioro es mayor y si su enfermedad es cáncer, como dicen, las quimioterapias son absolutamente fuertes y en algunos casos, devastadoras, porque agotan y disminuyen considerablemente las fuerzas del enfermo.

Recordemos que el 31 de julio del año pasado, se sometió a una cirugía para retirarle supuestamente un nódulo tiroideo. Eso fue lo que nos contaron. En esa ocasión, estuvo retirado de su actividad durante cuatro días. Los médicos que le atendieron fueron el general de brigada el cirujano Fernando Federico Arcaute, y el general brigadier cirujano, jefe del equipo quirúrgico, Juan Felipe Sánchez Merle, el especialista en otorrinolaringología, cabeza y cuello, el doctor Ruben Drijansky, quien es el médico de cabecera de Peña Nieto.

Desde que llegan a Los Pinos la estrategia médica para sostener el desgaste es medicarlos. Les dan pastillas para retener líquidos a fin de aguantar los largos eventos, pastillas para dormir, pastillas para no dormir, antidepresivos y una larga lista de sustancias químicas para mantenerlos supuestamente al 100 por ciento.

Lo cierto es que Peña Nieto enfermo o sano, ha demostrado su incapacidad a la hora de gobernar. Tiene sumido a México en una profunda crisis después de una interminable batería de reformas nefastas, aprobadas con el tradicional carro completo del PRI, todas son malas para los ciudadanos.

La capacidad de Peña Nieto ha sido seriamente cuestionada. Ciertamente es un hombre que no brilla por su inteligencia, ni su bagaje cultural, sobretodo, si como él mismo reconoce, solo ha leído La Biblia, y a medias.

¿Qué podemos esperar de un hombre limitado en su intelecto y ahora limitado físicamente por sus posibles enfermedades?

En un país como México, donde los silencios de una buena parte de la prensa, son más importantes a veces que el ruido que hacen, es posible leer en ese tupido velo que han colocado para cubrir la salud del inquilino de Los Pinos, que efectivamente la mayoría de los periodistas aplaudidores del régimen no pueden tocar, ni siquiera por encima, el tema de la supuesta enfermedad de Peña Nieto.

Lo que es evidente, es que esta prensa arrodillada ante el poder, ya no puede ocultar los que se ve claramente: su preocupante y evidente deterioro físico.

Por lo pronto, Manlio Fabio Beltrones, o cualquier otra figura insigne del priísmo más dinosaúrico, se frotan las manos pensando en un relevo a mitad de sexenio. Con Peña Nieto o con otro, el que pierde siempre es México y los ciudadanos.

México baja tres lugares en índice alimentario de The Economist; Lula dice que todo está peor que en Brasil

9 Jun

La pobreza y el hambre en México son asuntos que sexenio con sexenio se repiten, el problema es que hasta la fecha no se registran grandes avances, sino retrocesos, que en los últimos días han salido a relucir por diversos personajes y hasta organizaciones internacionales.

En el mes dedicado a la Cruzada Nacional Contra el Hambre, anunciado el 31 de mayo pasado por la Secretaría de Desarrollo social (Sedesol), México cayó este año tres lugares en el Índice Global de Seguridad Alimentaria realizado por la Unidad de Inteligencia de The Economist y la empresa DuPont.

De acuerdo con el informe dado a conocer ayer, el Índice, que mide y analiza los avances de 109 países en materia de seguridad alimentaria, ubicó a México en el lugar 35 de una lista de 109 naciones, luego de que éste registrara una ganancia de 0.4.

Por su parte, Luiz Inácio Lula da Silva, ex Presidente de Brasil, dijo al diario El País, durante un seminario en Porto Alegre, que la economía de México es peor a la Brasil y expresó que en materia energética “No hay ningún indicador comparable a los nuestros […] Lo que hacen mejor, nosotros ya lo hicimos con Petrobras hace 20 años”, dijo.

El ex mandatario brasileño rechazó que México sea la nueva nación en ascenso y aseguró que su país es ahora una potencia mundial, que pronto podrá convertirse en la “quinta mayor economía del mundo”.

“México fue presentado como la gran novedad del siglo XXI y que estaba mejor que Brasil […] Pero me fui a enterar [de los fundamentos económicos mexicanos] y todo es peor que en Brasil”, dijo Lula.

Según The Economist, México obtuvo una calificación en el Índice de 67.1 sobre 100.

La medición más reciente sobre pobreza del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) señaló que en 2010, el 25 por ciento de los mexicanos no tenían capacidad económica ni social para satisfacer sus necesidades de alimentación.

El Coneval informó que el país existen 52 millones de personas en pobreza (46.2 por ciento de la población), de los cuales 11.7 millones (10.4 por ciento) están en pobreza extrema.

Aunque en el país se han instalado cuatro programas nacionales desde 1991 para combatir el hambre y la pobreza (el Programa Nacional de Solidaridad Pronasol, el Programa de Educación, Salud y Alimentación, el Programa Oportunidades y la Cruzada Nacional contra el Hambre) la realidad es que México continúa con este problema.

Luiz Inácio Lula da Silva apoyó en abril del 2013 al Presidente Enrique Peña Nieto en el arranque de la Cruzada contra el Hambre, principal iniciativa en materia de política social del gobierno federal, inspirada en la campaña Hambre Cero implementada en Brasil por el propio Da Silva.

Sin embargo, el ex mandatario brasileño manifestó sus bajas expectativas en cuanto al crecimiento económico de los mexicanos y reiteró que todos los indicadores de este país son peores a los de Brasil.

Estas críticas al desempeño económico de México, se suman a las de días pasados, cuando propio titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) Luis Videgaray Caso, también fue cuestionado por la prensa internacional luego de que casi cada semana diversos indicadores anunciaran sus bajas expectativas sobre el crecimiento del Producto Interno Bruto del país PIB, incluso el Banco de México (Banxico) dio a conocer el pasado 3 de junio pasado que analistas privados bajaron a 2.77 por ciento su expectativa de crecimiento económico para 2014.

The Economist dijo en su Índice que en cuanto a ingresos, México se ubica por debajo de naciones como Hungría y el mismo Brasil,

MÉXICO BAJA, BAJA Y BAJA
El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), informó que entre los años 2000 y 2011, más de 102 mil 568 personas perdieron la vida por deficiencias nutricionales, un promedio de 8 mil 547 anuales, es decir, 23.4 por día.

Por su parte, la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), señaló que aproximadamente 20 millones de habitantes consumen la mitad o menos de los requerimientos mínimos nutricionales que, deben ser entre 2 mil 600 y 3 mil calorías diarias, y un porcentaje importante sólo ingiere entre 35 y 40 gramos de proteínas, cuando se recomienda de 70 a 80 gramos.

En diciembre pasado, el Ranking Nacional de Nutrición Infantil (RANNI) dio a conocer que en México hay 1.5 millones de niños que sufren desnutrición y dos millones más sufren anemia.

El ranking señaló a Tamaulipas, Tlaxcala, Nuevo León, Chihuahua, Colima, Puebla, Baja California, Zacatecas, Nayarit, el Distrito Federal y Aguascalientes como los estados con problemas crónicos de desnutrición, por lo que la titular de la Secretaría de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga dijo que desde el principio de su administración se había comenzado a trabajar en este propósito, con la implementación de comedores comunitarios, dijo Robles en la presentación del Ranking.

Mauricio Hernández, director del Instituto Nacional de Salud Pública, agregó durante la exposición de las cifras del Ranking “un niño que nace en Chiapas tiene seis veces más de posibilidades de vivir con desnutrición, estos resultados nos demuestran la inequidad que aún existe en el país”.

En contraste, México también ocupa el lugar 7 a nivel mundial en porcentaje de población con obesidad con un 33 por ciento, según datos revelados por el semanario inglés The Economist.

El Índice explicó que tanto en México como en Brasil ha quedado comprobado que los programas de combate a la pobreza pueden no tenerlos resultados deseados, especialmente en entornos laborales en los que las actividades se vuelven cada vez más sedentarias.

CRUZADA CONTRA EL HAMBRE
Ante la crisis alimentaria que sacude al país, el año pasado fue impulsado por el gobierno federal, a través de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) el programa nacional Cruzada Contra el Hambre, que prometió combatir el problema con recursos económicos y comedores comunitarios a las comunidades más pobres del país.

A finales de mayo pasado la Sedesol recordó que la finalidad de la estrategia es llegar a siete millones de mexicanos en condiciones de pobreza extrema para que tengan acceso pleno al derecho constitucional a la alimentación.

Detalló que actualmente se pone en marcha la segunda etapa de la cruzada para ampliar la cobertura de 400 a mil 062 municipios con el propósito de alcanzar la cobertura del ciento por ciento de mexicanos en pobreza extrema alimentaria hacia 2015.

Dijo que además de los comedores comunitarios se promueve la creación de huertos comunitarios y familiares, así como proyectos de autoconsumo, para que las familias coman mejor y obtengan ingresos.

Sin embargo, a inicios de mayo pasado, la titular de la Sedesol fue fuertemente criticada por legisladores y por la sociedad mexicana luego de que declaró, durante la inauguración de un comedor que el programa Oportunidades no brindaría apoyo a familias indígenas que tuvieran más de tres hijos.

Asimismo, la Sedesol dijo que el programa Sin Hambre, consiste en entregar a las familias de escasos recursos, 14 alimentos básicos con un costo de 640 pesos mensuales.

Por su parte, el Presidente Enrique Peña Nieto afirmó que más de tres millones de personas han sido beneficiadas después de año y medio del inicio de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, y que la meta para este año es llegar a 5.5 millones.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 (Ensanut), reveló que en México existen un millón 194 mil 805 niños con desnutrición crónica, sin contar el número personas consideradas dentro de población más vulnerable (mujeres embarazadas y ancianos).

20140609-180608-65168313.jpg

20140609-180608-65168431.jpg

20140609-180608-65168209.jpg

México cae tres lugares en seguridad alimentaria: The Economist; cuestiona el plan de combate a la pobreza

9 Jun

México cayó este año tres lugares en el Índice Global de Seguridad Alimentaria realizado por la Unidad de Inteligencia de The Economist y la empresa DuPont.

El Índice, que mide y analiza los avances de 109 países en materia de seguridad alimentaria, y que busca dar herramientas a gobiernos y los distintos sectores, reporta que la mayoría de los países aumentó en su análisis de este año. Entre ellos se encuentra México, pero con una ganancia de apenas 0.4, lo que lo ubica en el lugar 35 del ranking.

México obtuvo una calificación en el Índice de 67.1 sobre 100.

La medición más reciente sobre pobreza del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) señala que en 2010, el 25 por ciento de los mexicanos no tenían capacidad económica ni social para satisfacer sus necesidades de alimentación.

De acuerdo con esta medición, en el país existen 52 millones de personas en pobreza (46.2 por ciento de la población), de los cuales 11.7 millones (10.4 por ciento) están en pobreza extrema.

Aproximadamente 20 millones de habitantes consumen la mitad o menos de los requerimientos mínimos nutricionales que, de acuerdo con la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), deben ser entre 2 mil 600 y 3 mil calorías diarias, y un porcentaje importante sólo ingiere entre 35 y 40 gramos de proteínas, cuando se recomienda de 70 a 80 gramos.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, entre los años 2000 y 2011, más de 102 mil 568 personas perdieron la vida por deficiencias nutricionales, un promedio de 8 mil 547 anuales, es decir, 23.4 por día.

Enrique Peña Nieto afirmó que más de tres millones de personas han sido beneficiadas a año y medio del inicio de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, y que la meta para este año es llegar a 5.5 millones.

El índice señala a la obesidad como uno de los principales problemas del país, que en este rubro lo compara con otras naciones en desarrollo como Siria o Jordania donde más de la tercera parte de la población padece este problema.

El Índice ubica a México en el lugar 7 a nivel mundial en porcentaje de población con obesidad con un 33 por ciento.

Y destaca que tanto en México como en Brasil ha quedado comprobado que los programas de combate a la pobreza pueden no tenerlos resultados deseados, especialmente en entornos laborales en los que las actividades se vuelven cada vez más sedentarias.

En cuanto a ingresos, México se ubica por debajo de naciones como Hungría, Brasil.

De acuerdo con las conclusiones generales, aproximadamente 842 millones de personas en el mundo padecen “hambre crónica”, lo que muestra que el número de personas que no tienen que comer bajó en un 17 por ciento desde 1990.

“México fue presentado como la novedad del siglo XXI”, pero fracasó: Lula da Silva; todo es peor que en Brasil, dice

9 Jun

Luiz Inácio Lula da Silva, ex Presidente de Brasil, rechazó que México sea la nueva nación en ascenso y aseguró que su país es ahora una potencia mundial, que pronto podrá convertirse en la “quinta mayor economía del mundo”.

“México fue presentado como la gran novedad del siglo XXI y que estaba mejor que Brasil […] Pero me fui a enterar [de los fundamentos económicos mexicanos] y todo es peor que en Brasil”, dijo Da Silva durante un seminario organizado por el diario español El País en Porto Alegre.

El ex mandatario dijo que todos los indicadores mexicanos son peores a los de Brasil. Comentó que lo que hace el gobierno mexicano en materia energética sucedió en su país hace 20 años.

“No hay ningún indicador comparable a los nuestros […] Lo que hacen mejor, nosotros ya lo hicimos con Petrobras hace 20 años”, dijo.

Y agregó: “Quiero que México crezca, pero era mentira [ su presentación como la gran novedad del siglo XXI]“.

Lula apoyó en abril del 2013 al Presidente Enrique Peña Nieto en el arranque de la Cruzada contra el Hambre, principal iniciativa a en materia de política social del gobierno federal, inspirada en la campaña Hambre Cero implementada en Brasil por el propio Da Silva.

En Zinacantán, Chiapas, Lula expuso como logro de su gobierno que 33 millones de personas salieron de la pobreza y otros 40 millones ascendieron a la clase media. “Le quiero decir al Presidente Enrique Peña Nieto, sí se puede acabar con el hambre. Quienes necesitan a los gobiernos, son los pobres del mundo”, dijo en ese ocasión.

Las críticas del ex Presidente brasileño sobre el pobre desempeño económico de México se suman a las hechas por la prensa internacional en contra de Luis Videgaray Caso, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, quien es cuestionado porque no ha dado resultados y porque ha generado dudas sobre el proyecto sexenal del Presidente Enrique Peña Nieto.

Videgaray ha dicho, ahora que está por comenzar la discusión de la leyes secundarias de la Reforma Energética, que lo importante no es el tiempo, sino la correcta aplicación de la regulación que tendrá esta reforma que, ha insistido, contribuirá al crecimiento económico del país.

En días pasados detalló que ésta detonará la inversión, la creación de empleos tanto en el sector como en otros relacionados; así como la disminución de las tarifas de los energéticos. Sin embargo, los especialistas han dicho que los efectos de estas medidas tendrán un impacto en la economía a mediano y largo plazo.

La semana pasada, analistas del Banco de México (Banxico) bajaron por quinto mes consecutivo su pronóstico Producto Interno Bruto (PIB) de 3.01 a 2.77 por ciento. Tras las perspectivas de crecimiento a la baja, el viernes la Junta de Gobierno de Banxico decidió disminuir en 50 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día, para dejarla en 3.0 por ciento.

En este contexto, Videgaray Caso fue criticado por segunda ocasión en siete días por la revista especializada The Economist debido a su conducción de la política económica de México. Este viernes repitió la polémica en su artículo “A usted, Señor Videgaray”, donde dio cuenta de cómo los hombres de negocios dentro y fuera de la Ciudad de México no han visto señales del aumento del gasto público. MÁS INFORMACIÓN AQUÍ.

De manera similar, Da Silva explicó que la situación económica internacional actual ha provocado grandes desafíos para Brasil, pero afirmó que el país tiene todo para seguir creciendo hasta convertirse en la quinta potencia económica del mundo.

“Los que creen que el país retrocederá están equivocados. No habrá retroceso”, aseguró Lula.

Y agregó: ”Oigo a mucha gente decir que es necesario mejorar el humor del mercado en relación a Brasil. Si el problema fuera tan fácil, contrataríamos a un humorista y listo”.

20140609-175638-64598466.jpg

Banxico: respuestas a la ineficiencia de Hacienda

9 Jun

Mientras que equipo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), comandado por Luis Videgaray Caso, mantiene su “optimismo” en el crecimiento económico, ahora basado en más gasto público –a costa de una mayor deuda– y en un mayor aumento de impuestos –a costa de quitarle más dinero a los mexicanos, incluidos los empresarios grandes, medianos y pequeños, justo los que generan empleos–, el Banco de México (Banxico) dio el viernes un paso adelante para darle un empujón al avance del Producto Interno Bruto (PIB) y recortó la tasa de interés de referencia a 3 por ciento.

Antes, en 2013, y también como respuesta a la caída económica de ese año –el primero del gobierno de Enrique Peña Nieto–, el Banco Central ajustó ese rédito hasta en tres ocasiones, con el objeto de echarle una mano a Hacienda. Sin embargo, pasmados como ahora, los estrategas del gobierno federal no pudieron resolver la encrucijada en que se metieron al retrasar el otorgamiento del gasto público en 2013, y el PIB apenas y creció 1.1 por ciento.

Ahora, con condiciones semejantes a las del año pasado, pero con el agregado de una carga fiscal más pesada que ha golpeado al aparato productivo del país, el Banxico, que preside Agustín Carstens Carstens, mostró su preocupación ante el débil desempeño económico del país, lo que para los expertos privados en economía y finanzas es un adelanto de que la recuperación del país no llegará pronto.

Sin embargo, el equipo de Videgaray Caso no responde a los estímulos que envía el Banco de México y más bien evidencian una preocupante incapacidad, pues las fórmulas a las que recurren ya están gastadas, han mostrado por décadas que no sirven e incluso han contribuido al aumento de la pobreza en el país y el desgaste de una clase media cada vez más delgada.

Asestando dos golpes severos a la economía –el aumento de impuestos y el recorte de 125 mil millones de pesos en el gasto que debió aplicarse en los ciudadanos–, el equipo de Videgaray optó por la peor opción que tenía a mano, dentro de las fórmulas tecnócratas y mientras el gobierno federal gasta cada vez más, sin eficiencia ni con un programa de austeridad de la mano, la economía está seca y el aparato productivo está prácticamente frenado.

Este año será, según todas las previsiones, otro de bajo crecimiento. La mayoría de los analistas coinciden que el PIB alcanzará una evolución menor al 2 por ciento. Y, lo que es peor, tampoco 2015 se avizora como un año donde el gobierno federal, con su actual estrategia y estrategas, pueda darle respuestas positivas a los mexicanos.

Encima, 2015 es un año electoral muy importante y el gasto, sin duda, estará amarrado a los intereses del grupo político y del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que hoy es el amo y señor en Los Pinos.

Luis Videgaray, quien llegó a la Secretaría de Hacienda con la etiqueta de experto e incluso con la del probable candidato del PRI a la Presidencia de la República en 2018, no ha mostrado tener la capacidad suficiente para enfrentar esta crisis interna, pues nadie se cree ya eso de que el crudo invierno en Estados Unidos es el causante del frenón económico del país en 2014.

El responsable de la SHCP nada ha hecho para que las cosas sean diferentes y mientras el Banxico hace su tarea, en Hacienda un equipo inexperto y conformado por cuates se mantienen con terquedad en un esquema que, si no se cambia, marcará el fracaso del sexenio de Peña Nieto.